The line del respeto (Los Tiempos, 2014)

FILA.jpg 1Las comparaciones son odiosas, no cabe duda, pero pueden resultar pedagógicas por su potencial didáctico. Voy a apelar a este recurso para detenerme en uno de los aspectos que más me ha llamado la atención de Estado Unidos, país al que le vengo tomando el pulso hace algunas semanas.

No voy a cometer la insensatez de comparar Queens con Cala Cala, por ejemplo. Queens es uno de los cinco barrios de Nueva York en el que habitan más de 100 nacionalidades y donde se pueden escuchar 147 lenguas diferentes. Seguir leyendo “The line del respeto (Los Tiempos, 2014)”

Cuba, te pienso (Los Tiempos, 2014)

ciencia-cubana_ciencia-de-cuba_afectaciones-del-bloqueo-a-la-ciencia-cubana_4Cuba, te pienso ahora más que hace todos mis años, más que hace una semana cuando por varios días te observé a distancia cercana. De día blanca; de noche encendida de colores. Ahí cerquita tú, isla alargada que desde su centro y sus bordes con roca y arena nos ve pasar, y nosotros, los curiosos de ti, te vemos estar.

Uno de los temas sobre el que hablamos con extraordinaria frecuencia durante estos días con nuestros hijos fuiste tú, Cuba.

Qué casualidad que justo hoy (miércoles) que escribo esta columna desde el cuarto de un hotel en Florida donde viven al menos 3 millones de cubanos exiliados, se diera a conocer una de las noticias más destacadas de este 2014 y la más importante desde hace 53 años en lo que hace a la relación Estados Unidos de América – Cuba. Seguir leyendo “Cuba, te pienso (Los Tiempos, 2014)”

De inventos y suicidios (Los Tiempos, 2014)

Escribo esta columna desde El Caribe, uno de los destinos turísticos más preciados del y por el mundo. Ayer nomás -en Cozumel, México- compartíamos muelle con otros cuatro barcos, cada uno con capacidad mínima de tres mil pasajeros; aunque un par de embarcaciones duplicaba esa cifra. ¿18 mil turistas diarios? Mañana, pasado y todos los días llegará otro tanto.

“Se están llevando la basura”, grita uno de mis hijos. Todos acudimos al balcón en respuesta a su asombro: Evidentemente, un barco oxidado relativamente pequeño está recibiendo los desperdicios. ¿No deberían guardar la basura hasta que lleguemos a donde partimos?, pregunta el niño; sí, pero hay países a los que les pagan para ser basurero de otros, respondo. Seguir leyendo “De inventos y suicidios (Los Tiempos, 2014)”

Telemaratón, hacia el cuarto de siglo (Los Tiempos, 2014)

El próximo año la Telemaratón cumplirá un cuarto de siglo; tiempo suficiente para entender por qué esta iniciativa de los cochabambinos está tan metida en sus corazones; para agradecer a cada una de las personas que han hecho posible que la Fundación sume los logros que guarda; para animarnos a reflexionar algunos aspectos que considero podrían fortalecer su labor en procura de celebrar 25 años más de agradecida solidaridad.

Adelanto disculpas si lo que voy a decir no llega a comprenderse  tal como lo que intenta constituir: Ideas para una Telemaratón portadora de aires frescos que reanimen a la colectividad solidaria; esto pasa principalmente por reorientar -democratizar, modernizar y transparentar- los procesos comunicacionales. Seguir leyendo “Telemaratón, hacia el cuarto de siglo (Los Tiempos, 2014)”

Hombres mancos (Los Tiempos, 2014)

1234206111910_fEn la fila, mujeres maduras, profesionales y con solvencia intelectual y económica esperan que haga lo mismo que ellas. ¿No le vas a servir a tu marido?, me pregunta una de ellas, las demás bajan la mirada. “No, él se puede servir sólo, ningún manco”. Puedo adivinar lo que piensan: qué mujer más engreída que no atiende al esposo como debería.

Un tío trepado en años no sabe con cuántas cucharillas de azúcar toma el café. Nunca se ha preparado una taza de tinto porque primero se lo hizo su madre, luego su esposa y ahora su hija. Aunque los dos brazos le cuelguen, es un perfecto manco; un manco dependiente de mujeres. Seguir leyendo “Hombres mancos (Los Tiempos, 2014)”

Acariciando la muerte (Los Tiempos, 2014)

 No todo tiempo pasado fue mejor. Le perdí el miedo a los muertos el martes cuando presencié la partida de mi suegro. Dejó de respirar para comenzar a suspirar, como agradeciendo el momento, momento infinito y eterno que supimos aceptar.

“Ya está, se ha ido…está tranquilo”, dije mientras trataba de encontrar latidos en su pecho o un reflejo en su vientre descubierto. Fue un momento demasiado intenso y por eso mismo indescriptible, simplemente indescriptible.

