Conclusiones indisciplinadas del Referéndum (Los Tiempos, 2016)

56c7c4ac9c261

No me extraña que el resultado del Referéndum para el Movimiento al Socialismo haya tenido como conclusión fundamental un proyecto de ley que intente regular las redes sociales a propósito de la “guerra sucia” desplegada en ellas que, de acuerdo a la lectura del gobierno, promovió el triunfo del NO. A ello, se suman -en palabras del propio Presidente Evo- los periodistas indisciplinados, los medios de comunicación de “derecha” y las empresas encuestadoras que se adelantaron a los hechos.

Y digo que no me parece extraordinaria la síntesis porque –ya lo manifesté en una columna anterior- el nivel de argumentos y debate de las campañas tanto de la oposición (como si fuera una sola) como del oficialismo (que sí es uno solo) ha dejado mucho que desear.

Evo culpa al Facebook, sin embargo, si el Referéndum lo habría ganado el SI ¿las redes sociales serían el “basurero” que son? ¿Si el resultado habría favorecido a Evo ¿las redes sociales estarían hoy en el ojo de la tormenta siendo defenestradas por nada menos que los dirigentes cocaleros quienes impulsan una ley para regularlas? Si las redes sociales son el demonio ¿por qué fueron utilizadas por el propio gobierno y sus jefes de campaña que posteaban y tuiteaban todo el tiempo? ¿Es que lo que ellos subieron a las redes fue digno y lo que subió la oposición no? El gobierno quiere controlar lo que se constituye una amenaza a sus intereses. Seguir leyendo “Conclusiones indisciplinadas del Referéndum (Los Tiempos, 2016)”

Anuncios

La gran joda democrática (Los Tiempos, 2016)

que-es-democracia

Trataré de ser lo menos subjetiva posible, y haré mi mejor esfuerzo para no caerme de la cuerda de la imparcialidad. Difícil de creer en estos tiempos en los que los llamados a actuar como perfectos equilibristas se han convertido en clarividentes, magos, detectives, acusadores, jueces, inventores, creativos…payasos.

Va a ser realmente necesario, importante y útil que desde el lunes, los docentes de las carreras de Comunicación Social y Periodismo se tomen su tiempo para introducir en sus planes de clase, ejemplos de lo ocurrido con el fenómeno comunicacional del Referéndum.

La fiesta democrática (como los periodistas suelen llamar a cualquier proceso  electoral) del Referéndum, se ha convertido en términos comunicacionales, en una joda de proporciones mayúsculas donde ha habido exceso de bebida, música ensordecedora, algunos coletes, varios ebrios descontrolados y muchos sobrios peligrosos y malintencionados. Seguir leyendo “La gran joda democrática (Los Tiempos, 2016)”

Dime (Los Tiempos, 2016)

images¡Qué impertinente que he decidido ser hoy! No voy a hablar de política. Sí, lo sé, sé que hasta acá llegamos tú y yo.

Si te quedas sabrás que la anterior semana no escribí para esta columna porque estaba decepcionada, agobiada, deprimida. Sabrás que hoy no estoy mejor, pero necesito expresar lo que me sucede cuando comienzo a leer la realidad.

Realidad hecha de intereses, de poder, de individualismos y egoísmos; realidad que golpea fuerte cuando trae mentiras, acusaciones, deslealtades, abusos, malas intenciones y olvidos.

No espero cuentos fantásticos, fábulas aleccionadoras, moralidades campeando, historias bonitas; ya no creo en hadas, pues. Seguir leyendo “Dime (Los Tiempos, 2016)”

!El domingo en la noche se despiden! (Los Tiempos, 2016)

judith_klein2¡El domingo en la noche se despiden!, sentencié a mis hijos. Saben que me refiero a que deben entregarme tabletas, celulares y el jueguito que recibieron por Navidad. Mis hijos volverán a ser chicos normales como cuando nacieron, iban al kínder y se divertían como niños en el parque Vial.

La amenaza deja un silencio escalofriante en el ambiente; puedo sentir la aflicción que padecen al pensar que a partir de las 21:00 del domingo, su vida social se verá gravemente afectada, tendrán que enviar comunicados a sus 10 grupos y tres mil contactos anunciando que los crueles de sus padres les han confiscado el celular y que se abstengan de enviarles mensajes aunque estos igual llegarán por cientos, se acumularán durante el semestre y al llegar las vacaciones y acabado el castigo, me dirán a su turno ¿adiviná cuántos mensajes tengo? Seguir leyendo “!El domingo en la noche se despiden! (Los Tiempos, 2016)”

Morbosos políticos (Los Tiempos, 2016)

tiranías¿No hay ocupación más importante que llegar a casa con algo para compartir? ¿Un beso, un abrazo, un te quiero, un pan… una rutina o una novedad? Si no la hay, ¿por qué nos hemos convertido en unos morbosos políticos consumidores de la receta más desabrida de lo que se puede considerar parte del menú de la política? Abundante oferta que nos ha rebajado a consumidores de calle, compradores de porquería barata y de mala calidad, tóxica, venenosa, porquería fabricada –claro está– al gusto de los comensales. ¡Eso asusta!

Ya no asombra observar al Ministro de la Presidencia alimentando las ganas. Gozoso debe estar repartiendo la dosis diaria a unos morbosos que exigen más y más; que se regocijan inhalando, bebiendo, fagocitando esa sustancia viscosa, grasosa y hedionda que envicia.

