Hotel Alojamiento Quita Penas

20170312_142421En Ravelo (Potosí) hay dos hoteles, uno bien nomás y el otro malo, muy malo. El bien nomás es una bendición, el malo muy malo es un castigo cuando vas por trabajo.

El bien nomás cuesta 30 pesos la noche y si quieres televisión (sin cable, claro está) pagas 5 más. El baño queda en la esquina…en la esquina de la construcción. Lo reconoces porque tiene una puerta más pequeña que el resto de las habitaciones; si mides más de 1,65 debes agacharte para poder entrar. La puerta es más chica que el marco, y un paño floreado termina de cubrir el espacio entre la puerta y el marco. No sé si fue una falla del carpintero o si responde a una estrategia de ventilación. La ducha eléctrica está casi sobre el inodoro y el pequeño lavamanos. Tu ropa, si es que te vas a bañar, debes dejarla afuera o taparla con un plástico porque de hecho se moja. Si eres de los que ves el vaso medio lleno, te darás cuenta que lo rico del cuarto es que hay agua caliente y el techo que es de calamina plástica entibia el ambiente y alegra la mañana por la luminosidad que le regala al proceso. Seguir leyendo “Hotel Alojamiento Quita Penas”