Mis hijos estaban en la casa, el mayor asistía al desenlace y había que mantener la calma a pesar de estar viviendo la muerte de un ser querido. Seguir leyendo “Acariciando la muerte (Los Tiempos, 2014)”

Árboles caídos, otra ironía (Los Tiempos, 2014)

“Los árboles parecía que se iban a caer con el viento tan fuerte”…y se cayeron. Decenas  se vinieron abajo, fueron arrancados de la tierra y quedaron tumbados sobre el suelo, viviendas, negocios y automóviles.

Todo el caos vivido simulaba escenas de una película sobre el fin del mundo o imágenes de un documental de alguna tragedia climatológica en el Caribe; pero no era ficción cinematográfica ni ocurría a miles de kilómetros de aquí. Los hechos se registraban en Cochabamba mientras sus habitantes -acostumbrados a los “soplidos” de agosto- miraban extrañados y temerosos, en pleno noviembre, cómo la naturaleza reclamaba dolida. Seguir leyendo “Árboles caídos, otra ironía (Los Tiempos, 2014)”

Los “regalos” de Evo (Los Tiempos, 2014)

3833879-tres-cajas-de-regalo-azul-con-cintas-blancas-en-diferentes-tama-osAunque todos los Presidentes han actuado igual, no cabe duda que Evo Morales es uno de los mandatarios más “regalones” de la historia de este país. ¿Las razones? La bonanza económica de la que “coyunturalmente” goza Bolivia, y el perfil populista diseñado para el primer mandatario y su gobierno. Con esa construcción simbólica y con plata en el bolsillo, no hay quién -en su sano juicio-  pueda desaprovechar la oportunidad histórica de convertirse en el Presidente que más “regalos” ha dado a los bolivianos.

Según los expertos (empleando lenguaje periodístico muy de moda), la mayoría de la gente vive en una especie de adormecimiento intelectual. Hace unos días, José Pablo Feinmann reconocido filósofo y escritor argentino, devolvió el premio a la Cultura Democrática otorgado por el centro cultural Caras y Caretas argumentando que él no podía recibir la misma distinción que Marcelo Tinelli cuyo programa responde a “una cultura idiotizante, antidemocrática, colonizadora, que no piensa”. Seguir leyendo “Los “regalos” de Evo (Los Tiempos, 2014)”

Sabiduría y humildad, presidente Evo (Los Tiempos, 2014)

a22d21e3222944e1882360c5a7aa7e49Querido presidente Evo:

Le escribo estas líneas que aunque pocas, intentan ser significativas para que puedan tocar la sensibilidad que posee. Debe saber que no soy amiga de los políticos y aunque usted es uno ellos, le confieso que de un tiempo a esta parte he aflojado mi crítica, incluso más de alguien debe creer que mi corazón empieza a tomar un color azul; pero no, simplemente intento ser objetiva y si debo aplaudirle algún logro lo hago sin ningún temor así como denuncio y critico sus fracasos. No tengo intereses político partidarios de ninguna naturaleza, tampoco compromisos, menos cola de paja. Pienso y escribo con absoluta libertad.

Hace pocos días, por ejemplo, destaqué públicamente Mi Teleférico como una obra de impacto social que contribuye a la calidad de vida de los paceños, además mencioné la importancia de reconocer su autoría. Mientras esto era leído en las redes sociales, salía a luz pública el interés manifiesto de los tres sectores del transporte de esa ciudad  -sindicalizado, libre y cooperativizado-  de hacerse del 50 por ciento del paquete accionario de esta empresa. Seguir leyendo “Sabiduría y humildad, presidente Evo (Los Tiempos, 2014)”

Cómo Sucre desaprovecha su potencial turístico (Los Tiempos, 2014)

DSC_4296Sucre, sábado 18, hrs. 16:00. No hay acceso a la plaza 25 de Mayo. El tráfico  vehicular -convertido en caos-  encuentra escapatoria en los cuatro puntos cardinales a tres cuadras a la redonda de la Plaza Mayor.

Caminar es prácticamente un delito, acercarse a la fachada de la Casa de la Libertad es desafiar la ley. Doble precinto amarillo protege uno de los atractivos culturales y turísticos más emblemáticos del país. Desafiando lo establecido, me acerco al edificio para saber por qué se encuentra cerrado. Un policía me dice que debo retirarme del lugar. Averiguo, se filman escenas de la película sobre Juana Azurduy de Padilla y los productores han solicitado paralizar el centro de la ciudad para evitar ruidos y otras incomodidades.

