¿Qué hace la educación?


palabras-relacionadas-con-la-educacion.jpgEvo nos ha vuelto a hablar de números. Cifras grandes, imponentes, serias, jodidamente convincentes para quienes solo quieren escuchar eso, cifras.

La danza de los millones ha sido impresionante, como impresionantes son las cifras. Por eso El Principito le dedica tantas páginas a este mal de adultos: los números y su capacidad para convencer verdades, mentiras, apariencias y realidades.

A mí no me gustan los números…me seducen mucho más los hechos, es decir, aquello que los números hacen funcionar. Por ejemplo, ¿de qué forma ha cambiado (léase mejorado) la realidad de las familias bolivianas gracias a esos números? Y ni así, ni así. Los números siguen sin decirme mucho porque soy una convencida que los cambios verdaderos no se logran a partir de una economía mejor, sino de una educación mejor. ¿Romanticismo o estupidez? Para nada, pragmatismo puro. La educación no es subjetiva, la educación no es abstracta, la educación no es cursilería barata…la educación es real, concreta, tangible.

La educación se habla, se escucha, se siente, se vive. La educación es un hecho real, la educación es diseño y planificación; es desarrollo y práctica; es evaluación y criterios; es resultados, valor e impactos.

Así, no estoy hablando subjetividades, estoy hablando de resultados concretos.

No voy a decir que había un orden que seguir. No voy a decir que la educación era primero y luego el gas y después la industrialización y la úrea y luego el teleférico. No le voy a asignar un orden específico.

Lo que sí voy a decir es que la educación debió atenderse con el mismo ahínco con el que se “nacionalizaron” los hidrocarburos, o se modernizaron las plantas de refinación, o se construyeron las plantas de úrea o la de azúcar o… no.

La educación contó con un presupuesto mínimo, tan mínimo que no alcanzó a cubrir todas las demandas de ítems docente. Nada nuevo ¿no ve? En este país, la asignación presupuestaria para atender la educación siempre fue ridícula.

Caray, con qué facilidad se cae en la reflexión numérica.  Hablemos de lo cualitativo; hablemos del enfoque educativo del Sistema Educativo Plurinacional. Un sistema que sigue sin funcionar como sistema; un “sistema” que no reporta sus logros; un “sistema” que es prácticamente secreto de Estado y del que hay que casi suponer basándose en la experiencia.

A cinco años de implementada la Ley de educación, a mis hijos se les sigue expulsando de las clases de educación física por no llevar medias largas; se les sigue restando puntos por no subrayar los títulos; se les sigue rechazando trabajos prácticos por no tener el margen de la página delineado; se les sigue advirtiendo con botarlos si no vuelven con el cabello recortado; se les sigue enseñando polichinelas y lagartijas en las clases de educación física; se les sigue tomando exámenes de memoria; se les sigue hablando de la mediterraneidad de Bolivia sin analizar en qué nos beneficiará el resultado de la Corte Internacional de La Haya…es que, seamos sinceros, la educación sigue siendo la misma vaina que siempre fue.

Mis estudiantes de postgrado siguen preguntando cómo se les va a calificar; siguen disculpándose por no asistir a 2 de las 4 clases que tienen; siguen copiando aquello que encuentran en el Google; siguen dormitando en clases…como decía Franz Tamayo hace más de 100 años, los estudiantes siguen siendo ausentes de pasión y los maestros seguimos pretendiendo enseñar sin ella. ¡Así no se puede!

Vayamos más allá de la mera instrucción. Hablemos del aporte de la educación a la democracia y la cultura. Para muestra basta un botón. Podría decir que este modelo ha fracasado porque no ha sido capaz de “limar asperezas”, es mas, las ha profundizado. Los bolivianos no somos más ni mejor educados que antes. Reina en nosotros un lenguaje beligerante, agresivo y muchas veces con tintes racistas. ¿Qué ha hecho la educación?

Hoy más que nunca detestamos a los políticos y a la política misma. ¿Qué ha hecho la educación?

Hoy, entre los bolivianos, nos miramos, nos criticamos y somos capaces hasta de destruirnos. ¿Qué ha hecho la educación?

Recorres las calles y te ves obligado a mirar basura, desorden, pobreza, individualismo y noimportismo. ¿Qué ha hecho la educación?

Nos faltan líderes, nos cuesta entender lo que leemos, los bachilleres apenas conocen el nombre de su Alcalde y con suerte el del Gobernador, las redes están “abarrotadas” de letras mal escritas (forma) y mal intencionadas (fondo). ¿Qué ha hecho la educación?

El gobierno -a pesar de sus exigencias de desarrollo y crecimiento económico- todavía no logra articular la academia y la productividad; tampoco alinear las demandas del Estado con una academia que facilite o procure una sociedad del conocimiento. Sin ir muy lejos, hoy el Vice nos ha hablado de la necesidad de entender, usar y explotar la tecnología. ¿Qué ha hecho la educación? ¿Qué es capaz de hacer? ¿Qué hará?

