Me quita el sueño, señor Alcalde (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.34)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyLa premenopausia y sus premios: Horas y horas para pensar en medio de ese asfixiante silencio nocturno que casi siempre es interrumpido por la taciturna voz de mi marido que me pregunta qué hago otra vez despierta.

Con las ciclorutas, el reloj de flores de Cala Cala y las decenas de letreros con su rostro sonriéndome, es inevitable que algunos minutos de esas interminables horas oscuras piense en José María Leyes, después de todo lo veo mañana, tarde y noche…y como si fuera poco, lo pienso en trasnoche, detalle que mi compañero de cama no sabe ni debe saber.

La otra noche nomás me imaginaba qué le diría si tuviera la oportunidad. Pues bien, como la tengo, doy forma a esos pensamientos cochinos y perversos en forma de charla casual: José María, seguro recuerdas que el día que los medios te anunciaban como virtual ganador de las elecciones publiqué un texto en el que manifestaba mi complacencia por tu triunfo y  decía que sería atenta fiscalizadora de tu gestión. OK. A dos años de tú Alcalde y yo ojo vivo, -con el respeto que merece una autoridad elegida- quiero hacerte conocer algunas inquietudes que son mías y posiblemente de alguien más.

No creas que ignoro las dificultades que tienes para gobernar, desde los recortes de prespuesto pasando por la guerra sucia del oficialismo hasta el tiempo que pierdes en enmendar tus errores. Somos humanos y no nacemos sabiendo; equivocarnos es parte del aprendizaje. El problema es que en la vida pública hay dos cosas que cuando se agotan se agotan, no vienen pues con refil: El cansancio y la credibilidad.

Tu triunfo fue importante pero más importante es que estés consciente de ello porque solo así te darás cuenta de la cualidad de ese voto y de lo frágil  y vulnerable que es.

Es posible que lo que te voy a decir no lo escuches de tus asesores porque ya ves cómo son, siempre buenas gentes con el jefe. Pero como yo no soy buena gente ni tú eres mi jefe, permíteme sugerirte que te pongas la camiseta de Cochabamba lo cual no implica solamente hacer obras para amononar la ciudad, sino, asumir riesgos, riesgos políticos que nos hagan saber que no solo tenemos un Alcalde sensible a la estética de la urbe, sino también, una autoridad sensible a la certidumbre y representación política.

Por otro lado, le harías un favor a tu gestión si con tu equipo técnico decidieran -en un ejercicio de matemática básica- reducir la cantidad de letreros con tu foto y la pauta publicitaria en los medios y aumentar las señales de un trabajo planificado y estratégico porque eso de hacer tanto ruido mediático con una cuadra de cicloruta que a la semana es convertida en mitad peatonal resulta poco serio; o hacer bulla por el acicalamiento de una rotonda con argumentos como “el segundo reloj de Latinoamérica” constituye demasiado show cuando el espectáculo mayúsculo está en las frustraciones que tienen los cochabambinos cuando abren sus caños y sale aire. ¿Me dejo entender? Es decir, Jose María, me parece que debes concentrarte en asuntos vitales más que en temas de plaza, no hagas como cierto personaje plurinacional cuyo complejo mixto de Gobernador y Alcalde le hacen perder altura, seriedad e impacto. Al final, el ciudadano sabe perfectamente cuáles son sus prioridades e intereses y si no encuentra empatía en sus autoridades, paga ya sabes cómo, cuándo y dónde.

José María, menos propaganda y más planificación; menos pintura y cemento y mejor salud, educación y seguridad; menos plazas y más representación y certidumbre política.

¡Dale Alcalde, tú puedes!

Por putos….sí, por re putos

55b69b375aee5_1420_!.jpgMe presto la típica expresión del Basura alias Xavier Jordán para titular este comentario y su desarrollo.

Al grano. Anoche supe que somos unos putos, realmente unos putos que nos merecemos el reloj de Cala Cala, que nos merecemos que este departamento tenga un solo hospital del niño con un solo quirófano, que al llegar a la ciudad te reciban unos olores a podrido y algo más que aromatizan toda la zona del aeropuerto, que hasta ahora muchos barrios de la ciudad no tengan agua, que muchas calles (sino todas) estén llenas de agujeros, que seamos una de las ciudades más contaminadas de la región, que tengamos a decenas de ladrilleras y caleras aportando a dicha contaminación porque nadie hasta ahora se ha quejado lo suficiente, que tengamos obras que nos hacemos durar varios meses más a su plazo fatal, que la ciudad luzca cada vez más sucia y descuidada, que la gente tire la basura en la calle, que un grupo de dirigentes decida bloquear el único botadero que tiene la ciudad cuando quiere alguna obrita para su barrio….en fin, podríamos seguir y seguir describiendo aquello que nos hace cochabambinos y que hace a Cochabamba.

Anoche, les decía, constaté que somos así por putos como dice el Basura…y porque nos merecemos semejante putada por puro putos. Pues resulta que hay varios cochabambinos putos a quienes les ha encantado el reloj de Cala Cala, es mas, esta mañana me enteré que este proyecto había sido un pedido de los vecinos del barrio, claro, ante esto, no hay nada ya de qué hablar. Los calacaleños han pedido un reloj para su plaza, rotonda en realidad, así como los de Coña Coña han defendido a gritos un panitónodromo para su zona porque dice que también se merecen desarrollo y que basta de que todo se haga en la zona norte. Seguir leyendo “Por putos….sí, por re putos”

Mochilas escolares y educación de calidad (Revista OH, LT, 2016)

urlEl Alcalde de Cercado, José María Leyes tiene previsto entregar este año 92 mil mochilas a estudiantes de nivel primario de escuelas fiscales, de convenio y educación alternativa; este plan, asegura la autoridad, aporta a una “educación de calidad” que hará que Cochabamba tenga los “mejores estudiantes y profesionales del país”.

“Hay muchos papás que nos les alcanzan los recursos para poder comprar el material escolar a sus hijos y los niños se van retrasando en la educación, eso repercute en su enseñanza”, ha manifestado Leyes.

La medida no puede no significar una ayuda a la economía familiar, pero sin miedo a equivocarme, asegurar que repercutirá en la calidad educativa es una falacia de arrogantes proporciones, es decir, un engaño a la población que -ante argumentos simplistas, populistas y fantasiosos- construye un concepto equivocado acerca de la educación de calidad. Seguir leyendo “Mochilas escolares y educación de calidad (Revista OH, LT, 2016)”