¿Quién será el valiente merecedor? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.24)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyLula da Silva ha anunciado su candidatura a las elecciones de 2018 en el Brasil; Cristina Fernández de Argentina anda en lo mismo; en el Perú los Fujimori continúan en el poder, pese a todo; En Chile, Sebastián Piñera es elegido como candidato de la UDI para las siguientes justas electorales; en Cuba ni qué decir, y en Bolivia, don Evo ni siquiera piensa en la posibilidad de irse. ¡Qué crisis!

Y qué crisis total y absoluta considerando que los nombrados no fueron ni son ningunas moneditas de oro; la mayoría ha tenido que dejar el poder en medio de mega escándalos de corrupción y con cifras de popularidad que apenas se dejan arrastrar por el suelo; pero aun así, muy a pesar de ello, ahí se los ve, al ataque “egein”. Seguir leyendo “¿Quién será el valiente merecedor? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.24)”

Anuncios

Había una vez (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.22)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyHabía una vez en un país muy cercano, un Presidente -cuyo gobierno se hacía llamar algo así como del siglo XXI- que durante diez años consecutivos se encargó de tener dominio sobre todos los poderes del Estado. Dicen que dijo públicamente que deseaba “meter las manos en el sistema judicial para que de esa forma fuera eficiente” y lo hizo, no más eficiente, sino metió las manos para moldear cada juicio a conveniencia de sus propios apetitos.

En el pueblo cuentan que este Presidente era temido porque había logrado ganarse el cariño de procuradores, fiscales, jueces, abogados y ujieres  y junto a ellos había hecho de la ley, el terror de todos, indígenas, campesinos, trabajadores, incluso, cuerpos colegiados de profesionales; sí, todos ellos, por separado o en tropa eran amenazados, amedrentados, perseguidos, detenidos y sentenciados por el órgano judicial diseñado a medida de los intereses de ese malo señor Presidente. Seguir leyendo “Había una vez (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.22)”

Bailando por un sueño…despacito (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.21)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyEl domingo, cuando esta columna se publique, ya habré llegado a la que considero mi tierra, mi hogar. Mientras tanto, desde el comedor de un hotel en la mitad del mundo, permítanme compartirles lo que voy metiendo en la maleta en forma de testimonios, historias y experiencias que remecen el alma, la mía y la de miles de indígenas cuya lucha hoy es más dura de la que enfrentaron en la colonia; a aquello que se registra en los libros de historia se suma otra lucha aún más dura: el mestizaje que tiene rostro de complejo, de racismo, de discriminación, de “desarrollo”, de oportunismo y conveniencia, y de un individualismo que excluye, que invisibiliza y desconoce al otro.

Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia se parecen demasiado. Los cuatro países se muestran y se venden al mundo como reservorios de una diversidad cultural muy útil al turismo, de un folklore afortunado y de una identidad segura y orgullosa de sí misma; con gobiernos progresistas ocupados en el bienestar de sus pueblos y respetuosos de sus ancestros.

Desde el fondo del bolso de la realidad, los dueños originarios de estos territorios -los pueblos indígenas- no son más que minorías en proceso de extinción; minorías que importan poco o nada a una mayoría que por su cuenta, también lleva su propia lucha, nunca comparada con la de estas agrupaciones que siguen excluidas excepto para la foto o para el afiche de alguna secretaría de turismo.

Se habla de procesos de inclusión, de convenios internacionales, de constituciones y de leyes que favorecen a los grupos étnicos; se habla demasiado bien de los avances que se habrían registrado durante los últimos treinta años en favor de la diversidad cultural. El discurso, esta vez ha intentado superar la realidad, pero ésta, suele ser la única verdad que perdura y lo que perdura es la impostura y en algunos casos el terror.