La educación se ha concentrado en diseñar un programa de formación para maestros basado en el adoctrinamiento: sus textos, sus cartillas, sus contenidos, sus prácticas son reveladoras de un discurso altamente ideológico pero pobre, muy pobre en técnica pedagógica, didáctica de aula, psicología del aprendizaje, teoría curricular macro, meso y micro. Entonces ¿qué ha hecho la educación?

Es momento de fijarnos en aquello que el Estado hace con la educación. Es urgente.  Es momento de evaluar lo que se ha hecho y de transparentarlo, no para criticarlo o adularlo, sino para mejorarlo porque todo, en especial la educación, es un complejo siempre sujeto a mejoras.

Es momento de preguntarnos cuán democrática es la educación que tenemos en nuestras aulas. Cuánto le permite seducir y transformar al estudiante. Cuánto es capaz, este instrumento, de movilizarnos para ser portadores de cambio.

Mientras le temamos al pueblo, a su capacidad política, estaremos en condiciones de decir que la educación se ha aplazado porque “en las democracias, el objetivo principal de la educación es fomentar la participación ciudadana”. Hoy el mismo Presidente del país, ha cuestionado a la juventud que emplea las tecnologías como las redes sociales para criticarlo. Es que no se está entendiendo que un país es fuerte en su democracia cuando se tienen ciudadanos críticos, capaces de construir o de deconstruir si fuera necesario. La educación debería ser la primera en llamarle la atención al Presidente por atreverse a cuestionar aquello que los jóvenes hacen o pretenden de la tecnología para hacer valer sus derechos civiles. La educación debe enseñarnos tolerancia…y por eso me cuestiono una vez más ¿qué hace la educación?

Para ubicarnos en un escenario real, hago notar aquello que vi mientras la cámara de la televisión boliviana, canal 7, mostraba a través de un paneo de los Ministros que asistían al acto protocolar a propósito del 22 de enero: La penúltima de la fila era Ariana Campero Nava, ministra de Salud…y el último, Roberto Aguilar, ministro de Educación. Digo ¿odiosa coincidencia?

Cierro con una última reflexión. ¿Es nuestra educación democrática? ¿La educación que nos propone este nuevo Estado Plurinacional de corte “socialista” es provocadora de actitudes democráticas? ¿Es la oferta curricular una alternativa de práctica democrática? ¿Cuán libre es el estudiante de elegir qué, cómo, cuándo, cuánto y por qué estudiar y aprender?

Anuncios

8 comentarios en “¿Qué hace la educación?

  1. Me parece una reflexión muy completa y directamente relacionada con lo que sucede en la actualidad. Es una lástima la degradación que está teniendo el ámbito educativo. No hay más que fijarse en el recorrido legislativo que ha tenido la educación: en muy pocos años se han desarrollado muchas leyes educativas, a cada cual menos coherente.

    Hace unas semanas hice un post dedicado justo a todo lo que se está hablando, os invito a que os paséis. Como siempre digo, quizás no seamos nosotros el cambio directo que la educación va a tener pero poco a poco podemos ir intentándolo.

    http://analapedagoga.com/2018/01/12/las-leyes-de-educacion-analapedagoga

    Me gusta

  2. Pingback: ¿Qué hace la educación? — El blog de la Molmitos | Trabajando por un mejor País

  3. Moisés

    Educar con el ejemplo, frase sabia, que en nuestro “proceso de cambio”, lo que ha hecho es dañar, los valores que, si teníamos, los dejaron torturados, con cada frase agresiva, hiriente, brabucona de nuestros personajes (gobernantes), nos han llevado a la vulgaridad, incluso a las palabras que son usadas en el bajo mundo, ése es el ejemplo de educación que nos dejarán, valorar el trabajo del ministerio de educación, es perder el tiempo…
    Bueno, siempre es importante contar con personas como Ud. que nos regala, lo digo con mucho respeto, en sus letras el sentimiento de muchos o todos nosotros, que desearíamos decir las cosas tal cual, como las escribe.

    Me gusta

  4. Alfredo Pereyra Gutiérrez

    La educación debería estar más cerca del pueblo, en su concepción pedagógica. La curricula debería estar a cargo de los gobiernos departamentales. Con sus historia, sus héroe y sus valores.

    Le gusta a 1 persona

  5. Felipe

    La danza de los millones no me impresiono mucho, lo que a mi me impresiono desde niño, fue esta frase: —La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres. Digo esto, Sancho, porque bien has visto el regalo, la abundancia que en este castillo que dejamos hemos tenido; pues en mitad de aquellos banquetes sazonados y de aquellas bebidas de nieve me parecía a mí que estaba metido entre las estrechezas de la hambre, porque no lo gozaba con la libertad que lo gozara si fueran míos, que las obligaciones de las recompensas de los beneficios y mercedes recebidas son ataduras que no dejan campear al ánimo libre. ¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo!

    Solo en libertad prospera la educacion, la democracia y uno logra ser digno. Lo tragico de este gobierno es que nos quiere quitar la libertad y a cambio nos ofrece una danza de millones y algunas estructuras vacias de contenido y de valores.

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s