El abucheo a la Filarmónica

ignoranciaEl 14, nuestro 14 de Septiembre, no quise detenerme en la crítica y traté de ofrecer un texto inspirado en los aspectos amables que nos caracterizan a los cochabambinos. Creo que no me equivoqué al hacerlo porque los bolivianos en general, y los cochabambinos en particular, necesitamos recobrar nuestra autoestima, por eso la algarabía con los pequeños y grandes triunfos futboleros, por ejemplo. Es evidente que necesitamos alegrarnos por algo y por alguito.

Perdonen que generalice pero todo hace pensar que los bolivianos hemos nacido con la etiqueta de perdedores; suman en nuestra historia más derrotas que éxitos y nos causa cierto placer ser negativos y criticones. Es más fácil encontrar peros que soluciones, es más fácil la crítica que el halago…y eso nos tiene con la autoestima enquistada en la bolita que sobresale en la esquina externa que une el pie con la pierna. ¡No puede ser!

Bueno, el tema es que el 14, a manera de homenaje a esta tierra que sigue siendo bondadosa con todos, decidí irme por el lado de esa otra mirada, la buena, la “positiva”, la que nos da aliento y nos mima…y resultó. Y resultó porque repito, estamos cansados de la crítica y del ninguneo: que los cochalas somos jodidos, envidiosos, cochinos…..no, los cochalas somos los cochalas, gente trabajadora, exigente, valiente, inteligente, emprendedora, solidaria y amable. ¿Por qué no decirlo con máximo orgullo y seguridad?

Este textito, sin embargo, no es para seguir adulándonos…suficiente con lo dicho, suficiente. Estas líneas son para expresar mi empute por lo ocurrido en la serenata a Cochabamba. ¿Qué pasó en la serenata? Dejamos ver nuestra enorme y patética falta de educación, cultura y tolerancia. Seguir leyendo “El abucheo a la Filarmónica”

Anuncios

¿Sabes qué es Cochabamba?

Más o menos por el 80 y por culpa mía, mis padres escogieron vivir en Cochabamba. Recuerdo a mi viejo, en aquel entonces muy joven, que nos llevó a pasear por La Recoleta en mangas de camisa. A mí me impactó el hecho porque nunca había andado sin abrigo en horas de la noche. Cochabamba sí lo permitía.

Otro de los recuerdos vivos en mi memoria es el premio que nos dábamos cuando mi madre hacía una buena venta en Deco Hogar: nos llevaba a almorzar a algún boliche de El Prado….yo siempre pedía lo mismo, Pollo Dorado. Sí, la comida en Cochabamba es sinónimo de celebración, de disfrute, de felicidad, de exceso…de todo, creo.

Y así la vida pasó en esta ciudad a la que llegué con menos de diez años, en la que se puede andar sin chompa y en la que para celebrar los éxitos, o simplemente demostrar cariño, se come. Seguir leyendo “¿Sabes qué es Cochabamba?”

Menos carne, urgente (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.32)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyA propósito de la columna titulada Bolivia, la noble, la bella publicada el pasado 27 de agosto, Mauricio Quiroga, activista por los derechos de los animales en Houston,  me envía una batería de 11 preguntas que no sé responder; le devuelvo el correo indicándole que entiendo su preocupación, le pido su cooperación y le propongo que a partir de ella, construyamos esta columna. Pues bien, así lo hicimos.

La aflicción de Quiroga son los efectos medioambientales de las granjas de ganado vacuno, un problema global que también está presente en Bolivia. Las cifras proporcionadas por el colaborador de esta columna son alarmantes y nos obligan a reflexionar seriamente sobre la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene al respecto.

  • 1/3 de la tierra es convertida en desierto por el uso de los animales de granjas. El ganado cubre el 45% de la totalidad de la tierra.
  • Para que una persona se alimente regularmente de carne se deben ocupar/”consumir” 18 veces más de tierra al año que una persona cuya alimentación se basa en plantas.
  • El desperdicio de una granja con 2500 vacas lecheras equivale al desperdicio que generan 411000 personas.
  • Cada minuto se generan 14 millones de kilos de excremento producidos por animales destinados a la alimentación en Estados Unidos.
  • En toda la cadena productiva de una hamburguesa se usan aproximadamente 2500 litros de agua lo que representa tomar una ducha por dos meses sin interrupción. La industria de la carne y  leche utiliza 1/3 de agua fresca en el mundo. Datos de la UNESCO señalan que el agua utilizada en la producción de 1 kilo de carne de res es, por ejemplo, 10 veces mayor que la necesaria para obtener 1 kilo de trigo o maíz.
  • El 51% de las emisiones de gases que contribuyen al efecto invernadero es generado por la ganadería y sus derivados, frente al 13% que proviene del transporte.
  • La agricultura que requiere la crianza de animales para alimento, devasta el 91% de la deforestación del Amazonas.

