Bola de incapaces

color-262808_960_720Tenemos autoridades incapaces porque quienes las hemos elegido somos tan incapaces como ellas. Porque hemos sido incapaces de leer sus planes de gobierno. Porque nos hemos dejado llevar por su carisma o por la mejor campaña. Porque en realidad, nos interesa poco o nada el bien común. Porque nadie cree en nadie y porque nos hemos acostumbrado a votar por el menos peor. La culpa de tener a unos incapaces de autoridades, es nuestra. Hagamos mea culpa y tomemos una piedra y usémosla para golpearnos el pecho.

Recorro el trayecto hacia mi casa sorteando baches y piedras, siendo testigo de un par de obras inconclusas y mal realizadas que han sido abandonadas desde el último trimestre del año pasado; los desgraciados vecinos viven tragando tierra las 24 horas del día. Llego a la rotonda del parque y me encuentro con un semáforo, solo en Bolivia las rotondas no funcionan por lo que han tenido que ser semaforizadas para poner orden a la ignorancia constituida…pero imagínate, el semáforo ni siquiera funciona; vaaaaa, da lo mismo, de todas formas es un adorno que pocos están dispuestos a mirar. Una norma más que sirve para pasársela por el culantro. Seguir leyendo “Bola de incapaces”

¿Familia? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH. LT.18)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas Photography“De los 20 compañeros del colegio, solo tres seguimos casados”, cuenta con orgullo Jorge, un amigo paceño de alrededor de 40 años que lleva ocho de matrimonio. Hace algunas noches, Álvaro y yo conversábamos con dos adolescentes sobre el matrimonio. Ambos son hijos de relaciones que nunca se formalizaron, no conocen lo que es tener un padre y una madre viviendo bajo el mismo techo; cuando les contamos que este 2017 cumpliremos 23 años de casados, nos miraron con enorme asombro y uno de ellos dijo: “wow, yo no podría aguantar eso”. Increíble pero el asombro fue nuestro.

La vida en pareja genera incredulidad mientras nos vamos acostumbrando a que las potencias mundiales exhiban su poderío bélico en desfiles vergonzosos para la historia y la humanidad; que los hombres y mujeres trabajen para poseer y acumular lo que no necesitan; que algún mandatario psicótico converse con vacas mientras ordena que se asesinen a jóvenes que reclaman libertades y derechos; que otros regímenes nos digan que el aborto protege la vida de las mujeres mientras invisibiliza al varón y ni siquiera se molesta en discursear sobre la pareja; que los hombres asiáticos convivan con muñecas de plástico y les sean infieles con parejas virtuales y animadas; que los abogados de la Av. San Martín ganen más dinero ejecutando divorcios que celebrando matrimonios; que los psicólogos cada vez estén más de moda, y que los psiquiatras y bioquímicos se hagan la américa medicando a hombres estresados, mujeres depresivas y niños hiperactivos. Seguir leyendo “¿Familia? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH. LT.18)”

“También queremos caminar la vida con ellos” (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.17)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyDoña Aidita insistía que se hable del hombre invisible; no entendíamos a quién se refería. A los pocos días conocería dos historias de amigos que me lo explicarían.

Pablo está en la mitad de su vida; hace un año está divorciado, sus dos hijos viven con la madre. Su testimonio es el reflejo de lo que pasan miles de varones: “Me queda muy poquito para poder vivir, casi todo mi sueldo se va a pagar la pensión familiar…al año, mi exmujer se quiere ir de Bolivia pero yo sin mis hijos, muero”.

Roberto es abogado. También está divorciado y tiene un hijo de dos años cuya guarda la tiene la madre. Su testimonio, grabado en 25 mensajes de audio, es desesperado y está resumido en el título de esta columna.

“El hombre invisible” de Aidita se refería a Pablo, a Roberto y a miles de varones que una vez divorciados sufren -como le llama el amigo abogado- el peso de una “norma clandestina  que sanciona, criminaliza y estigmatiza al padre o madre que no haya obtenido la guarda de los hijos”.

