Cifras que deberían, en vez de… (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.26)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyComienzo por las recomendaciones que dicen: Promover las respuestas familiares antes de la institucionalización; fortalecer los mecanismos de coordinación interinstitucional; promover y efectivizar el derecho a la participación infantil; y asignación presupuestaria suficiente.

Sigo con las conclusiones: 900 mil niños se encuentran en riesgo y vulnerabilidad debido, principalmente, a los siguientes factores internos: consumo de bebidas alcohólicas de los padres; ausencia de uno de ellos;  presencia de padrastro o de madrastra; negligencia, frustraciones personales y falta de educación de los progenitores o tutores. Entre los factores externos que contribuyen a que los padres ejerzan violencia contra los hijos se anota la brecha que existe entre la familia y el Estado, es decir, falta de conocimiento, desconfianza o una idea distorsionada del tipo de apoyo que brindan las instituciones públicas responsables de ofrecer asistencia psicológica y social: no pocas familias consideran que estas entidades solo fiscalizan y por ello tienen miedo a que les quiten a sus hijos. Seguir leyendo “Cifras que deberían, en vez de… (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.26)”

¿Familia? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH. LT.18)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas Photography“De los 20 compañeros del colegio, solo tres seguimos casados”, cuenta con orgullo Jorge, un amigo paceño de alrededor de 40 años que lleva ocho de matrimonio. Hace algunas noches, Álvaro y yo conversábamos con dos adolescentes sobre el matrimonio. Ambos son hijos de relaciones que nunca se formalizaron, no conocen lo que es tener un padre y una madre viviendo bajo el mismo techo; cuando les contamos que este 2017 cumpliremos 23 años de casados, nos miraron con enorme asombro y uno de ellos dijo: “wow, yo no podría aguantar eso”. Increíble pero el asombro fue nuestro.

La vida en pareja genera incredulidad mientras nos vamos acostumbrando a que las potencias mundiales exhiban su poderío bélico en desfiles vergonzosos para la historia y la humanidad; que los hombres y mujeres trabajen para poseer y acumular lo que no necesitan; que algún mandatario psicótico converse con vacas mientras ordena que se asesinen a jóvenes que reclaman libertades y derechos; que otros regímenes nos digan que el aborto protege la vida de las mujeres mientras invisibiliza al varón y ni siquiera se molesta en discursear sobre la pareja; que los hombres asiáticos convivan con muñecas de plástico y les sean infieles con parejas virtuales y animadas; que los abogados de la Av. San Martín ganen más dinero ejecutando divorcios que celebrando matrimonios; que los psicólogos cada vez estén más de moda, y que los psiquiatras y bioquímicos se hagan la américa medicando a hombres estresados, mujeres depresivas y niños hiperactivos. Seguir leyendo “¿Familia? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH. LT.18)”

“También queremos caminar la vida con ellos” (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.17)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyDoña Aidita insistía que se hable del hombre invisible; no entendíamos a quién se refería. A los pocos días conocería dos historias de amigos que me lo explicarían.

Pablo está en la mitad de su vida; hace un año está divorciado, sus dos hijos viven con la madre. Su testimonio es el reflejo de lo que pasan miles de varones: “Me queda muy poquito para poder vivir, casi todo mi sueldo se va a pagar la pensión familiar…al año, mi exmujer se quiere ir de Bolivia pero yo sin mis hijos, muero”.

Roberto es abogado. También está divorciado y tiene un hijo de dos años cuya guarda la tiene la madre. Su testimonio, grabado en 25 mensajes de audio, es desesperado y está resumido en el título de esta columna.

“El hombre invisible” de Aidita se refería a Pablo, a Roberto y a miles de varones que una vez divorciados sufren -como le llama el amigo abogado- el peso de una “norma clandestina  que sanciona, criminaliza y estigmatiza al padre o madre que no haya obtenido la guarda de los hijos”.

Muchos varones creen que someterse a la ley 603 o Código de las familias y del proceso familiar, es una “pantalla” porque es una ley contradictoria y poco equitativa: Primero establece que los hijos tienen derecho a una relación paterno y materno filial igualitaria; y segundo, que la protección de los hijos se realiza mediante autoridad de la madre, del padre o de ambos lo que conlleva derechos y obligaciones; sin embargo, en caso de divorcio, por ejemplo, dicha autoridad es ejercida solo por uno de los progenitores (autoridad exclusiva) cuya guarda, generalmente, es dada a la madre, quedando el padre en la figura de simple “contribuidor” que podrá “conservar las relaciones personales” con sus hijos.

Por su parte, la guarda compartida se rige a acuerdo voluntario de partes dando lugar a que los hijos sean utilizados por quien goza de la autoridad (guarda) sobre los hijos como instrumentos  de chantaje, extorsión y permanentes voluntades que son incumplidas, un verdadero calvario para el progenitor que no fue favorecido con la tenencia de sus hijos.

La mayoría de las personas cree que los padres son agradecidos con una justicia que favorece a la madre; piensa que se le ha hecho un enorme favor al varón que no tiene la custodia de los hijos simplemente porque “padres hay muchos y madre una sola”; porque el maltratador suele ser el varón y la mujer la víctima; porque el malo de todas las películas es el hombre y la víctima de todas las historias es la mujer, y porque -para rematar- nosotras decidimos y ellos se callan. La norma,  en este caso la ley 603, se enmarca en esa filosofía popular por lo que, tal como cuenta Roberto, “los hombres sabemos que nos sometemos a una norma que favorecerá ciegamente a la madre”.