Datos proporcionados por el doctor Eduardo A. Morales, ecólogo, señalan que en Bolivia la tasa de deforestación es de 350.000 ha al año; en términos per cápita esto representa 320 m2/persona/año. Esta es una tasa 20 veces más alta que el promedio mundial. La mayor parte de esta deforestación es para cultivo de alimento para ganado o para la ganadería misma (pastoreo y crianza).

Un estudio realizado por R. Müller, P. Pacheco y JC. Montero señala que “las tres principales causas directas de la deforestación en Bolivia son la agricultura mecanizada, la ganadería y la agricultura a pequeña escala.  La conversión de bosques a pastos para la ganadería ha causado más del  50% de la deforestación entre 2000 y 2010”.

La deforestación conduce al deterioro de ecosistemas, pérdida de suelos, amenaza y extingue a especies silvestres, y es hoy por hoy, un problema real en el país frente al cual no existen acciones concretas que estén reportando resultados satisfactorios.

En mi reciente recorrido por Municipios vecinos al Parque Nacional Amboró (Santa Cruz) conocidos como “productores de agua”, uno de los problemas medioambientales que más preocupa a sus autoridades es, precisamente, la contaminación del agua y la deforestación provocadas por la ganadería.

¿Qué hacer? El Portal Boliviano de Ganadería señala que “en 2009, Worldwatch plantea que la solución más rápida y efectiva para controlar el calentamiento global es reducir la ganadería al mínimo posible”, por lo que se hace necesario imponer políticas de Estado certeras; pero, al mismo tiempo, reflexionar y actuar en relación a nuestros hábitos alimenticios con lo cual no solo el medio ambiente estaría agradecido.

!Menos carne, urgente!

 

El Sombrero de Chola (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, LT.OH.31)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyCuando los cochabambinos referimos como ubicación el “Sombrero de Chola” estamos hablando de una rotonda ubicada entre las avenidas América y Melchor Urquidi (zona norte de la ciudad). El denominativo coloquial hace honor a un gigantesco sombrero blanco de copa alta y cintillo negro típico de la chola cochabambina, situado al centro de la pequeña plazuela, donación del Rotary Club Cochabamba.

Pues bien, hace un par de meses aproximadamente, la Alcaldía de Cercado ha decidido intervenir la rotonda y sus alrededores porque esta zona hace parte del circuito de los 27 kilómetros de ciclorutas urbanas que el municipio ha programado implementar para convertir a Cochabamba en una ciudad más amigable con el medio ambiente, el ciclista y el peatón; sin duda, una propuesta coherente con las características topográficas y ambientales de la ciudad, y con las demandas de un grupo cada vez mayor de habitantes que prioriza la bicicleta como medio de transporte. Seguir leyendo “El Sombrero de Chola (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, LT.OH.31)”

“Marco reflexivo”

Y ahora qué nos queda….¿qué nos queda a los ciudadanos cuando tienen un gobierno que -en su desesperación- opta por los escupitajos, los insultos, la palmadita machista, la mentira, la manipulación? ¿Cuál debe ser el camino a elegir? ¿La risa, la sonrisa, la huida, la indiferencia, la impotencia, la frustración, la culpa? Oh, la culpa.

Y peor, ¿qué se hace cuando la mitad de la población ríe, goza y celebra para bien o para mal de tal gobierno? Así, en una actitud propia de pan y circo, de esperar más bajezas para satisfacer el morbo y ver hasta dónde es capaz de llegar?

¿Y qué se hace cuando los otros, los llamados oposición se encuentran al mismo nivel? Cuando constatas que todos son la misma miseria…

¿Seguimos creyendo en la educación como posibilidad? O nos embarcamos en el ritmo lento e inseguro del metele nomás, yo sigo mi camino, a mí qué me importa, igual hago negocios o de todas formas sigo esperando que algo me llegue…

Seguimos tratando de reflexionar en una posible salida? Pero si a la vuelta de la esquina nos encontraremos con más de lo mismo.

¿Siempre fue así? No lo recuerdo. Marco, un amigo que se dedica a sacar madera me dice que antes fue peor. Uy, le digo, y dónde estaba yo que no me di cuenta. Voy a los 45, ¿qué hice los últimos 30 años para no poder compartir ese criterio. Y su amigo, un brasilero con ojos verdes, dice que después de este caballero que invita a cagar al monte, no hay más. Entonces que la solución es seguir aguantando….aguante, aguante que de lamento boliviano hay todavía bastante….es inagotable la fuente de los lamentos en este bello y explotado territorio plurinacional.

Y el italiano que conocí me dice que su país está por retirarse de Bolivia porque todos se roban todo….”por Dios, no me digas nada más”, le digo, me da vergüenza….y lo siento, lo siento, le digo al hombre que de cuentos tiene harto, todos de hambre, de falta de moral, cuentos de sinvergüenzas.

