La institucionalidad que tenemos (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.43)


D3S_7989mandarEra domingo por la noche, mi marido se puso violento, me dio miedo por mis hijos y por mí. Llamé al 110, nadie contestó; al 911, nadie contestó; a la Defensoría, nadie contestó; llamé a la EPI Norte y me contestó una policía que no entendía mi problema, me decía que yo ya conocía el procedimiento cuando lo único que quería era que acudan en mi ayuda. Después de hacerle entender que corría peligro y de darle la dirección de mi domicilio, la oficial me dijo que no podían ayudarme porque se trataba de una urbanización privada a donde no podían ingresar, que mejor saliera del recinto en 10 minutos. No creía lo que me estaba ocurriendo. Tuve que salir y esperar en la portería a que llegara la patrulla. Una vez en la EPI me despacharon porque no presentaba ninguna evidencia de violencia; el policía varón me dijo que no tenía nada, que me tranquilizara y que me fuera nomás a mi casa y que si quería mañana volviera para que me deriven al médico forense; el mechón de cabellos que tenía en la mano y el relato del maltrato psicológico que había ejercido mi esposo no eran suficientes.

Luego de sentar la denuncia por violencia doméstica me fui.  Al día siguiente, el médico forense me dijo que no podía hacer nada porque no presentaba ninguna señal de violencia. Me sentí una tonta, nadie me hizo caso. Creo que querían ver a una mujer golpeada, ensangrentada, moreteada… o muerta.

Este es el relato de una mujer que cansada de la violencia machista del marido, decidió denunciarlo muy a pesar de que sus hijos le imploraron que no lo hiciera, y que sus suegros y sus cuñadas la sentenciaran por ello.

Fue difícil conseguir ayuda primero porque tenía a la familia en contra; segundo, porque llamó a tres instituciones y ninguna atendió el teléfono; tercero, porque la patrulla de la EPI no podía ingresar a una urbanización privada; cuarto, porque no presentaba señales graves de maltrato físico; y finalmente, porque los oficiales subestimaron su situación por su condición económica: La víctima vive en un barrio de familias pudientes, de gente que nunca denuncia por el qué dirán, de gente que por “tener plata no sufre maltrato de género”. Nadie le creyó  y la devolvieron a su “palacio” como diciéndole “no se queje señora que Usted no está mal y además tiene plata…no joda y tranquilícese, vuelva nomás con el violento de su marido y aguante, ¿ya?”.

Queda claro que en este país hay que evitar que el esposo se “enoje” en domingo porque nadie contestará el teléfono; que no puedes vivir en una urbanización privada porque no ingresarán a tu casa; que no te creen si no estás con costillas rotas o agonizando; y que si tienes dinero no eres candidata a pedir ayuda. Más bien, date con piedra en el pecho por vivir donde vives y si te duele mucho, aguanta al lunes y reza para que alguien te ayuda.

Con razón se pegan, se violan y se matan mujeres todos los días en Bolivia: La institucionalidad llamada a evitar este problema es absolutamente ineficiente, insensible, ignorante, incapaz, en definitiva, inservible.

Anuncios

Un comentario en “La institucionalidad que tenemos (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.43)

  1. Daysi Rocabado

    Monica este hecho que relatas es tan comun como el pan de cada dia , realmente debe ser frustrante acudir a tantas instituciones dizque para evitar la violencia contra la mujer y el feminicidio y que el problema se minimize porque no tienes algun hematoma, hueso roto o por que no estas agonizando y lo peor que de tanto aguantar el maltrato psicologico y fisico la familia cree que es normal y que porque eres tan “loca , histerica y exagerada y que va decir la gente y que por que lo haces enojar y que tu siempre provocas que se enoje ” si esta mujer tomo el valor de denunciar ojala SE ALEJE DE SU AGRESOR A PESAR DE LA OPOSICION DE SU FAMILIA, esta en nosotras poner el limite ante el primer brote de violencia , el va a avanzar hasta donde le permitas y esto no pasa es como una enfermedad si no la cortas te mata POR FAVOR NI UNA MAS, UNAMONOS MUJERES PARA LA PREVENCION DE ESTE FLAGELO DE LA VIOLENCIA, enzeñando a tod@s los niños , adolescentes y jovenes a vivir en una sociedad libre de violencia porque esta es aprendida

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s