Culto a la personalidad (Sin Pelos en la Lengua, Los Tiempos 5)


Traigo en mente este tema hace semanas cuando una exautoridad Oaxaqueña interesada en los liderazgos en Bolivia, hizo que le describiéramos aquel contexto. No pudimos evitar exponerle los retrocesos democráticos que significaban las denuncias de presunta corrupción en la Alcaldía de Cochabamba. El hombre comenzó a preguntar; cuando le contamos detalles del caso Mochilas y el uso de los eslóganes previos a la licitación, con asombró pidió que le aclaráramos cómo la ley permitía que los morrales y los cuadernos llevaran el nombre del Alcalde, que aquello era asunto superado hace décadas en México y el resto del mundo. “Bueno, el gobierno también reparte computadoras con el rostro del Presidente y cada anuncio de obra y spot televisivo llevan el nombre de la autoridad”. Al exalcalde Oaxaqueño le costó entender que permitiéramos que los servidores públicos usaran recursos del pueblo para promocionarse. “Sí, es cosa común en Bolivia”, comentamos.

Esta práctica que para muchos bolivianos es normal (tanto como los desfalcos en el Banco Unión para el Vicepresidente o los paros de la Planta de Urea para el Ministro de Hidrocarburos), está muy extendida, así, es raro que una obra más o menos importante no emplee la imagen, el nombre o ambos de la autoridad en función.

Varios países incluidos los vecinos Sudamericanos, han normado hace tiempo esta práctica argumentando que no se pueden destinar fondos públicos en beneficio de una autoridad y/o partido político; por ejemplo, el Artículo 42 de la Ley de Ética del Funcionario Público argentino (1999), señala que “la publicidad de los actos, programas, obras, servicios y campañas de los órganos públicos deberá tener carácter educativo, informativo o de orientación social no pudiendo constar en ella, nombres, símbolos o imágenes que supongan promoción personal de las autoridades o funcionarios públicos”. En Bolivia, la divulgación de la imagen de las autoridades es frecuente en propaganda televisiva, impresa y de calle, y en la mayoría de los casos no tiene otro fin que promocionarla.

¿Por qué el sistema permite que este dinero que se gasta en la promoción de la figura política no se invierta en salud, educación, seguridad o investigación, por ejemplo? ¿Por qué los bolivianos aceptamos que se destinen cientos de miles de dólares en gigantografías, afiches, fotografías, spots televisivos, artes de prensa, amenities, mochilas y demás propaganda dirigida a satisfacer la vanidad de la autoridad? ¿En qué nos beneficia que el Presidente, los Gobernadores y los Alcaldes impriman sus fotos o apellidos en cuanto letrero se financia con plata de todos? ¿Cuál es el propósito si no el de promocionarlos como si estuvieran en campaña electoral? ¿Cuándo se acabará la lógica caudillista que se esmera -con recursos de los bolivianos- en sostener el culto a la personalidad?

Lo más lamentable es que esta práctica intencionada y costosa pretende hacernos creer que la obra que se anuncia es gracias a la voluntad, favor y buen humor del político, incluso, hay autoridades que insinúan que la obra que acompaña su rostro es regalo suyo.

Los bolivianos debemos entender que las autoridades no son personas privilegiadas que se merezcan vivir bien con plata ajena; las autoridades son servidores públicos cuya responsabilidad consiste en trabajar para el resto y que si desean gozar de privilegios adicionales debe ser con sus propios recursos como cualquier mortal lo hace o intenta hacer.

No estamos en campaña electoral, no necesitamos que nos recuerden que cumplen (es su obligación), no necesitamos verlos en cada cuadra, parque, galpón polifuncional o kilómetro de carretera nueva, tampoco en las tandas publicitarias, amenities de baño de delegación deportiva ni en snacks de avión; necesitamos -en cambio- más médicos y enfermeras, profesores de gramática y ortografía, licenciados en matemáticas, abogados honestos, periodistas valientes, policías conscientes e importadores honestos.

Será saludable recordar que la Ley del Funcionario Público vigente (1999) así como su Reglamentación (2000) impiden al servidor público aprovechar su posición en beneficio propio o de su partido toda vez que prohíbe “utilizar bienes inmuebles, muebles o recursos públicos en objetivos políticos, particulares o de cualquier otra naturaleza que no sean compatibles con la específica actividad funcionaria”.

http://www.lostiempos.com/actualidad/opinion/20180603/columna/culto-personalidad

 

Anuncios

Un comentario en “Culto a la personalidad (Sin Pelos en la Lengua, Los Tiempos 5)

  1. apadilla2015

    Pese a que una ley nacional lo prohíbe, varias infraestructuras construidas en Sucre con recursos del Estado llevan el nombre del presidente Evo Morales. Legisladores opositores plantean que se elabore un reglamento municipal para la denominación de construcciones y espacios públicos.

    “Queda absolutamente prohibido denominar provincias, poblaciones, colonias, escuelas, puertos, caminos, puentes, estaciones ferrocarrileras, plazas, avenidas, calles y estacionamientos o lugares públicos de cualquier clase que sean, dependientes del Estado o de las municipalidades con nombres de personas vivas, por muy eminentes que fuesen sus servicios prestados al país o alguna localidad”, señala el artículo 5 de la Ley de Monumentos N° 07-10-1941 que reglamenta la forma de erigirlos y denominarlos.

    La ley sancionada en 1941 bajo el gobierno del presidente Enrique Peñaranda también señala que los monumentos que se erigieren en cualquier punto del país o fuera de ella con fondos nacionales, para perpetuar el recuerdo de algún personaje o acontecimiento histórico debe aprobarse una ley especial y aclara que serán acreedores a este homenaje, únicamente los personajes fallecidos.

    Asimismo, la ley prohíbe que las estampillas de correos ostenten la imagen o nombre de personajes vivos.

    En Sucre, el mercado ubicado en el barrio Villa Copacabana, zona Rumi Rumi, la avenida que discurre entre las zonas de Villa Armonía y Alegría, antes denominada Atahuallpa, y el coliseo en el barrio El Progreso, zona Alto Sucre, son algunas de las obras que llevan el nombre del presidente Evo Morales.

    “Por imperio de la ley del 7 de octubre de 1941, todas las denominaciones de infraestructuras públicas que llevasen el nombre de ‘Evo Morales’ u otras personas vivas, son nulas. Sugerimos la promulgación de una ley municipal, como en Santa Cruz, que establezca sanciones pecuniarias en caso de desobedecerse tal prohibición de denominación”, señaló el diputado Horacio Poppe.
    (Tomado de http://www.enlacesbolivia.net/9601-Gobierno-ignora-ley-nacional-que-prohibe-denominar-obras-con-nombres-de-personas-vivas)

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s