Culto a la personalidad (Sin Pelos en la Lengua, Los Tiempos 5)

Traigo en mente este tema hace semanas cuando una exautoridad Oaxaqueña interesada en los liderazgos en Bolivia, hizo que le describiéramos aquel contexto. No pudimos evitar exponerle los retrocesos democráticos que significaban las denuncias de presunta corrupción en la Alcaldía de Cochabamba. El hombre comenzó a preguntar; cuando le contamos detalles del caso Mochilas y el uso de los eslóganes previos a la licitación, con asombró pidió que le aclaráramos cómo la ley permitía que los morrales y los cuadernos llevaran el nombre del Alcalde, que aquello era asunto superado hace décadas en México y el resto del mundo. “Bueno, el gobierno también reparte computadoras con el rostro del Presidente y cada anuncio de obra y spot televisivo llevan el nombre de la autoridad”. Al exalcalde Oaxaqueño le costó entender que permitiéramos que los servidores públicos usaran recursos del pueblo para promocionarse. “Sí, es cosa común en Bolivia”, comentamos. Seguir leyendo “Culto a la personalidad (Sin Pelos en la Lengua, Los Tiempos 5)”

La Ministra de Comunicación hace lo que debe hacer (SÍSTOLE & DIÁSTOLES, OH, LT, 2016)

nmMás allá de su polémico sombrero y de su intento de rehuir a los bolivianos a quienes sin duda, Marianela Paco, debe explicaciones sobre la “inversión” económica en medios de comunicación masivos (incluidas las redes sociales), llama la atención lo que hace y deja de hacer como Ministra de Comunicación.

Revisando las atribuciones de la Ministra (Art. 4 del Decreto Supremo N0. 793 de creación del Ministerio de Comunicación) no queda más que justificarla. Sí, la autoridad no tiene la culpa, hace lo que manda hacer: Propaganda para el gobierno.

¿Gobierno? ¿Es que acaso no nos convirtieron en Estado? Sí, ¿y? A pesar de ello -insisto- el laburo de la Ministra consiste en promocionar y favorecer al gobierno. Seguir leyendo “La Ministra de Comunicación hace lo que debe hacer (SÍSTOLE & DIÁSTOLES, OH, LT, 2016)”