Mientras escribo esta columna, en el Ecuador, por ejemplo, el movimiento indígena apela al gobierno de Lenin Moreno en busca de amnistías e indultos para sus más de 170 procesados y 700 perseguidos, todos indígenas cuyo delito habría sido salir a las calles a protestar por la defensa de sus tierras y territorios. En este país, el Correísmo se ha encargado de criminalizar la protesta social y el blanco principal ha sido el indígena que se ha tenido que enfrentar como hace 500 años, al colono que esta vez invade sus tierras a punta de bala y en nombre de un modelo económico extractivista. El Estado Plurinacional no ha servido más que para gastar miles de dólares en papelería membretada.

En el Perú hay una sola congresista que se auto identifica como indígena. Es mujer y se llama Tania Pariona. Sendero Luminoso y acciones como la esterilización forzada aplicada por el gobierno de Fujimori a aproximadamente 200 mil mujeres indígenas para que “no se reproduzcan más terroristas”, ha provocado  una “suerte” de negación étnica, pocos “quieren” ser indígenas porque el miedo aún está presente.

En Colombia, el medio siglo de guerrilla, se ha encargado de estigmatizar a indígenas y afros a quienes se utilizó de diversas formas. Hoy, su presencia en esferas de poder es poco significativa.

En Bolivia se tiene un gobierno indígena con una gran representación parlamentaria; el reconocimiento de un Estado Plurinacional aparentemente marca la diferencia en relación a sus vecinos; sin embargo, hechos como el de Chaparina, el FONDIOC y las concesiones a transnacionales no hacen otra cosa que poner en entredicho el esfuerzo discursivo.

El extractivismo, la corrupción, el autoritarismo y totalitarismo de algunos gobiernos son el terror del siglo XXI. Mientras esta es la realidad, los medios de comunicación hacen de tontos útiles y nos invitan a bailar por un sueño…y despacito nos mantienen en el extravío.

La cara más fea del régimen (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.14)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyEsta semana, con un descuido de principiantes, el gobierno boliviano mostró su verdadera cara.

El apoyo incondicional a la bochornosa  ruptura del orden constitucional en Venezuela, los aires de magnífico todoterreno que se dio el boliviano Diego Pary ante el pleno del Consejo Permanente de la OEA, y el rápido y furioso encarcelamiento de dos ciudadanos (jóvenes masistas, entiendo) por haber publicado un pasquín digital que denuncia hechos de corrupción al interior del Ministerio de Gobierno, ha exhibido la cara más fea del régimen de Evo Morales.

Hablando de caras feas, esta semana también se ha cuestionado la belleza de ciertas candidatas cochabambinas al Miss Bolivia y se ha convenido -muy salomónica, buenita e hipócritamente- que la belleza es subjetiva; el debate ha superado -de lejos- la Teoría Estética de Theodor Adorno. Seguir leyendo “La cara más fea del régimen (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.14)”

El institucionalizado desapego a la norma (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.2017.10)

apego1En Bolivia el desapego a la norma está institucionalizado, es mas, ha pasado a formar parte de nuestro acervo cultural, y es moneda corriente en las transacciones entre políticos y electores.  El mal no respeta niveles, categorías ni jerarquías. De muestra basta un botón dicen, pero en el país tenemos un bazar abarrotado: desde los esfuerzos bochornosos para cambiar la Constitución Política del Estado para favorecer a un partido político, pasando por las recurrentes ampliaciones de plazo para el cumplimiento de deberes ciudadanos, hasta el hecho de llegar a deshora a una defensa de Tesis, a una cita médica o a un cumpleaños infantil.