Del otro lado, consumidores de baratijas, de banalidades, de souvenir típico de las clientelas empobrecidas, ignorantes, perdidas. Ahí estamos, disfrutando del morbo político con las estadísticas, las especulaciones, los cálculos y las cifras; con los insultos y mentiras, discursos ofensivos, atractivamente ofensivos; de morbo se trata pues. Seguir leyendo “Morbosos políticos (Los Tiempos, 2016)”

Ciudadanos críticos y pensadores independientes (Los Tiempos, 2016)

educacion_pizarra_tizasEscribo desde la habitación de un hotel rematando una jornada en la que se habló de educación con un repaso de las claves del éxito de la educación en Finlandia, segunda parte comprometida para esta columna. Hace escasos días, en este mismo hotel se reunieron autoridades del gobierno con aproximadamente cincuenta profesionales bolivianos que hacen ciencia y tecnología en el extranjero.  Ya supe que lo primero que hicieron los científicos fue cuestionar la ausencia de la universidad que no fue convocada siquiera a escuchar lo que estos señores tenían que decir.

A lo nuestro: veamos qué podemos aprender de la educación finlandesa considerada una de las de mayor calidad en el mundo. Según los finlandeses –hablando de calidad y ciencia- el nivel educativo de los estudiantes de Inglaterra y Estados Unidos no está siquiera cerca de lo que debería ser en una economía basada en el conocimiento donde la productividad y la innovación son condiciones necesarias para la competitividad porque la educación en esos países es irrelevante respecto de las necesidades de la sociedad. Seguir leyendo “Ciudadanos críticos y pensadores independientes (Los Tiempos, 2016)”

¿Qué puede aprender Bolivia? (Los Tiempos, 2016)

130208-educacion-finlandia-secreto-guinda-pastelMi primera columna de 2016 la dedico a la educación muy a pesar del fracaso que esto supone en términos de número de lectores: en algo más de 300 columnas semanales publicadas en los últimos seis años, he aprendido que esta temática es infinitamente menos excitante que las “evadas”, las estrategias envolventes o el amarillo que hoy tiñe el quehacer periodístico internacional. Arriesgo mi “popularidad” y decido ser fiel con mi conciencia dedicando estas líneas a lo que considero fundamental para cualquier sociedad, y advierto, lo haré con más frecuencia a sabiendas de los “riesgos” y las satisfacciones personales que esto significa.

Pasi Sahlberg es un finlandés experto en educación, autor de El cambio educativo en Finlandia, ¿qué puede aprender el mundo? ; de ahí el título de esta columna que intentará una síntesis, grosera pero síntesis al fin, de las primeras sesenta páginas de este libro que trata sobre cómo ese país nórdico ha pasado de una educación mediocre a la mejor educación del mundo.

¿Qué puede aprender Bolivia de la experiencia finlandesa?

Primero subrayo algunos términos e ideas clave de lo que no debe aprender (lo que el autor caracteriza en la Tercera Vía): “la competencia por premios no es generadora de calidad”; “la calidad docente nada tiene que ver con la remuneración por su desempeño”; “es un error dejar que los gobiernos dicten qué y cómo deben aprender los estudiantes y qué debe enseñarse en las escuelas”; “las personas no son dueñas de sus visiones; alquilan las visiones de otros”; “la capacitación se ha convertido en entrenar a las personas en estrategias prescritas con el fin de llevar a cabo y hacer realidad objetivos y metas impuestos por otros”.

Lo que Bolivia sí debe aprender (Cuarta Vía) tiene que ver con “la inspiración, la innovación y la responsabilidad colectiva”.

Redundando: El trabajo en equipo, las visiones compartidas, la creación de capacidad que se traduce en el crecimiento y el desarrollo a través de la autogestión; “la toma de posesión y el desarrollo colectivo de una comunidad hacia los propios fines y necesidades principales”.

Finlandia ha desarrollado y aplicado una visión propia de los cambios educativos y sociales vinculados a la inclusión y la creatividad negándose a cualquier idea de estandarización. Se ha apoyado en docentes bien formados, de buena calidad, con calificaciones altas y título de maestría lo que ha atraído a los jóvenes hacia la profesión de la enseñanza (los bachilleres finlandeses se sienten más motivados a seguir la carrera de educador que la de médico y/o abogado); tiene una estrategia inclusiva de educación especial; ha entregado a los docentes la responsabilidad colectiva del desarrollo de los planes de estudio y de las evaluaciones de diagnóstico descartando la implementación de exámenes estandarizados diseñados por el Gobierno central; y finalmente, ha relacionado la reforma educativa con el desarrollo creativo de la competitividad económica así como con el desarrollo de la cohesión social, la inclusión y un sentido compartido de comunidad.

Sahlberg recomienda no imitar modelos porque cada contexto es particular, sin embargo admite que las escuelas mejoran cuando aprenden de otras y que el aislamiento es el enemigo de toda mejora: “Hemos pasado décadas intentando romper el aislamiento de los docentes en nuestras escuelas”.

Mejorar la educación es una obligación moral porque el bienestar y felicidad de cada persona se plantean desde el conocimiento, y económica porque la riqueza de las naciones depende más que nunca del saber hacer.

“Una nación educada no puede ser creada por la fuerza” por ello es fundamental la confianza mutua entre autoridades de gobierno y escuelas. Continuará.

Para acceder a la publicación de Los Tiempos:

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20160108/%C2%BFqu%C3%A9-puede-aprender-bolivia_328789_730461.html