Que el mea culpa nos movilice


Es tiempo del mea culpa, de “darnos contra la pared” por la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene.

Voy al inicio de todo, retrocedo 12 años cuando -agotados por las mañas de la clase política- el 54% de los bolivianos optó por aquello que se le ofrecía bajo el rótulo de “cambio”.

Entonces cometimos el primer error, votar por cansancio, por hastío y porque, en realidad, siempre hemos votado así: Intercalando nuestra suerte, solo que esta vez, el merecedor del tin marín era un jugador completamente diferente a los que el electorado estaba acostumbrado: Los anteriores jugaban para cinco años, éste no, va 12 y quiere más y quiere todo. No lo sabíamos.

El segundo error fue haber pensado que nuestro voto estaría seguro en un dirigente cocalero y en un terrorista. En una sociedad sensata, esta historia debió haber acabado aquí, pues los antecedentes alcanzaban para pronosticar el resto, pero no, el 54% se dejó seducir por estos sujetos y más tarde, en la segunda elección, lo hizo el 64%.

El tercer error fue haber creído en la buena fe de estos señores, el cocalero y el terrorista. El primer golpe bajo fue cuando el asaltador de dineros de la UMSS nos dijo que habíamos sido engañados con su estrategia envolvente que como primera medida dio lugar a una segunda postulación como si fuera la primera, disque porque el país era otro, se llamaba otra cosa y tenía Constitución nueva y porque así era la cosa y punto.

El cuarto error fue seguir creyendo que acá no pasaba nada a pesar de los antecedentes y de las sucesivas estrategias envolventes y, entonces, una vez inamovibles los señores, los bolivianos no fuimos exigentes con los contrapesos, y colocamos a una oposición incapaz: Senadores, Diputados, Gobernadores y Alcaldes funcionales al gobierno, temerosos, quizá, por lo que habían hecho en el primer periodo con Manfred, Fernández y Cossío. Así permitimos que se instalara una oposición siempre lenta, tardía, corta, mediocre, más apta para el meme y el show que para el parlamento y la cosa seria.

Los errores han sido muchos, pero todos son nuestros: Permitir que nos gobierne un cocalero, un terrorista y una bola de incapaces es nuestra culpa…después de todo, el dicho “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”, es infalible, caray.

Me provoca una profunda frustración tener lo que tenemos, y haberlo permitido es abrumador.

Abrumador tener un Presidente que durante estos 12 años se ha inclinado por un discurso divisionista, odiador, agresivo, racista…un Presidente que siempre ha jugado el papel de víctima, que vive comparado con lo peor del pasado y que ha hecho de la mentira su forma de sobrevivencia política.

Abrumador tener un Vice que existe a partir de la confrontación y la amenaza porque está convencido que le habla a seres inferiores a él, a ignorantes.

Abrumador tener una oposición que no está a la altura de las circunstancias. Que no se pone de acuerdo en absolutamente nada; que no propone nada y que termina aceptando todo.

Escuchar al Presidente de los Senadores reducir su defensa del Código del Sistema Penal a “los que se oponen no quieren que la justicia cambie” es constatar que estamos ante un gobierno que se sustenta en la división, la confrontación, el odio y la estupidez.

Ver a esos diputados de la oposición haciendo huelga de hambre es evidenciar que no son más que unos aprovechados, descriteriados e inoportunos.

Hoy el pueblo está en la calle por culpa de estos sujetos: los que abusan de su poder, y los tontos útiles que fueron incapaces de explicarle a los bolivianos en qué consistía ese código penal y que ahora que ven que el ciudadano sale emputado a defender su libertad, de un brinco a destiempo, se cuelgan a la lucha con una huelga que a nadie le interesa porque nadie les cree ya.

En la intención de tratar de ver el vaso medio lleno, debemos agradecer los excesos de unos y las falencias de los otros porque están dejando que el pueblo pierda el miedo, se sacuda y se organice, y ojalá encuentre la forma de prescindir de esta clase política que tanto daño le sigue haciendo al país.

Que esa mea culpa nos movilice lo suficiente, nos articule, que nos empute lo necesario para darnos cuenta que si no lo hacemos por cuenta propia, estamos perdidos. Que esa mea culpa nos deje ver que ya no se trata de 10 artículos, ni del Código entero ni de un conjunto de leyes…que esa mea culpa nos permita darnos cuenta que la lucha es en contra de aquel que -creyéndose el amo de nuestro destino- se niega a dejar el poder e intenta acomodar las piezas para hacerlo.

Anuncios

4 comentarios en “Que el mea culpa nos movilice

  1. Fernando Messmer

    Impecable análisis Mónica Patricia. Será lectura obligatoria en una de mis clases en la UPSA el semestre que se inicia el 14 de febrero. Buscaré generar opiniones y debate, asumiendo mi cuota de responsabilidad, obviamente, en lo que hace a la oposición en el Congreso de la que fui parte, durante el primer periódo de Evo Morales.

    Le gusta a 1 persona

    1. Fernando, gracias. Es en las aulas, precisamente, donde se deben debatir estos temas; es imperativo que generemos cultura cívica y política en las nuevas generaciones. De allí deben salir los líderes que cambien este país.

      Me gusta

  2. Ernesto Clavijo Zuazo

    Dios os escuche Monica, bien lo dices todos tenemos la culpa para que esta situacion sacuda en lo mas profundo a nuestra maltratada Patria y a todos sus habitantes…No solo reunirse en cafes y en cuanto jolgorio se organice servira para desterrar en forma permanente a los traficantes del poder actual. Se necesita participar y no solo lamentarse y decir “que pena es que asi somos los bolivianos”. Pensemos en el futuro de las nuevas generaciones.
    Un abrazo a la distancia.

    Le gusta a 1 persona

  3. apadilla2015

    Mea culpa que debe servir para despertar a toda la ciudadanía…. Los viejos jugamos un papel poco eficiente por llevar adelante el riquísimo país que es Bolivia ; Justo a los jóvenes todos debemos luchar por reconstruir la Nación Boliviana, cumpliendo así con el mensaje final del Gran Mariscal de Ayacucho en el que pedía a la “nación” ( ) “preservar la obra” de su creación y mantener la independencia ….

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s