Muchos varones creen que someterse a la ley 603 o Código de las familias y del proceso familiar, es una “pantalla” porque es una ley contradictoria y poco equitativa: Primero establece que los hijos tienen derecho a una relación paterno y materno filial igualitaria; y segundo, que la protección de los hijos se realiza mediante autoridad de la madre, del padre o de ambos lo que conlleva derechos y obligaciones; sin embargo, en caso de divorcio, por ejemplo, dicha autoridad es ejercida solo por uno de los progenitores (autoridad exclusiva) cuya guarda, generalmente, es dada a la madre, quedando el padre en la figura de simple “contribuidor” que podrá “conservar las relaciones personales” con sus hijos.

Por su parte, la guarda compartida se rige a acuerdo voluntario de partes dando lugar a que los hijos sean utilizados por quien goza de la autoridad (guarda) sobre los hijos como instrumentos  de chantaje, extorsión y permanentes voluntades que son incumplidas, un verdadero calvario para el progenitor que no fue favorecido con la tenencia de sus hijos.

La mayoría de las personas cree que los padres son agradecidos con una justicia que favorece a la madre; piensa que se le ha hecho un enorme favor al varón que no tiene la custodia de los hijos simplemente porque “padres hay muchos y madre una sola”; porque el maltratador suele ser el varón y la mujer la víctima; porque el malo de todas las películas es el hombre y la víctima de todas las historias es la mujer, y porque -para rematar- nosotras decidimos y ellos se callan. La norma,  en este caso la ley 603, se enmarca en esa filosofía popular por lo que, tal como cuenta Roberto, “los hombres sabemos que nos sometemos a una norma que favorecerá ciegamente a la madre”.

“Los papás también sufrimos, también lloramos. Queremos lavar la ropita de nuestros hijos, queremos preparar  mamaderas y darles de comer, llevarlos al colegio, queremos verlos dormir, llevarlos a nuestro trabajo, queremos cansarnos por atenderlos, queremos caminar la vida con ellos”, dice Roberto quien asegura que no existe investigación científica que certifique que los hijos estarán mejor con la madre que con el padre.

“A mí me han quitado a mi hijo porque quiero ser un buen padre, porque quiero estar con él y porque no soy ningún pelele que voy a dejar que me lo quiten, voy a luchar por mi hijo”, sentencia este padre que ya no decide la educación ni los valores que recibirá su hijo porque la autoridad la tiene la madre y porque la ley señala que así sea.

¿Dónde queda el discurso de igualdad y equidad de género?

¿Será la forma? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.16)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyDebo confesar que además de preocupación, el mensaje en contra del género masculino que se amplifica cada vez con mayor fuerza desde las páginas y muros de los colectivos feministas, me provoca una profunda angustia.

Es cierto. No hay día en que los medios de comunicación informen sobre niñas, adolescentes y mujeres adultas víctimas de violencia machista; las violaciones, incluso a infantes, son noticia diaria; los feminicidios también ocupan un espacio cotidiano en la agenda periodística. Esta realidad que golpea el alma, es inocultable y debe ser expuesta como un problema social público; ya no se trata pues de casos aislados protagonizados por individuos con alguna patología clínica extraordinaria; la recurrencia de los hechos hace pensar que estamos ante un fenómeno acaso “común”, “normal”, “familiar”.  La violencia de género en Bolivia es más que delicada y merece la atención de las instituciones del Estado. Seguir leyendo “¿Será la forma? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.16)”

Me alegra la paternidad de AGL

Nuestra miseria humana no nos dejará…y no nos está dejando, señoras y señores (para ser equilibrados en género, dicen) ser mejores.

Si hay algo que amerita un nunca jamás, es la idea de que pueda convertirme al masismo; sí, jamás seré masista; me duelen sus muertos, me duelen sus broncas, sus profundos rencores y traumas sociales, sus mentiras, sus falsedades, me duele su esencia y sus formas…me duele hasta el nombre. Pero eso lo dejamos para el plano político; por lo demás me alegro profundamente que Evo haya recuperado la voz aunque sea para hacer daño y hablar huevada y media, y me alegra el nacimiento de Alba. Me alegra muchísimo.

Puse un comentario en el feis manifestando mi alegría por la paternidad del Vice; la gente no me creyó.  Y yo les digo que me crean nomás porque sinceramente me alegro. ¿Cómo no alegrarme por el hijo de alguien? Por Dios, ¿qué nos ha pasado bolivianos? ¿Y así creemos que nos merecemos algo mejor? Neeee…..nos merecemos lo que tenemos.