Otro año más que se amplía el plazo para realizar la Inspección Técnica Vehicular, y claro, como todos sabemos que la ampliación será un hecho, decidimos no hacerlo dentro de la (primera) fecha, pero como somos permisivos, cómplices e hipócritas, los medios de comunicación y sus audiencias se sorprenden al evidenciar que los puestos destinados para dicha inspección están con tan escasa asistencia. Seguir leyendo “El institucionalizado desapego a la norma (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.2017.10)”

Crónica de verdades y mentiras (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2017.9)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyLa denuncia que hizo Carlos Valverde de tráfico de influencias a partir de la relación Evo–CAMCE–Gabriela Zapata e hijo, coadyuvó a consolidar el rechazo a los afanes de don Evo Morales, Álvaro García Linera y el MAS de extenderse en el poder.  El Vicepresidente tiene toda la razón cuando asegura que el 21F fue un error de cálculo político. Nada más cierto.

Las cifras que arrojaban las encuestas sumadas al impacto de la denuncia de Valverde, movilizaron al gobierno que comenzó a desvariar entre afirmaciones y negaciones escribiendo un guión contradictorio, sin ritmo ni secuencia, y misógino además de sabroso. El argumento del tráfico de influencias, una pareja y un hijo parecía potable, pero sin duda, lo fueron más las reacciones equivocadas del Presidente y de sus voceros confundidos que no daban pie con bola.

El resultado del Referéndum acabó por descolocar al gobierno, seguro hasta lo avergonzó. Era momento de construir un justificativo y de demostrar que había culpables. Las redes sociales fueron el primer blanco de ataque; incluso desde el liderazgo cocalero surgió un proyecto para prohibir su uso en Bolivia, desde el Ministerio de Educación y de Comunicación se escucharon propuestas para normarlo y así, la estructura de poder concentró su discurso en las redes sociales; cero autocrítica.

Lo único que había quedado claro es que Evo y Álvaro no podían volver a postularse por decisión de la mayoría de los bolivianos. El gobierno comenzó a construir una estrategia para recuperar lo perdido: poder e imagen, pero sobre todo credibilidad, entonces creó el discurso de la mentira empleando el mismo argumento que supuestamente le había dañado: Zapata y el hijo, aquel argumento “potente” -convertido en mentira- sería usado para insistir en el  intento.

Según el gobierno, atribuirle el triunfo del NO a una mentira es efectivo y más efectivo aún si la mentirosa es Gabriela Zapata financiada por la oposición. ¿Por qué? porque una mujer con su currículo vitae y en un país misógino, patriarcal y machista, se visibiliza como la coartada perfecta, la presa fácil, la indicada para taparlo todo: falta de transparencia en el manejo de la cosa pública, aumento del narcotráfico, inseguridad ciudadana, deficiencias en educación y salud, y una ley que no hace justicia.

El gobierno supuso que si la relación Evo-Zapata e hijo fue efectiva en las urnas, entonces también lo sería para sustentar una mentira. Así, el NO es producto de una mentira y la mentira se decanta en Gabriela Zapata e hijo. O lo que es lo mismo, ambos representan la mentira pero además se constituyen en el argumento perfecto para encubrir el verdadero NO, aquel que don Evo jamás estará dispuesto a admitir.

He escuchado a mucha gente decir que siente que el gobierno subestima su capacidad intelectual, que es tratada como si fuera ingenua, tonta, ¿los bolivianos nos merecemos esto?

Pues bien, es momento de dejar el maltrato a un lado. Don Evo, ubíquese donde corresponde y asuma responsabilidades. Todo indica que va a ser más provechoso para usted, su entorno y lógicamente para el país que trabaje en dar mayores certezas y luces de solvencia pues sus fuerzas ya no resistirán otro error más, de esos que intentan subestimar el voto inteligente, de esos que le hacen creer que está tratando con “caídos del catre”, de esos que pretenden manipular una opinión pública informada, crítica y sin miedo.

Es momento de ponerle alto a la cacería de disimulos, pretextos y culpables, don Evo. Comience a dar explicaciones sobre las denuncias de corrupción en contra de su gobierno, reviva al Órgano Judicial, diversifique la matriz productiva, revise su Ley de Educación, modernice el sistema de salud, regule la producción de coca, controle el narcotráfico y sobre todo, cumpla su Constitución Política del Estado y váyase el 2019….con la frente en alto.

