Carta de una ciudadana a dos Ministros gastadorcitos (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2016)

Estimados Ministros Arce y Paco.

Mi nombre aparece en alguna parte de esta columna por lo que no voy a repetirlo. Lo que sí importa es que sepan que soy una ciudadana que hace poco estuvo en Cobija y se emocionó al ver casi acabada la nueva terminal aeroportuaria y el estadio. Soy una ciudadana que aún mantiene viva la imagen de Evo asumiendo la Presidencia; me estremecí tanto como él, lo digo con la honestidad con la que intento regir mi vida en todas sus facetas.

Soy una ciudadana que dice “mierda, este Evo es valiente y ha hecho cosas que nunca otro Presidente -con los mismos recursos- hubiera hecho”. Las obras y políticas que han favorecido a miles de bolivianos que antes de él no conocían, están ahí. Seguir leyendo “Carta de una ciudadana a dos Ministros gastadorcitos (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2016)”

La Ministra de Comunicación hace lo que debe hacer (SÍSTOLE & DIÁSTOLES, OH, LT, 2016)

nmMás allá de su polémico sombrero y de su intento de rehuir a los bolivianos a quienes sin duda, Marianela Paco, debe explicaciones sobre la “inversión” económica en medios de comunicación masivos (incluidas las redes sociales), llama la atención lo que hace y deja de hacer como Ministra de Comunicación.

Revisando las atribuciones de la Ministra (Art. 4 del Decreto Supremo N0. 793 de creación del Ministerio de Comunicación) no queda más que justificarla. Sí, la autoridad no tiene la culpa, hace lo que manda hacer: Propaganda para el gobierno.

¿Gobierno? ¿Es que acaso no nos convirtieron en Estado? Sí, ¿y? A pesar de ello -insisto- el laburo de la Ministra consiste en promocionar y favorecer al gobierno. Seguir leyendo “La Ministra de Comunicación hace lo que debe hacer (SÍSTOLE & DIÁSTOLES, OH, LT, 2016)”

Lo que yo exijo de la Ministra de Comunicación

 

nm¡Qué hastío y qué pena! Más pena que hastío.

Ministra Paco, ¿será posible escuchar de su persona alguna propuesta que esté a la altura de una funcionaria de Estado como usted, una Ministra de Comunicación?

La escucho desde hace varios años –me impactó siempre percibir su carácter en Panamericana y medios televisivos a los que su persona era invitada para analizar temas de Estado y coyuntura-; jamás he reparado en usted una actitud amable, conciliadora, ecuánime, equilibrada, objetiva; al contrario, su discurso está teñido de beligerancia, confrontación, parcialización y resentimiento social. Me extraña, aunque en realidad no, que una persona con su perfil haya logrado el puesto que usted pretende ejercer. Y me extraña porque en mi humilde criterio personal y profesional, el Ministerio de Comunicación se dibuja en mi imaginario como una instancia que facilita, provoca, ayuda, permita, relaciona, crea, efectiviza las relaciones humanas.

¿Usted sabe que la comunicación también quiere decir comunión? Es decir ¿compartir, entrar en común; comunión de ideas, de valores, de mensajes, de conocimientos, de deseos? Bella palabra ¿no? Seguir leyendo “Lo que yo exijo de la Ministra de Comunicación”