Aprender a soñar (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.42)

D3S_7989mandar¿Qué piensa Usted que sus técnicos deben aprender o necesitan aprender?, le pregunté a la máxima autoridad de desarrollo productivo y medio ambiente de Morochata, una joven autoridad poseedora de unos hermosos ojos negros y de una juventud que se deja ver y sentir en una personalidad que bien podría ser la de cualquier emprendedor, “que aprendan a soñar”, me respondió sin dubitaciones ni miedos.

La información está en los libros y en Google, el conocimiento se lo construye, la experiencia se la gana al igual que las habilidades y las destrezas; pero el soñar es algo que no está ni siquiera clasificada en el catálogo de las competencias. Seguir leyendo “Aprender a soñar (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.42)”

¿Qué queremos? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.36)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyEl 10, el pueblo boliviano tendrá la oportunidad de responder a esta pregunta. Miles de ciudadanos se volcarán a las calles para expresar su voz, la voz que intenta ser acallada en nombre de los derechos humanos en flagrante violación a la Constitución Política del Estado.

Este 10, el pueblo boliviano va a responder al unísono a esa pregunta cuya respuesta será ¡Respeto!  Respeto a su decisión, a su determinación, a su voluntad, a su vocación democrática. Dirá que lo dejen ser protagonista de la construcción de un país respetuoso, amable, solidario, plural, creativo y honesto.

El 10, el pueblo boliviano va a salir a las calles a levantar su voz en señal de protesta a la vulneración de sus derechos democráticos, al más básico y vital como es el derecho al voto, voto que ha sido anulado en nombre de unos derechos humanos que solo protegen el interés político de un partido que no se respeta y que no respeta al soberano. Seguir leyendo “¿Qué queremos? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.36)”

Puta (Los Tiempos, 2015)

machismo“Me dijo que era una puta, una golfa y que lo peor que había hecho en su vida era haberse casado conmigo”.

“Cuánto trabajo ella pasa por corregir la torpeza de su esposo, y en la casa, permitidme que me asombre, tan inepto como fatuo sigue él siendo la cabeza ¡Porque es hombre!”.

Mientras ella es condenada por él, la familia de él, los amigos, las amigas, los vecinos de ambos, los conocidos y también los desconocidos, el cura y el panadero, ella sucumbe al dolor y cuestionamientos: “por qué no me escuchó siquiera, cuando tantas veces yo lo perdoné”, se preguntaba mirándome con ojos agotados de tanto llorar. Seguir leyendo “Puta (Los Tiempos, 2015)”

Libertad, seguridad y trabajo (Los Tiempos, 2015)

libertadLibertad, seguridad y trabajo, algo más sofisticado y complejo que el tradicional y coloquial salud, dinero y amor.

El título no es un cliché ni un deseo más; espero que no sea un imposible, al menos sí una utopía, difícil de cumplir –como cualquier estado ideal  y amable– que valga el sudor de los bolivianos.

Libertad. Cuando el volumen del totalitarismo sube, la pobre libertad suele incomodarse. Cuando cada vez son más las voces que reclaman verdadera democracia, la libertad tiende a arrebatarse. Cuando se pone en duda la certidumbre que debiera darnos la Constitución Política del Estado, la frágil libertad siente miedo. Cuando el poder busca ser absoluto y emplea artimañas para encantar a la masa siempre en condición de carencia, la libertad entra en conflicto existencial. Seguir leyendo “Libertad, seguridad y trabajo (Los Tiempos, 2015)”

Apúrate que el vino se acaba y las mujeres son asesinadas

tumblr_mk37qlHjNZ1qz6f9yo1_500Tratar de ser mujer en un mundo machista en el que el esposo responde por la mujer, en el que él trabaja por ambos, en el que ella calla y él grita, en el que ella soporta y él vive, nos llena de…energía, es cruelmente fantástico para quien está dispuesta a aceptar el reto de ser mujer.

Este cuento nace hace pocos días en un hermoso restaurant en Santa Cruz de la Sierra y refleja ese tratar de ser mujer; ¡casualidad! justo en la meca de una sociedad en la que la mujer ocupa gigantografías publicitarias en cueros, en bikini y en vestidos de luces, donde se pasea subida como reina en carros alegóricos que recorren avenidas creadas para lucir belleza, peinados y fantasía, porque es eso, una sociedad en la que la mujer tiene que ser solo bella…aunque en la vida real, en la del pueblo, en la del cotidiano sufrir, las calles y micros estén atestados de féminas chatas, gordas, barrigonas, mujeres de verdad. Seguir leyendo “Apúrate que el vino se acaba y las mujeres son asesinadas”

“No quiero ser madre”

busylady[1]“¿Quieren un nieto? Adopten, adopten por favor porque yo no puedo darles uno, no quiero ser madre. Mi vida es muy linda como para complicármela con una niña o un niño. No, no quiero”.

Tiene 38 años, es Ingeniera Comercial y dice que ser madre es un “proyecto muy complicado porque implica muchas variables que está segura no poder administrar”.

Ha pensado en todo, en todo lo que una mujer madre nunca pensaría. La escucho y no puedo dejar de sonreírme, no solo por su arrebato manifiesto ante la maternidad sino porque pienso que esta mujer jamás estuvo preparada para ser madre lo cual no es bueno ni malo, es así y punto. Seguir leyendo ““No quiero ser madre””

Presos en libertad (Los Tiempos, 2014)

Llegó a mi correo un ensayo corto de Gustavo Santiago (La Nación) que advierte sobre los riesgos que existen en ese transitar de la Sociedad Disciplinaria a la Sociedad de Control.

La reflexión me sedujo porque no sólo me sentí involucrada en la trama, sino identificada con la tragicomedia que significa creer que vives y existes en libertad cuando apenas subsistes en un mundo (auto)controlado.

Santiago fundamenta sus letras en Deleuze, Foucault y Bauman y a partir de ellos convoca a pensar en las “nuevas fuerzas que ya están llamando a nuestras puertas”. Se refiere a las Sociedades de Control en sustitución a las Disciplinarias cuya decadencia es hoy inobjetable, tanto como la crisis carcelaria cuya seguridad recientemente ha acabado con la vida de cuatro internos en medio de una jarana que incluyó alcohol, armas de fuego y otros “atributos” a la falta de moral de las autoridades penitenciarias que suelen aprovechar la indiferencia del Estado. Seguir leyendo “Presos en libertad (Los Tiempos, 2014)”