El discurso del versus (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2017.6)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas Photography“Contra” es la traducción del término latín “versus”. Y hoy, en esta columna de domingo me detengo en el uso de la comunicación política del  versus (vs.).

En ese defecto de asumir posturas maniqueas que insisten en tomar la vida desde los extremos opuestos, el vs. se hace una abreviatura necesaria: así es que las cosas no solo parecen feas o bonitas sino que empeoramos la relación confrontándolas. Superamos al propio maniqueísmo no solo con la intención de comparar, sino de confrontar.

¿A qué santo me detengo en esta reflexión? Al santo de lo inconcebible, del hastío y el empute, y al santo de la profunda preocupación. Resulta que si hay algo que los bolivianos hemos aprendido es a emplear el vs. en nuestro razonamiento diario. No solo que no hay términos medios, sino que los extremos están confrontados y somos, muchas veces, incapaces de ver los grises, las medias verdades y los medias formas; sentimos cierto placer al confrontar los blancos con los negros, lo cierto con lo falso, lo curvo con lo lineal; algo así como “o están con nosotros o están a favor del terrorismo”, frase célebre para llorar y repudiar el ataque del 11 de septiembre. Seguir leyendo “El discurso del versus (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2017.6)”

Don Evo (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2017(5)

6a00d8341bfb1653ef01a73dbb4a78970dLe voy a contar que la otra mañana mientras usted emitía su informe de gestión, en el mercado Taquiña (Cochabamba) una señora preguntaba por “bananas de exportación” argumentando que “duran más”. No las consiguió y se tuvo que conformar con los ejemplares normalitos que la mayoría de los mortales bolivianos consume. Escuchar esto don Evo, duele. Somos un país exportador de banana y sin embargo accedemos a la producción de menor calidad, aquellos ejemplares de segunda o tercera, incluso: Chiquitos y manchaditos porque los de “exportación” son para economías más convenientes. Puta globalización ¿no?

Duele tanto como escuchar a la flamante Ministra de Comunicación Gisela López decir que su “norte será la agenda 2025” y con ello constatar que el presente, aún no resuelto, no es prioridad y que la apuesta es más bien por el futuro de un partido político que ya debió (dignamente) retirarse. Seguir leyendo “Don Evo (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2017(5)”

La Ministra de Comunicación hace lo que debe hacer (SÍSTOLE & DIÁSTOLES, OH, LT, 2016)

nmMás allá de su polémico sombrero y de su intento de rehuir a los bolivianos a quienes sin duda, Marianela Paco, debe explicaciones sobre la “inversión” económica en medios de comunicación masivos (incluidas las redes sociales), llama la atención lo que hace y deja de hacer como Ministra de Comunicación.

Revisando las atribuciones de la Ministra (Art. 4 del Decreto Supremo N0. 793 de creación del Ministerio de Comunicación) no queda más que justificarla. Sí, la autoridad no tiene la culpa, hace lo que manda hacer: Propaganda para el gobierno.

¿Gobierno? ¿Es que acaso no nos convirtieron en Estado? Sí, ¿y? A pesar de ello -insisto- el laburo de la Ministra consiste en promocionar y favorecer al gobierno. Seguir leyendo “La Ministra de Comunicación hace lo que debe hacer (SÍSTOLE & DIÁSTOLES, OH, LT, 2016)”

¿Qué parte no entienden? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, Revista OH, LT. 2016)

vicepresidente-Alvaro-Garcia-Linera_LRZIMA20150903_0052_3Silbatina y media recibió el Vicepresidente García Linera hace pocos días en uno de los festejos a la virgen de Urkupiña. No fue montaje de audio ni de imagen, no se sacó nada de contexto, no hubo mano negra de por medio y a los del imperio ni se les ocurriría pasar por ahí.