Sigamos viviendo en el insulto, en la prepotencia, en la banalidad de la corbata, sigamos en esa mierda que nos vienen enseñando hace 11 años…a ser vengativos, egoístas, miserablitos como esos politiqueros de quinta, sin propuesta pero con mucho odio, odio a todo, a todos.

¿Exigimos cambio? Con qué moral  si somos demasiado iguales.

No pienso, no pienso ser igual. Puedo disentir totalmente con lo que nuestros gobernantes hacen; pero haré todo lo posible para no contaminar mi alma por simples diferencias de “credo”, de lo contrario no tendría moral para reclamarles a ellos que sean mejores que yo.

Qué bueno que Evo esté sano; qué alegría que el Vice sea papá. Hermoso por ellos y por sus seres queridos. Siento lo mismo que sentí cuando Evo se convirtió en Presidente, y cuando el Vice se casó…qué “huevada”, así soy yo. Hasta me dio pena ver cuando Evo se despedía de su gabinete rumbo a Cuba, sin alguien cercano que acompañe al hombre. Aclaro, no es ironía, sarcasmo, ni otra figura. Lo digo con el corazón en la mano.

El domingo fue Pascua y hoy hemos vuelto a ser unos putos miserables…por eso no hay que ir a la misa, ni en Semana Santa porque hay casos que ni bebiendo agua bendita 24/7 pueden tener una actitud humana.

Señores míos, que la política no nos contamine el cucharón, ese con el que nos servimos vida, ese con el que pretendemos alimentar a nuestros hijitos para que sean hombres de bien.

Jamás seré masista, ¿pero no alegrarme por el otro? ¡Por piedad! Líbrame de aquello. Finalmente, cada quien rendirá cuentas en las alturas; yo soy una simple mortal que trabaja cada día por tratar de ser mejor persona.

Yo no puedo ser igual al que me insulta por pensar diferente; a ese que le dio la puta gana de decirme lo que se le antojó cuando escribí lo que pensé y sentí. No puedo ser igual al que me amenazó con mis hijos, no puedo ser igual al que me exigió ver mi culo blanco simplemente porque no acabó de leer una columna mía o no quiso entenderla, no puedo ser igual al que me dijo subhumana porque critiqué la política del gobierno. No. No puedo ser igual. Esas son diferencias políticas…bienvenidas, pero tienen su límite, y su límite es el respeto, la tolerancia y el amor.

El aborto, un debate machista y egoísta (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.14)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyNo es extraño que las diferentes reflexiones sobre el aborto dejen sola a la mujer; la mujer sola con su cuerpo, su salud, su vida y su decisión. El debate excluye al varón protagonista y responsable de ese embarazo; excluye al médico que en un cuartucho y por unos pesos le práctica el aborto; excluye a la familia que, muy extrañada y abatida, le niega apoyo; excluye a la Iglesia cuyos sermones satanizan su sexualidad; excluye a la escuela conservadora y obsoleta que le niega educación sexual; excluye al sistema de salud incapaz de practicar una medicina preventiva; excluye a la amistad que se hace a la desentendida; y excluye a la sociedad que con todos sus prejuicios castiga a esa mujer.

Quienes debaten el aborto, unos a favor y otros en contra, asumen esta práctica como un asunto que solo incumbe a la mujer; a esa mujer que -muy dueña de su cuerpo y sus decisiones- está absolutamente sola.

El debate del aborto es, contradictoriamente a lo que se “vende”, machista y propio de un sistema patriarcal que invisibiliza la figura del varón y de toda institucionalidad. A ambos, los aparta de cualquier responsabilidad y los libera de toda culpa. Seguir leyendo “El aborto, un debate machista y egoísta (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.14)”

Día del Niño…

12 de abril, hoy en Bolivia se celebra y festeja el Día del Niño.

El ingreso a los parques es gratuito, los programas de televisión hacen espectáculos y actividades especiales para los niños, las heladerías están a tope, en las unidades educativas hay grandes festejos y en las redes sociales los mensajes de felicitación no se detienen. Un día hermoso sin duda para mimar a nuestros pequeños.

