Juegos Suramericanos 2018, improvisación y algo más (Sin Pelos en la Lengua, Los Tiempos 4)

Cuando se anunció que Cochabamba sería la sede de los XI Juegos Suramericanos (ODESUR), mayo de 2018 parecía una fecha que nos permitiría afrontar con cierta holgura los retos de este certamen polideportivo. Hoy, a pocos días de la inauguración de este importante encuentro internacional, nos damos cuenta que, como solemos decir los bolivianos, “nos hemos hecho pisar con el tiempo”.

Si hay algo que salta a la vista y molesta la paciencia de quienes nos constituimos en espectadores del proceso de preparación de la sede de estos juegos, es la improvisación que ha caracterizado a su organización. Hace demasiados meses, quizá hace más de un año habíamos advertido que el cronograma presentaba demoras y hoy constatamos que nuestras percepciones no estaban equivocadas: Los escenarios deportivos, en su mayoría, no han sido concluidos, asunto que no solo preocupa sino que nos adelanta a especular sobre el aporte que haga el cuadro boliviano al medallero que es, en última instancia, lo que interesa cuando se trata de una competencia internacional; lo demás, la acumulación de experiencia y otros aprendizajes es solo pedagogía de consuelo. Seguir leyendo “Juegos Suramericanos 2018, improvisación y algo más (Sin Pelos en la Lengua, Los Tiempos 4)”

Del fútbol al deporte (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH, LT. 2016)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyLos juegos Olímpicos Río 2016, han dejado varias lecciones, ojalá aprendidas, sobre todo para los cochabambinos que en año y medio seremos anfitriones de los Juegos ODESUR, y si bien comparar estos juegos con una olimpiada es un exceso, hay variables comunes. Una de ellas, sin duda, es la económica puesto que, acontecimientos de esta naturaleza suelen representar un gasto y no una inversión como se le hace creer al ciudadano que por un instante se ilusiona más de la cuenta.

Brasil comienza a sumar números en contra y sabe, además, que la infraestructura construida para la cita olímpica será algo así como un museo de elefantes blancos. Otros países han rechazado ser sede de cualquier juego por una cuestión de  responsabilidad nacional ya que comprenden que existen otras prioridades. Y es que “…repasando los grandes megaeventos de la última década, se observa que ninguno dejó ganancias y varios arrojaron pérdidas” (BBC Mundo).

Otra de las variables que vale la pena analizar y a la que me quiero referir en detalle como lección aprendida es al rol de los periodistas deportivos encargados de acompañar el desarrollo de cada prueba. Seguir leyendo “Del fútbol al deporte (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH, LT. 2016)”