Y mis colegas ayer en esa aula universitaria soñaban con un mundo mejor, pero resulta que el conflicto es ético: qué podemos “enseñar” si tenemos un Presidente que decide invertir, talar, cortar, sacar, aplanar, limpiar, construir, desarrollar en un territorio protegido, en un parque nacional? ¿Cómo le decimos al campesino que no puede pasar la línea roja del Amboró o del Tunari porque son áreas protegidas por ley cuando el caballero papá indígena de media lengua invita a la oposición a cagarse todos juntos en el TIPNIS?

En comunicación hay algo que se llama desinformación por saturación. Así estoy, saturada. Llegué al límite con la basura de noticieros que tenemos, con la basura que venden, que transmiten; saturada y asqueada con el nivel cloaca de autoridades que se merecen un ¡váyanse a la mierda! colectivo.

Bolivia aún no ha pisado fondo aunque parezca que sí lo ha hecho. No, aún falta que falte…un poco más. Aún hay, aún es posible maquillar la realidad y creerla. Cuando los bolivianos se den cuenta de lo que hemos construido esta década, grande será la caída, dura y dolorosa.

El conflicto hoy es moral porque el señor que invita a cagar al monte ha dado pasos atrás en ese ámbito. Nos ha enseñado que un país se construye con cemento, fierro, luminarias, carreteras, estadios, canchas, computadoras y Chinos. Y de eso está mal construido el país….a la medida de las necesidades y expectativas de la mayoría de los bolivianos.

A nadie, a nadie, a nadie le ha importado lo esencial. Lo esencial no estaba en los planes de nadie, y entonces tenemos una primera autoridad  que se caga en el monte, un Vicepresidente que está más cerca a la conducta patológica que a la cuerda, y un conjunto de segundones que solo obedecen…solo obedecen. Eso.

Caballeros inquilinos del poder que han creído que este es su feudo, y que en estos 11 años nos han tratado como a un grupo de pobres ignorantes diciéndonos que si no estamos con ellos, los astros se resentirán y se irán. ¡Manga de inventores de maldad y mentira!

Qué decepción el proceso de cambio. Y eres tan linda pero estás maldita, maldita por la ignorancia de los hijos que te han gobernado y te gobiernan, hijos castigadores del futuro de todos.

NOTA: No te creas nada de esto, solo lo dije en forma de MARCO REFLEXIVO, la realidad es otra. Estamos bien.

 

 

Bolivia, la noble, la bella (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.30)

 

Deben pellizcarme para que me dé cuenta que mi trabajo es trabajo. En esta oportunidad debo recorrer cuatro Municipios del departamento de Santa Cruz para conocer sus necesidades y problemas vinculados con la gestión del medio ambiente y agua, información que deberé cruzar con las demandas de cualificación profesional de los directores y responsables de unidades técnicas de esas Alcaldías. Mientras cumplo este trabajo aprovecho para descansar, conocer y aprender, es decir, me encanto con la capacidad de dar que tiene Bolivia y su tierra. A pesar de todo -su historia y su presente- este país tan hermoso y bendecido sigue siendo amable con el hombre.

Por 48 horas dejo el ritmo urbano y tecnológico, le planteo una pausa necesaria a ese agitado mundillo de las noticias, las redes sociales y demás disparates y decido dejarme impresionar por el mundo rural, el que está matizado por los colores de la naturaleza: por los intensos naranja, amarillo y rosado de los Tajibos que como verdaderos hijos predilectos de la pachamama se incrustan en el manto verde que predomina en el paisaje. Mientras me seducen los privilegiados y robustos árboles, la paleta de colores se traslada al ocre, los marrones y los rojizos de los cerros que enseñan su experiencia. Los ríos también hacen lo suyo para atraer mis sentidos y lo que me susurran al oído es un canto a la vida. El azul pleno del cielo y el silencio que evoca su inmensidad, dan a entender que estoy en un pedazo de paraíso terrenal. Seguir leyendo “Bolivia, la noble, la bella (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.30)”

Entre lo invisible, lo necesario y lo satisfactorio (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.29)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas Photography¿Cómo puedes defender el TIPNIS y su intangibilidad si nunca has estado ahí? Me han preguntado. ¿Acaso debo conocerlo para sentirlo, para visualizarlo, para maravillarme con su grandeza? Aquello “invisible” que algunos no hemos visitado ni vivido, paga hoy el precio de la ignorancia, la poca sensibilidad y la ambición de un régimen indolente, insolente, incoherente y agresivo consigo mismo, amén de su incapacidad para imaginar y soñar un futuro en armonía con el agua cristalina, el aire limpio y la brisa húmeda.

