De mujer a mujer

imagesCAMMYCFQTú 15, yo 41. Dirás que hay mucha diferencia, te diría que ninguna.

Te pareceré vieja porque podría ser tu madre, te diré que soy y me siento tan joven como tú; me dirás que te considero una niña, te diría que no, que eres una mujer, tan mujer como yo.
Me dirás que te equivocaste, te diría que yo también; que fuiste una estúpida al hacerlo, te convencería de lo contrario y te haría una confesión: si tendría 15 lo volvería a hacer.
Creerás que no he aprendido nada en 41 años, te daría la razón; el corazón no aprende cuando de amar se trata. ¿Cómo es posible no aprender de los errores? me reprocharías. ¿Errores? qué errores, te preguntaría, si fue lo más maravilloso que me pudo pasar: Descubrir la capacidad de amar no puede ser un error; sentir tu cuerpo vibrar no puede ser error; entregarte por amor no puede ser error; confiar, enamorarte, volverte loca de pasión no pueden ser más que bendiciones. Seguir leyendo “De mujer a mujer”