Decepcionar por ser como eres

Cada vez que peco de ser yo misma, me acuerdo de la lectura enviada por mi amigo Eduardo Morales desde Portugal. El texto es de Adam Grant y se titula “Sé tú mismo, es un pésimo consejo”. (Te dejo el link y te recomiendo su lectura https://www.nytimes.com/es/2016/06/09/se-tu-mismo-es-un-pesimo-consejo/?smid=fb-espanol&smtyp=cur).

Grant asegura que “nadie quiere ver tu verdadero yo. Todos tenemos pensamientos y sentimientos que consideramos fundamentales en nuestras vidas, pero que es mejor callar”, el autor explica que “Cuánto busca alguien ser auténtico depende de un rasgo de la personalidad llamado autorregulación. Un autorregulador fuerte observa constantemente a su alrededor en busca de pistas sociales y se adapta. Odia la incomodidad social y trata desesperadamente de no ofender a nadie…Los autorreguladores bajos tachan a los altos de camaleones e hipócritas. Tienen razón en cuanto a que hay un momento y un lugar para la autenticidad. Algunos resultados preliminares de una investigación sugieren que los bajos (autorreguladores) suelen tener matrimonios más felices y menos probabilidades de divorcio. Con la pareja amorosa, ser auténtico puede llevar a una conexión más genuina. Sin embargo, en los demás aspectos de nuestras vidas, ser muy auténtico puede tener un precio. Quienes se regulan a un alto nivel avanzan más rápido y logran un mayor estatus, en parte porque están más preocupados por su reputación. Aunque para algunos eso pareciera premiar el fraude de la autopromoción, ellos pasan más tiempo investigando qué necesitan los demás y ofreciendo su ayuda”…en fin, la lectura es muy nutritiva tanto para los fuerte como para los débiles autorregulados como yo.

Recordé esas reflexiones la anterior semana cuando decepcioné a muchos amigos al admitir que no conocía ni me interesaba profundizar la vida y las teorías del astrofísico Stephen Hawking. Hubo gente muy preocupada y amable que me envió inbox libros del investigador, artículos relacionados  y consejos de por qué debía saber sobre su obra científica. Hubo un amigo al que aprecio mucho que incluso se sintió profundamente confundido y desmotivado con mi reacción cuando le dije que no me interesaba profundizar sobre el genio. Seguir leyendo “Decepcionar por ser como eres”

Anuncios