¿Qué sucedió? Sin duda lo que pasó fue algo muy lógico y es que el pueblo presente no quiere al señor Vicepresidente…o al menos no lo quiere ahí porque -entre otras razones- sabe que la autoridad es atea. Bueno, seguro hay muchos ateos y/o no creyentes de vírgenes que de todos modos van a lucir su figura a esos lugares tan propicios para dejarse amar o…silbar. El hecho, más que revelador, da cuenta de algo que ya se sabe pero que estos señores que administran el poder no quieren entender, habrá que preguntarles ¿qué parte no entienden?

Es que el gobierno está haciendo muy poco para reconquistar al pueblo que el 21 de febrero decidió tomar conciencia porque guste o no, con Zapata o sin Zapata, con redes sociales o sin ellas, el pueblo boliviano así lo decidió; la silbatina propinada a García Linera es consecuencia de…y no es gratuita. Seguir leyendo “¿Qué parte no entienden? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, Revista OH, LT. 2016)”

El tamaño sí importa (Sístole & Diástole, OH, Los Tiempos, 2016)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyPara Presidente, Gobernadores, Alcaldes y Concejales el tamaño sí importa.

De un tiempo a esta parte, las autoridades bolivianas apuestan por el tamaño de las obras. Están convencidas de que al pueblo se lo conquista con cosas grandes, largas, altas, robustas y costosas. Así, no es extraño que –al más puro estilo de El Principito y su crítica al “complejo numérico” del adulto- estos tíos de la patria ofrezcan a los bolivianos el teleférico más largo del mundo, el estadio más inteligente de Sudamérica, la virgen más alta de la región, el proyecto hidroeléctrico más dañino del continente, el tren más útil de América, el satélite más caro del planeta.

No es un complejo exclusivo de los hombres del MAS, lo es del político boliviano en general: oficialistas y opositores comparten la carpa y participan del espectáculo de quién ofrece la cosa más grosera aunque ésta sea eso, insulto y exceso; es mas, el requisito -al parecer- es ese. Debe tratarse de un exceso porque mientras más polémica, dinero y tiempo demande, el ofrecimiento lucirá mejor. Acá no importa si es de utilidad, si se hizo un estudio de factibilidad, si se licitó, o si es una prioridad; se le mete nomás sin importar el precio, el cómo, el por qué y tampoco el para qué. Seguir leyendo “El tamaño sí importa (Sístole & Diástole, OH, Los Tiempos, 2016)”

Hasta cuándo, señor Presidente (Revista OH, LT. 2016)

569409f85d981.r_1452543593374.0-47-900-513

El Presidente ha anunciado la creación de una escuela antiimperialista para las Fuerzas Armadas donde -a través de la revisión de la historia- se evidencie el “sometimiento de los pueblos latinoamericanos”. ¿Hasta cuándo vamos a soportar discursos trasnochados e inútiles?

Hoy el mundo anuncia otro tipo de noticias y claro, me da pena que en Bolivia aún se insista en abusar de las posturas ideológicas de lamento so pretexto de justificar taras que no solo somos incapaces de superar, sino que al no hacerlo, nos mantienen mental y físicamente esclavos del pasado. ¿Hasta cuándo nos vamos a chicotear con nuestra historia? ¿Hasta cuándo vamos a arrastrar ese síndrome colonialista que nos hace introvertidos, temerosos y estira manos? ¿Hasta cuándo nos vamos a lamentar no poder SER por ese pasado colonialista?

Ya está bueno. Sería pertinente que en vez de andar anunciando escuelas antiimperialistas para las Fuerzas Armadas en nombre de la identidad boliviana, se cuestione la necesidad de seguir manteniendo a una institución militar parásita de un Estado proveedor y comprador porque, además, si hay una institución imperialista, esa es precisamente la castrense. Seguir leyendo “Hasta cuándo, señor Presidente (Revista OH, LT. 2016)”