Domingo 19, Hrs. 9:00. Me habían dicho que un bus turístico partía de la Catedral hacia el parque Cretácico. Justo en diagonal, en plena esquina hay una operadora de turismo de aventura. Entro y pregunto si el bus evidentemente vendría; la encargada estaba literalmente perdida. Obligados a tomar taxi y pagar Bs. 30.

DSC_4263Hrs. 9:45. Las rejas del parque están cerradas. Abren a las 10:00. Al menos dos docenas de visitantes aguardamos impacientes y más de uno pide ingresar antes para protegerse del sol. No hay dónde sentarse pero tampoco alguien que quiera escuchar pedidos ni lamentos. Con diez minutos de retraso las rejas se abren; con casi 25 de retraso, se extienden los boletos.

Lunes 20. Hrs. 9:30. La Casa de la Libertad está cerrada. Un letrero de presencia muy tímida anuncia los días y horas de atención. Lunes no se abre al público, lo mismo ocurre con los museos y templos alrededor de la Plaza.

Hrs. 10:00. Llego con evidente cara de frustración al hotel y le comento al dueño del alojamiento que todo estaba cerrado. Pronuncia una sonrisa de enojo y mientras recoge el servicio del desayuno me explica que ése es un problema serio en Sucre: “Que no te sorprenda encontrar todo cerrado, si vienes en vacaciones va a ser igual; a fin de año no vas a encontrar ni comida; hay cero flexibilidad, es parte del pensamiento de acá”, me dice el belga que hace 8 años vive enamorado de la ciudad blanca.

Yo soy otra “camote” de Sucre, pero esta vez sentí que expresaba demasiado amor para lo que en realidad fue el idilio. Había llevado a mis hijos para que conocieran al menos la Casa de la Libertad, fracasé en el intento y tuvimos que conformarnos con los faroles, balcones y portones coloniales; algo de amor para tres individuos con ganas de pasión.

En puertas del teatro Gran Mariscal Sucre comenté el cierre de la Casa de la Libertad con el guía del colegio Maryknoll participante del Festival Nacional de Coros; me contó que días previos él había llamado para reconfirmar la visita de al menos 70 personas y que la responsable –muy molesta- le había asegurado que los estaban esperando. Los jóvenes coristas también se encontraron con las puertas cerradas y con custodia policial.

Dayana Martínez periodista de Correo del Sur, informa que “pese al discurso, el turismo (en Sucre) es una de las áreas con menor presupuesto” y cita a Lorenzo Catalá gerente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicio y Turismo de Chuquisaca quien considera que el presupuesto para turismo es “ridículo”, situación que no se modificará para la próxima gestión debido a que no se ejecutó lo dispuesto.

Entre malas gestiones y servicios miopes, Sucre desperdicia su potencial turístico y subsiste al mochilero que enfrenta una suerte de diversas limitaciones.

Para acceder a la publicación de Los Tiempos:

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20141023/como-sucre-desaprovecha-su-potencial-turistico_278568_612986.html

¿Qué hacemos con los “ignorantes”? (Los Tiempos, 2014)

freire998
Paulo Freire – Educador y Pedagogo brasileño.

No pocos bolivianos creen que Evo Morales reúne el voto de la masa ignorante convirtiéndose en el legítimo representante de la más viciada oclocracia.

Bajo esa lógica tendríamos que asumir que alrededor del 60% de los bolivianos es ignorante. Asumiendo esto como posible cabe preguntarse qué hacemos con ellos porque queda claro que si la mayoría de la población pertenece a esa categoría, a la minoría le corresponde denunciar tal inmoralidad y actuar en consecuencia, no vaya a ser que la complicidad y el silencio la posicione en un nivel inferior.

Paulo Freire, educador brasileño, nos proporciona reflexiones pertinentes al respecto y lo primero que señala es que no podemos “estar en el mundo con las manos aguantadas”, dejando existir a la miseria humana, aquella con rostro de sometimiento y opresión. Seguir leyendo “¿Qué hacemos con los “ignorantes”? (Los Tiempos, 2014)”

Votantes bolivianos, populistas y pragmáticos (Los Tiempos, 2014)

87000_gd“Voten por el segundo de las encuestas sin importar quién sea”, ha pedido a los bolivianos el exalcalde y exprefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa.

¡Habrase visto! Esto es tan atrevido como la amenaza de chicotazos al voto cruzado del oficialismo. Ambas son consignas típicas de un modo de hacer política que configura una democracia vulnerable a un votante que, como se mira el proceso electoral que llega a su fin, puede ser caracterizado de dos formas: por una parte el elector pragmático, al que se le “sugiere” con toda confianza que vote por el menos peor, por el segundo con tal de tratar de inclinar una balanza que pesa en contra; por otra, el elector populista al que se le puede decir con total normalidad que si vota cruzado va a llevar huasca. Seguir leyendo “Votantes bolivianos, populistas y pragmáticos (Los Tiempos, 2014)”