Perdónanos Señor (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.25)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyEn estos días en los que se ha aprobado el matrimonio civil entre transexuales, se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, y se ha celebrado el Día del Orgullo Gay, las redes sociales han sido depositarias de expresiones de todo tipo, sobre todo de comentarios que manifiestan estar en desacuerdo y que, además, rayan en el absoluto desprecio por todo lo mencionado.

Estas expresiones tienen dos vertientes: Primero, una patética y atrevida ignorancia sobre la naturaleza sexual del ser humano; sin embargo, la ignorancia, siempre atrevida, posee el atenuante de poder sufrir cambios; mientras que las creencias religiosas, la segunda vertiente, suelen ser extremos caprichosos que se resisten a la transformación. Es preocupante que fundamentalismos religiosos se impongan a criterios científicos que hace décadas nos han demostrado que la inclinación por el mismo sexo no es una enfermedad ni una opción de vida, ni una decisión voluntaria, ni una desviación de la naturaleza, tampoco una monstruosidad o castigo del demonio.

Los bolivianos deberíamos comprender, hace rato ya, que la inclinación sexual no nos define como seres humanos, que no nos hace ni mejores ni peores personas. Así, nadie debería juzgar mi capacidad de ser, de entender, de entregar, de amar por nacer heterosexual; así mismo, nadie tendría que juzgar la integridad de un hombre por ser homosexual o la de una mujer por ser lesbiana. ¿Por qué deberíamos? ¿Porque así lo dice mi Dios? Seguir leyendo “Perdónanos Señor (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.25)”