Sin embargo por mucho que me esfuerzo por evadir la tristeza y fatalidad que significa la vida para millones de niños bolivianos, no puedo; no puedo dejar de pensar en que todos los días en este país se abusa de ellos. Se los toquetea, se los viola, se los mata; se los pega, se los quema, se los patea, se los castiga, se los grita, se los abandona y se los expulsa del “hogar”.

Todos los días, pero todos los días, hay noticias que dan cuenta de niños violados por sus padres, tíos, primos, abuelos o vecinos. Pero hoy es el Día del Niño y debemos ser tiernos y amnésicos….así lo señala el calendario y la maldita hipocresía en la que vivimos.

No puedo dejar de pensar en las decenas de niños que en muchas esquinas de mi ciudad, piden dinero para comprarse un pan y un frasco de clefa para drogarse…pero vaya, son ilusiones, hoy es el Día del Niño, también de ese niño castigado por niño y peleado con la parte bonita de la vida. Hoy debemos mandar muchos mensajes de felicitación; sí, nos tomamos una pausa y dejamos de pensar en lo cruel que es el mundo mayor con los niños.

No puedo dejar de pensar en la ley que se discute hoy en Bolivia, la ley del aborto que amplía a 9 (nueve) las “razones” para poder abortar…abortar a esos niños que un día como hoy nos llenan la boca de felicitaciones, tortas y helados y que para ciertos grupos de defensores de la vida de la mujer, no son más que células en reproducción. Son tonteras, hoy es el Día del Niño, un día tierno y feliz. Mañana nomás hablemos del aborto, del abandono, del abuso, del sexo con niños, del trabajo infantil, de lo poco o nada que hace el Estado para parar con esta bestialidad…mañana ¿ya?

Hoy no, hoy es el Día del Niño. Un día feliz.

“Mi angelito nos abre las puertas”

El papá está viviendo hace dos semanas en Chile; se fue con la esperanza de poder darle una segunda oportunidad de vida a su pequeño hijo. La mamá está a mi lado  con la esperanza de que estas líneas puedan ayudar a que su hijo viva. Ambos padres se han propuesto el trasplante para Arturito.

IMG-20170327-WA0000.jpgLo que les voy a contar es la historia de una familia cochabambina cuya lucha comienza hace poco más de dos años cuando se enteran que el bebé que esperan nacerá con algunos problemas en los riñones. La ecografía ya advertía algo raro: “el niño tiene un tumor en uno de los riñones”, anunciaba el médico.

El 8 de diciembre de 2014 nace Arturito. Lo someten a revisión médica y descubren que el tumor en el riñón era en realidad uno de los riñones. Y es que el feto se había formado con un problema en el sistema urinario que impidió durante los meses de gestación que pueda eliminar de forma adecuada su orina atrofiando uno de los riñones y disminuyendo en más del 90% la función del otro. Seguir leyendo ““Mi angelito nos abre las puertas””

Día del Peatón y la Bicicleta (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.13)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas Photography¡Primer Día del Peatón y la Bicicleta del año! Los chicos preparan sus bicis, el esposo desempolva los tenis y yo alisto las gorras y el bloqueador.  Será un día para caminar, consumir, divertirse, pedalear y volver cansados a casa; como debe ser, como se espera que sea, como ha sido planificado.

Hoy, como dicen los periodistas “la familia cochabambina se volcará a las calles a compartir con sus seres queridos y amigos”. Todo será diversión, claro, ¡es el Día del Peatón y la Bicicleta!

A las 16:00 tendremos una ciudad llena de basura resultado de una jornada dedicada al consumo y a la excitación que produce comprar, comer y beber. Los hospitales, clínicas y centros de salud habrán tenido un movimiento poco habitual pero característico de esta fecha; y mañana lunes, las noticias darán cuenta de varias decenas de incidentes, accidentes y alguna tragedia como consecuencia de la irresponsabilidad del peatón que no supo disfrutar ni consumir de forma adecuada durante su día y el de su bicicleta. Seguir leyendo “Día del Peatón y la Bicicleta (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.13)”

Las Ministras del celular y nuestras miserias

la-lengua.jpg

Era lo que estábamos necesitando muchos bolivianos este fin de semana, un motivo –el ideal- para expresar el desprecio que sentimos hacia las mujeres con poder.

