Líderes, su vergonzosa falta (Sin pelos en la lengua, Los Tiempos)


No hablo de candidatos sencillamente porque no debiéramos en las circunstancias actuales hablar de elecciones; me refiero a líderes y su patética ausencia.

Hace varios años el oficialismo acusa a la oposición de ser incapaz de proponer liderazgos nuevos, y cuando lo hace no se equivoca ni exagera, la exageración en todo caso, es la reaparición de Jaime Paz Zamora como candidato a la Presidencia. Cuando todos creíamos que Paz Zamora disfrutaba de tiempos calmos rodeado de nietos y nietas (para ser cumplida con el lenguaje inclusivo), el político hace su aparición, y entonces, en la confusión de un pueblo siempre aguantador de abusos y expectante de circos, sus integrantes se preguntan si esto es verdad o mentira, chiste o burla.

No exagera el MAS cuando insiste en la ausencia de líderes de la oposición, y se mofa y se ríe y se solaza de tal tragedia. Tiene razón, la oposición no tiene opciones, todos los nombres que presenta son viejas figuras, caras conocidas de traste trajinado y pasado bien enterado.

Es pues, por poco decir, frustrante tal situación. No haber sido capaces en 13 años de gobierno continuo del MAS, de haber producido un solo liderazgo. Algunos habíamos pensado e incluso escrito que a partir del movimiento del 21F con cientos de plataformas organizadas en todo el país, más de alguien iba a surgir en el ruedo político, pero no, nos equivocamos. Aún sin poder ver liderazgos consolidados, no pierdo la esperanza que alternativas nuevas se estén forjando y acaben su proceso en un mediano plazo, y es que quizá esa sea señal de que todavía no es tiempo ni de candidatos ni de elecciones.

El MAS no exagera ni miente, la oposición no tiene líderes nuevos; pero no es menos triste, preocupante e inaceptable constatar que el oficialismo tampoco los tiene y que se niega a tenerlos.

El MAS intentó venderse como una alternativa política sólida y con una estructura fuerte basada en movimientos sociales. ¡Mandarinas!  El tiempo ha demostrado que los movimientos sociales se han reducido a los cocaleros del Chapare y a aliados circunstanciales reunidos en torno al poder más por oportunistas que por honor.

13 años de reposar el cuerpo en el bálsamo del poder no han sido suficientes para ver surgir más liderazgos que el de Evo Morales, una figura tan trillada como la de Jaime Paz y los “cuatro gatos” que se disputan las encuestas de “preferencia” política.

El oficialismo no tiene más líderes que el Presidente porque el Presidente es el oficialismo, porque el MAS es Evo y Evo el MAS…no hay más y no va a haber porque no les interesa, porque no han sido capaces de constituirse en una verdadera propuesta política. Hoy, a primer golpe de vista, el MAS aparece como un sólido equipo de fútbol 8 que se mueve con magistral solvencia por la cancha de la corrupción, el abuso de poder, el oportunismo económico, el negocio de las libres contrataciones, las rifas chinas, el peguismo, la cooptación de necesitados inmorales y la destrucción de instituciones del Estado.

El Movimiento al Socialismo es Evo y 7 jugadores que sudan la camiseta más por el incentivo económico que por el honor de hacer un juego limpio, y a eso no se le puede llamar alternativa política. En consecuencia, el MAS tampoco tiene líderes ni es, en términos éticos y estéticos, una opción política; el MAS es Evo, un hombre que en un año pasará a engrosar la lista de los de la tercera edad, un líder cocalero que ha pasado los últimos 25 años de su vida en el ruedo político, comiendo y bebiendo en finos banquetes, bañándose en burbujeantes jacuzzis, viajando en autos y aviones de lujo, asistiendo a inauguraciones mundialeras con dineros del Estado y alimentando su ego con museos de 7 millones de dólares.

La oposición no tiene líderes, pero al menos sí puede tener candidatos, el oficialismo no tiene líderes y tampoco candidato.

Así estamos luego de tres décadas y media de democracia; así nos aprestamos a afrontar una inminente migración al autoritarismo producto, precisamente, de la ausencia de liderazgos y la insistencia de viejas y desgastadas figuras. ¡Vergonzoso!

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Líderes, su vergonzosa falta (Sin pelos en la lengua, Los Tiempos)

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s