De egoísta me ha calificado el régimen Morales: “No quieres que las mujeres TIPNIS vivan como tú ni tu familia”, ha asegurado. Se entiende, el MAS ha construido una manera de creer (no de pensar) que todos quienes nos oponemos a su credo, somos malas personas, egoístas, por ejemplo. Seguir leyendo “Entre lo invisible, lo necesario y lo satisfactorio (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.29)”

Metagenómica confirma presencia tóxica en la Laguna ALALAY

Comparto con ustedes amigos, mi trabajo periodístico sobre la Laguna Alalay, con la esperanza y la intención personal y profesional de que ayude a encontrar las soluciones definitivas a la recuperación de este espejo de agua, patrimonio natural de Cochabamba.

http://www.lostiempos.com/oh/actualidad/20170814/metagenomica-confirma-presencia-toxica-laguna-alalay

Emboscada Mediocre (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.28)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyAyer lunes, a pesar de ser feriado y jornada de poco tráfico vehicular, la luna se acostó con pijama amarillo; un incendio en el Parque Nacional Tunari opacó a la bella luna.

Hoy martes, a medida que transcurrían las horas, el incendio había transformado el ambiente: había zonas de la ciudad donde el humo y el hollín eran difíciles de soportar, el cielo se tiñó de un color indescriptible; hacia la noche, los efectos del siniestro pasaban factura a los ojos, la nariz y la garganta; los habitantes de este lindo y contaminado valle, éramos víctimas -una vez más- de los efectos de un incendio voraz.

Mañana miércoles, la prensa abrirá con la cantidad de hectáreas que arrasó el fuego, dirá que la causa posible fue la intervención del hombre y cerrará su trabajo diciendo que el hecho está siendo investigado. Una vez más, este gran incendio quedará en los archivos de los impunes, los asuntos olvidados, de aquello que se repite cada año y de la lentitud de las autoridades. Es posible, quizá, que alguien lo registre en el archivo de los héroes de siempre: bomberos, vecinos y los del SAR Bolivia que con poco hacen mucho. Seguir leyendo “Emboscada Mediocre (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.28)”

¿Por qué quiere carretera don Evo?

Muchos bolivianos hemos perdido la confianza en nuestras autoridades, en el poder, en la justicia, pero no hemos perdido algo que es fundamental: la confianza en nosotros mismos, en lo que podemos hacer y aportar. Y en ese grupo de gente que anoche marchó por la defensa del TIPNIS,  vi eso…”estoy aquí porque creo en lo que puedo hacer y dar”.

Una hora antes a que se inicie la marcha por la defensa del TIPNIS, el Wilsterman había reunido a sus aficionados al otro lado de El Prado, en la plaza de las banderas. El número de presentes era probablemente 10 o 15 veces mayor al número de defensores del TIPNIS…..y esto me trajo a la memoria otra experiencia muy similar de hace cinco años atrás cuando decidí apoyar una marcha en contra de la violencia de género. Partimos también de la Colón,  éramos (también) cuatro gatitas….y de la plaza de las Banderas, salía en gran comparsa y número un grupo de mujeres de pink, de red y de green…era jueves de Comadres y se habían convocado para saltar por El Prado…o sea que mientras cientos de mujeres celebraban Comadres, unas tres docenas de gatas, gritábamos por los abusos que se cometen en contra de las féminas. Seguir leyendo “¿Por qué quiere carretera don Evo?”

¿Vale la pena? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.27)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyPienso en el ahora y lo comparo con cualquier otro tiempo de ayer; con el de hace 20 o 30 años, por ejemplo, y me pregunto ¿vale la pena? No somos seres políticos únicamente, tan solo un poco, mucho o casi nada; ¿cuánto dependemos de lo que un grupo de señores decide por y para nosotros? Más de alguien dirá que nada, yo diré que mucho, que casi todo.

Unos habrán optado por vivir una vida felizmente pragmática en la que el pan de cada día es lo único que importa; la opción de otros habrá sido ese camino poco menos que tormentoso en el que se entiende que la existencia de uno y de todos debería ser un cuestionamiento permanente sobre lo que está bien y lo que no lo está, y lo que nos hace cada vez mejores o peores como individuos pero sobre todo como sociedad.

Lamentablemente pertenezco al grupo de los mortales que ha decidido conflictuarse, de los sujetos que se preguntan a diario por qué es así y no mejor, y entonces es cuando cuestiono mi rol, mi afán, mi enojo, mi decepción…mi columna. ¿Vale la pena este sístole & diástole continuo, sufrido, desesperado? Hago el intento de ir por la otra vía, la pragmática, la mecánica, la vía fría, la del qué carajos me importas tú y los demás…y no puedo, no puedo porque simplemente late…con fuerza, con pasión, con amor, también con ira. Seguir leyendo “¿Vale la pena? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.27)”