Gracias a todas las religiones y todos los santos por esa foto, la de las cuatro Ministras atentas a sus celulares, nos diste EL motivo para desquitarnos de todas nuestras penas, rabietas y frustraciones. Nos diste EL motivo para ser valientes, bien machos y con los pantalones y las faldas en su lugar.

Les han dicho de todo: tontas, burras, huecas, mujeres del rey de la coca, locas, sinvergüenzas, ignorantes, irrespetuosas….y un largo rosario de calificativos. Es que la foto es perfecta para descargar en estas mujeres todos nuestros traumas machistas, tan propios de un sistema patriarcal que felicita al hombre por llevar un pene entre las piernas y culpa a la mujer por tener una vagina. Un sistema en el que solo necesitas una vagina para que te llamen puta, loca, ignorante, subhumana, tarada, mal vestida,  impertinente, hipócrita, floja…. para que te maten moral o físicamente.

¿Que lo que hicieron las Ministras se vio mal y feo? Nadie lo discute, sí. Horrible, triste, penoso…pero de ahí a llamarlas con todos esos nombres que les pusieron en menos de 24 horas, es un exceso y una falta de respeto hacia ellas como personas….ohhhh, ¿habían sido personas? ¿Es que nadie piensa que antes de ser Ministras, ellas son madres, hijas, esposas, hermanas?

A ninguno de nosotros, los que hemos comentado la foto, nos consta lo que estaba ocurriendo ese preciso momento, y sin saberlo todos suponen que en vez de estar atentas al desfile como buenas patriotas, ellas miraban sus celulares cuando es probable que el desfile no haya comenzado aún, o que se haya producido un bache como suele suceder en cualquier desfile cívico, entrada folklórica o corso;  ¿y por qué no pensar que estaban dando instrucciones a sus subalternos considerando que ocupan cargos de poder? Nooo,  eso imposible. Las Ministras estaban chateando con sus enamorados, sus amantes, sus putos, y hasta con el Presidente que también es su amante!!! Estaban en el feis (como todos nosotros  todo el tiempo), estaban en el wp, estaban hueveando y faltando el respeto a todos los bolivianos…porque son mujeres con poder y no nos lo bancamos.

Si no nos gusta el régimen, si no soportamos la cara de Evo, si no vemos la hora para que este gobierno se vaya, es problema de cada uno, pero no usemos la condición de género de las autoridades para aprovecharnos políticamente.

¡Pobre Bolivia! Sumida no solo en desfiles pelotudos y en creencias más pelotudas aún, sino, asfixiada y ahogada en un machismo que mata. En una pobreza intelectual y espiritual que le arrebata la dignidad a cualquiera…sobre todo si es mujer.

Pobre Bolivia, la de la doble moral. Cuando muchos detestamos los desfiles porque generan trancadera, porque dejan basura en la puerta de nuestras casas, porque son un saludo a la bandera, porque nos hacen perder plata y tiempo, porque ya nadie los aguanta; cuando este año -como ningún otro- se han visto expresiones de crítica a las celebraciones (¿?) del 23 de marzo, cuando algunitos nos damos cuenta que el tema es usado para beneficiar la imagen del Presidente y para tapar sus debilidades….nos venimos a hacer a los muy patriotas criticando el despiste colectivo de las Ministras, que además de amantes de toda la bancada del MAS y de la oposición, habían sido la cosa más antiboliviana que hay.

Y para que se termine de entender mi postura, ninguna de las críticas a la foto de Leyes (con los ojos cerrados) y Canelas (mirando el reloj) mientras asistían al desfile cívico por el día del mar, han pasado por su condición de género, a nadie se le ha ocurrido decir que Leyes se estaba durmiendo porque venía de una noche de fuego con la amante, y que Canelas estaba apuradito porque tenía una cita con la novia, no ve? Es que mientras más putos, más hombres y mejor presentados están.

Esas son las diferencias notorias cuando se vive en un país como el nuestro.

¡Dejemos de ser miserables!