“Los papás también sufrimos, también lloramos. Queremos lavar la ropita de nuestros hijos, queremos preparar  mamaderas y darles de comer, llevarlos al colegio, queremos verlos dormir, llevarlos a nuestro trabajo, queremos cansarnos por atenderlos, queremos caminar la vida con ellos”, dice Roberto quien asegura que no existe investigación científica que certifique que los hijos estarán mejor con la madre que con el padre.

“A mí me han quitado a mi hijo porque quiero ser un buen padre, porque quiero estar con él y porque no soy ningún pelele que voy a dejar que me lo quiten, voy a luchar por mi hijo”, sentencia este padre que ya no decide la educación ni los valores que recibirá su hijo porque la autoridad la tiene la madre y porque la ley señala que así sea.

¿Dónde queda el discurso de igualdad y equidad de género?

Carta a Dios

3 wawasQuerido Dios, cuando faltan horas para cumplir un año más y un año menos de vida, quería hacerte estas líneas para darte las gracias por los consejos y también las lecciones recibidas durante esta “gestión”.

Me la pusiste jodida estimado Dios, durísima…pero te lo agradezco porque tú sabes que los humanos, bastante pelotudos que somos, necesitamos aprender a ser más humildes y menos soberbios.

Este año me enfrentaste al miedo. Primero con mi hijo mayor que dejó el nido para volar solo. Casi me parto, dejé mis ojos en días de profunda confusión existencial. Sabía que era lo mejor para él pero me invadía una tristeza producto del egoísmo que nos caracteriza. Al final tuve que aguantar mi corazón y dejarlo ir. Fue una buena decisión la que tomamos: dice que se “siente mayor”, y que “le encanta la Arquitectura”. Ha sabido destacar en su curso con mucho esfuerzo y dedicación y ayer me dio una de las mejores noticias del año: (se) consiguió trabajo en una importante empresa constructora. Bendito seas Señor por arreglar de esa forma tan perfecta las cosas, por sostenerlo, por ponerlo en tu camino, por impulsarlo y darle poco a poco las dosis de madurez e inteligencia que necesita para descubrirse. Seguir leyendo “Carta a Dios”

Postales de y en Baires (dic. 2015)

20151224_000411
Cierre del Señor Tango, un lindísimo espectáculo
20151222_191528
en plena calle con tal de que salga el Obelisco
20151222_181355.jpg
en Galerías Pacífico con mi wawa mayor
20151223_221959.jpg
Felices en Señor Tango
20151223_223435.jpg
show de inicio de Señor Tango
20151224_141742.jpg
Bife chorizo en El palacio de la papa frita
20151224_121047.jpg
El Ateneo, una de las 10 librerías más hermosas y grandes del mundo, un exteatro ubicado en Santa Fe y Callao.
20151227_111537.jpg
El teatro Colón, una obra majestuosa
20151228_114353.jpg
Congreso Nacional, otra obra para maravillarse
20151227_112030.jpg
Interior del teatro Colón
20151227_162737.jpg
Vista maravillosa del Jardín Japonés….y una sombrita agradecida
20151230_145404.jpg
Los árboles de Baires….ahhh, los árboles.
20151231_124335.jpg
en La Boca, calle Caminito….uno de los Conventillos o residencias más antiguas de esta ciudad, lugares donde se alojaron  miles de inmigrantes de todo el mundo; puerta importante de América.
20151231_125808.jpg
Caminito, un lugar súper turístico pero poco cultural, una pena porque su historia es fantástica.

 

 

 

20151231_132042.jpg
calles antiquísimas, casas de madera, puertas hermosas, historias interesantes
20151231_133342.jpg
La Boca, uno de los barrios emblemáticos de Buenos Aires
20151222_154610.jpg
en Puerto Madero con el maridín

 

20151228_123403
Catedral Metropolitana donde el papa Francisco ofreció tantas homilías
IMG-20151231-WA0086
Uno de los tres tigres blancos del Zoo….una hermosura
20151228_121043.jpg
Casa de gobierno (casa Rosada)
20151224_215014.jpg
Selfie de cena de Nochebuena, en pijama y sin maquillaje….una belleza!!!!

!Gracias 2015….bienvenido 2016!

 

Estoy enamorada (Los Tiempos, 2015)

Hace poco más de 18 años cuando mi primogénito crecía en mi vientre, descubrí que el amor que había sentido por alguien era poco frente a lo que se siente cuando ves en el monitor del ecógrafo un puntito titilar, cuando lo sientes dentro de ti moverse, y sabes incluso si está asustado, alegre o con hipo; descubres que hay una conexión casi mágica pero muy real entre tu hijo y tú; cuando lo acaricias y se tranquiliza; cuando te asustas y lo inquietas; cuando lo piensas y te responde.

La primera vez que tomé a mi hijo mayor en brazos aprendí a reconocerme en una faceta misteriosa que hacía que me emocionara con una intensidad que hasta entonces no había experimentado y que era inexplicable.

Las situaciones más simples se convirtieron en las más fuertes; las que antes ignorabas ahora están presentes, los hijos te cambian el sentido de la vida y cambian tu vida: hacen que descubras debilidades y que te asombres con fortalezas desconocidas. Te inyectan fuerza y energía, te hacen perder el miedo y la vergüenza. Con ellos y por ellos te conviertes en una heroína, en una fiera y también en un amarro de entrega. Los hijos, hacen que te descubras en lo que nunca antes pensaste que escondías; te descolocan, te hacen y deshacen. Seguir leyendo “Estoy enamorada (Los Tiempos, 2015)”