Mujeres en alianza de género, una necesidad

Mónica Novillo en su columna de opinión de OPINIÓN del pasado 14, escribe sobre el día de Comadres.

Es muy normal que con Mónica, compañera de curso en la Cato, no coincidamos en muchos aspectos, pero yo diría que eso no nos “mata” a ninguna de las dos, es mas, nos hace más amigas que enemigas.  En su columna Comadres libres y seguras, Novillo dice muchas verdades…con algunas no concuerdo porque de entradita nomás, Comadres es una fiesta que a mí no me agrada, pero con la esencia de la nota sí coincido.

La autora del texto menciona que Comadres es utilizada como “válvula de escape, las mujeres en Comadres canalizamos y liberamos energía, olvidamos el control y la represión, somos quienes somos porque ejercemos libertad, bebemos, bailamos, pero no lejos de la mirada vigía…”.

Esto que dice Mónica N. es terrible en sí mismo. Terrible porque la farra es grande, exactamente del mismo tamaño de la represión que las mujeres llevamos encima por no poder hacer lo que queremos hacer y que ese día, por alguna razón, sí estamos autorizadas a hacer. Es decir, este comportamiento es un medidor de cuánto el sistema patriarcal y machista nos prohíbe e impone, y es eso lo que nos debe preocupar. El debate, por supuesto, no está en relación al día de Comadres, a sus excesos y consecuencias; lo que nos debe llamar a la reflexión es aquello que el sistema patriarcal y machista nos impone el resto del año y que no necesariamente pasa por prohibirnos embriagarnos, sino, hacernos respetar en nuestros derechos más elementales. Seguir leyendo “Mujeres en alianza de género, una necesidad”

Anuncios

¿Por qué es fundamental que el periodista televisivo escriba?

Micrófonos-variadosLa prensa televisiva nacional, en mi criterio, padece un mal muy jodido: No escribe.

La prensa televisiva, en su mayoría, ha dejado de escribir, fenómeno que va a la par con la banalización del hecho noticioso y de la misma realidad: Hoy, valen prácticamente lo mismo, un feminicidio, la declaración de un diputado sobre la ley de aceras y pastos, y la historia viral del día que muestra a la gorda de calza transparente o la sacada de mierda de un niño en su bicicleta.

El periodismo televisivo nacional se ha convertido en un periodismo transmisionista, es decir, repetidor de declaraciones de “busto parlantes” (que en su inmensa mayoría son fuentes políticas). Seguir leyendo “¿Por qué es fundamental que el periodista televisivo escriba?”

“Qué gente”, la historia de los floreros robados

image65137Mis hijos limpiaban la lápida. La rutina es exactamente la misma desde aquel 18 de noviembre de 2014 cuando él decidió volar. Es muy especial ver a mis hijos arrodillados en ese pasto desordenado tratando de acicalar el pequeño rectángulo donde descansa el abuelo Rolo.

Mi marido siempre de pie, observando la faena. Y yo siempre sentada en el banco debajo de la palmera observándolo casi todo.

Ese día nada de especial había ocurrido hasta que vimos llegar a cuatro mujeres de distintas edades que, posiblemente, conformaban tres generaciones. Las cuatro vestían de negro, blusas negras, pantalones de tela de vestir negros, zapatos de taco medio negros, carteras negras, y dos de ellas eran rubias teñidas y de a mucho rulo logrado con química de peluquería. Las doñas pretendían dárselas de muy pitucas, pero no alcanzaban en sus pretensiones: Hablaban demasiado fuerte para el gusto de todos, incluso de las almas que allí descansan.

Las de la generación sandwich, inmediatamente se percataron que se habían robado los dos vasos para las flores que seguro habían llevado el domingo anterior (el difunto aún no contaba con la lápida definitiva, por tanto, no gozaba de vaso propio). Una de ellas grito: ¡Qué gente, no hay los vasos! Seguir leyendo ““Qué gente”, la historia de los floreros robados”