Carta a mis tres hijos hombres

“La Bolivia que hoy intenta despenalizar el aborto demuestra su machismo hablando de él solo desde la mujer, asumiendo que este es un tema que únicamente le incumbe a ella. Tengo tres hijos hombres y el aborto también es nuestro problema”

20151231_133342Queridos hijos, les escribo estas letras para decirles que pese a todo y a todos, nos mantenemos firmes en aquello que siempre les enseñamos. Si bien en casa no hemos hablado lo suficiente de sexo y sexualidad porque tanto su papá como yo heredamos algunas taras y vergüenzas,  sí les dijimos que si embarazaban a su enamorada debían asumir las consecuencias de ello.  De esa forma, saben muy bien que como padres no apoyaríamos que se hagan a los pelotudos, tampoco compraríamos pasajitos para hacerlos desaparecer ni financiaríamos un aborto; saben que deben asumir -a lo mero macho- las consecuencias de sus actos; hablo de asumir su paternidad.

Ustedes saben que hoy muchas situaciones se han convertido en una especie de cosa descartable y una de ellas es el embarazo, así como las parejas se embarazan igual se desembarazan y hoy el gobierno de Evo Morales -ese que dice que respeta la vida- está a punto de despenalizar el aborto. Pero quiero recordarles una vez más que si ustedes meten la pata tendrán que asumir su responsabilidad porque por muy legal que sea, en mi casa no voy a permitir un aborto. Seguir leyendo “Carta a mis tres hijos hombres”

Justicia, bebedora de sangre

“Defensoría y Fiscalía minimizaron el hecho”, afirma el periodista de ATB que da cuenta de un intento de rapto de dos niños ocurrido en Cochabamba; los padres al conocer lo que les había pasado a sus dos hijos, sentaron denuncia a las instancias encargadas de tomar el caso e investigarlo para hacer justicia, éstas, lo que hicieron fue minimizar el hecho porque resulta que no había evidencias de daño físico. Según el medio, la Fiscal dijo que los niños no presentaban señales de violencia física.

El intento de secuestro había sucedido en la puerta del colegio de los hermanitos, varias personas presenciaron el forcejeo del taxista y los niños que no se dejaron convencer ni llevar. El testimonio de los chicos es contundente así como el de los testigos, pero no, la “justicia” dice que no hay daños físicos y no hay motivo para actuar. ¿Qué tal?

O sea que la próxima vez que seamos objeto de maltrato o de intento de, por favor, pidamos al agresor que nos saque la mierda más para que, de ese modo, existan pruebas de hecho y, entonces, a ver si los capos de los administradores de esa cosa que llaman justicia, intervienen.

El presentador de ATB dijo que en la Defensoría de la Niñez  habían reaccionado ante la denuncia solo cuando vieron que los padres estaban acompañados del canal de televisión; ¿o sea que acá debe existir prensa de por medio para que las instancias cumplan con su labor? Por otro lado, nos están diciendo que necesariamente debe haber sangre, moretones, quemaduras, fracturas, vaginas y anos violados y/o muerte de las víctimas para que recién amerite justicia? Vaya, ¿en qué selva estamos?

Esto me recuerda a lo que una fiscal le dijo a una amiga cuando ésta denunció que su hija había sido objeto de maltrato por parte del patán del enamorado: la fiscal, después de llevar un tiempo en la causa, citó a la madre de la víctima para decirle “qué siempre le ha hecho el muchacho a su hija, desista del caso, señora”. La niña había recibido la censura de todo el mundo (su mundo y el que ella no conocía), tuvo que asistir a apoyo psicológico y un largo etcétera de ayuda de parte de su familia por el daño psicológico pero sobre todo civil que le había ocasionado el feto de mierda. Pero aun así la fiscal, como no había sangre de por medio, se atrevió a dudar y sugerir que acá no había pasado nada.

¿Es que acaso debe haber sangre para que la justicia actúe? Parece que sí. ¿Debe haber varios días de impedimento para que intervenga, debe haber lesiones graves, debe haber muerte?  Jodido, ¿no?

Por estos casos es que me preocupa que tan libremente se usen etiquetas y calificativos: “es que las mujeres son bipolares”, “es que somos locas y ni nosotras nos respetemos”, “es que son histéricas”, “está pues con su luna”….estas etiquetas joden y joden harto porque son el anuncio  de un puñetito, una jaloneadita de mechas, un empujoncito, una patadita, una violación, o una feminicidio.

La violencia psicológica no es un hecho menor y tampoco se puede juguetear con ella porque luego no faltan abogados, fiscales, jueces, y los mismos agresores “inocentes” que creen que aquí no pasa nada.