Cifras que deberían, en vez de… (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.26)


Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyComienzo por las recomendaciones que dicen: Promover las respuestas familiares antes de la institucionalización; fortalecer los mecanismos de coordinación interinstitucional; promover y efectivizar el derecho a la participación infantil; y asignación presupuestaria suficiente.

Sigo con las conclusiones: 900 mil niños se encuentran en riesgo y vulnerabilidad debido, principalmente, a los siguientes factores internos: consumo de bebidas alcohólicas de los padres; ausencia de uno de ellos;  presencia de padrastro o de madrastra; negligencia, frustraciones personales y falta de educación de los progenitores o tutores. Entre los factores externos que contribuyen a que los padres ejerzan violencia contra los hijos se anota la brecha que existe entre la familia y el Estado, es decir, falta de conocimiento, desconfianza o una idea distorsionada del tipo de apoyo que brindan las instituciones públicas responsables de ofrecer asistencia psicológica y social: no pocas familias consideran que estas entidades solo fiscalizan y por ello tienen miedo a que les quiten a sus hijos.

Pero también existen factores de protección para fortalecer a las familias, por ejemplo, la educación. Las familias bolivianas independientemente de su capacidad económica, muestran una actitud favorable con la culminación de la educación formal, incluida la universitaria.

En el país, la coordinación interinstitucional a nivel nacional, departamental y municipal es deficiente y cuenta, recién, con un Plan Plurinacional de la Niñez y Adolescencia lo que ha dificultado la operativización de programas de familias sustitutas, de procesos de reintegración familiar o de trabajo con familias en alto riesgo social. También se ha constatado que la formación del personal es deficiente debido a un sistema de actualización del talento humano también deficiente. El personal es escaso y no tiene las competencias para trabajar con familias socialmente vulnerables porque parte de este ha sido contratado en el marco del favoritismo político. No existe un sistema de monitoreo y evaluación para supervisar la implementación de la norma. A estos problemas, se suma la insuficiente asignación presupuestaria para fortalecer el sistema, los proyectos y poder contar con infraestructura adecuada. El trabajo de prevención no cuenta con presupuesto necesario.

Imagínese que solo el 13% de los centros de acogida de administración directa cuenta con cobertura de servicios de salud óptima; los centros de administración delegada cuentan con cobertura de salud en un 71%. En el ámbito educativo, la relación es similar.

Otro problema detectado es la ausencia de un sistema nacional de información y monitoreo; no existe un registro nacional unificado que dé cuenta de la cantidad, problemática y seguimiento de los casos de niños y adolescentes que están en la totalidad de centros de acogida del país.

Según el Censo 2012, aproximadamente 275 mil niños no viven con sus progenitores y podrían estar en situación de acogimiento no formal (tampoco existen datos actualizados en ausencia de un sistema de información y monitoreo especializado).

Se estima que 30 mil niños y adolescentes han perdido el cuidado familiar y residen en centros de acogida. Menos del 50% de estos centros busca contacto con la familia ampliada (parientes cercanos o no) debido a una precaria coordinación interinstitucional.

La situación de abandono por causas de negligencia parental (35%) y abandono (33%) se han incrementado notablemente en relación al periodo 2005-2010.

El 76% de las familias bolivianas sufre violencia alguna vez al mes. El 57% de las familias en Bolivia consume alcohol.

Estas son cifras que deberían, sin reparo alguno, merecer la atención del Estado, además que nos obligan a preguntarnos ¿por qué se gastan millones de dólares en palacios presidenciales, cumbres internacionales, propaganda gubernamental, obras al ego y viajes de representación cuando la situación de nuestros niños y adolescentes es como es?

Esta información usted la encuentra en CADA NIÑO Y NIÑA CUENTA, investigación desarrollada y publicada por Aldeas Infantiles SOS y la Universidad Católica Boliviana.

Anuncios

2 comentarios en “Cifras que deberían, en vez de… (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.26)

  1. Claudia

    Molmitos un saludo, respeto tu forma de pensar y te expongo también el mío sobre estos temas de coyuntura.
    Todos hablan de los derechos de los homosexuales para el matrimonio y el derecho Al aborto. Me pregunto porque seguimos en esta cultura egoísta. Donde la última palabra la tienen aquellos que se consideran víctimas; acaso son víctimas de la injusticia sólo los homosexuales que por “amor” quieren ser padres a la fuerza y la naturaleza no permite por lo que quieren adoptar hijos (decidiendo sobre ellos), son víctimas de la injusticia sólo aquellas madres que por momentos de placer y ser estudiantes (en muchos casos) quedan embarazadas y deciden matar a su hijo, porque los ven como un estorbo y tienen miedo?? Yo sé qué hay casos delicados, pero también sé que las verdaderas víctimas son también los indefensos los que no tienen edad para opinar o decidir según la ley y se los ignora. Son los niños huérfanos que sueñan con una familia tradicional que ven como normal y deseable, o los niños sin nacer, que son muy pocos los que los defienden.
    Quien habla de los derechos del niño que no tiene palabra para opinar y defenderse ???? Muchos hablan a favor de los que tienen voz para reclamar sus derechos, y son pocos y atacados los que defienden al que no tiene voz, ni la edad para que su opinión sea valorada.
    Pienso que muchos adultos (de aquellos que creen que lo han visto todo y tienen experiencia sobre la vida) se han olvidado de ser niños y de ser adultos jóvenes. Los niveles de divorcio de nuestros padres son altos, muchos de ellos creen que así se sentirán mejor y felices, pero no preguntan ni quieren ver a los hijos sufrir por ello, que ven cambiar a su padre por otro padre o a su madre por otra madre o sufrir la soledad y las peores adiccines. El bullying y la vergüenza que se sufre decir que tus padres son homosexuales (como si ser homosexual fuera normal, no es normal hablar solamente de temas sexuales personales como mucho de ellos lo hacen, yo sé porque vi de cerca ese mundo repugnantemente lujurioso) mientras los amigos tienen una familia normal. O la tristeza que se siente saber del aborto, un asesinato q mata a miles de inocentes y muchas madres psicológicamente muertas por esto, y lo peor una sociedad que apoya estás cosas; sólo en favor de los con voz (en favor de la modernidad que no habla de estos temas porque solo piensan en ellos mismos. Buscando que los demás se sometan a su búsqueda de derechos) , ignorando y restando importancia el derecho de los inocentes , sin conocer la otra parte de la moneda e ignorando la opinión de gente joven- (que sabe de la vida, no tiene experiencia?, pero también tiene voz y es por ley reconocido por el estado). Algunos cansados de la injusticia, maldad y egoísmo y falta de valores muchas veces heredada de nuestros padres. También hay jóvenes que quieren justicia equitativa (en contexto con la realidad y sin seguir los modernismos en temáticas sexuales y reproductivas) y no son tan superficiales en su forma de pensar y tampoco piensan solo en ropa, fiestas y chupas aunque tengan enamorado por años.

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s