“Mi angelito nos abre las puertas”


El papá está viviendo hace dos semanas en Chile; se fue con la esperanza de poder darle una segunda oportunidad de vida a su pequeño hijo. La mamá está a mi lado  con la esperanza de que estas líneas puedan ayudar a que su hijo viva. Ambos padres se han propuesto el trasplante para Arturito.

IMG-20170327-WA0000.jpgLo que les voy a contar es la historia de una familia cochabambina cuya lucha comienza hace poco más de dos años cuando se enteran que el bebé que esperan nacerá con algunos problemas en los riñones. La ecografía ya advertía algo raro: “el niño tiene un tumor en uno de los riñones”, anunciaba el médico.

El 8 de diciembre de 2014 nace Arturito. Lo someten a revisión médica y descubren que el tumor en el riñón era en realidad uno de los riñones. Y es que el feto se había formado con un problema en el sistema urinario que impidió durante los meses de gestación que pueda eliminar de forma adecuada su orina atrofiando uno de los riñones y disminuyendo en más del 90% la función del otro.

El diagnóstico es hidronefrosis bilateral en los riñones. A los 3 días de nacido se le practica una ureterostomia unilateral del riñón izquierdo;  el riñón derecho se detecta multiquístico. A los 3 meses se determina que este riñón está excluido de toda función renal y que el riñón izquierdo trabaja con una filtración mínima. Se descubre también que existe válvula de uretra posterior  y el 8 de mayo de 2015 se realiza la nefrectomia de riñon derecho y ureter.

Arturo tiene dos años y sus papás junto a los médicos hacen lo posible para mantener equilibrada su química y contrarrestar los efectos que provoca el mal funcionamiento de su único riñón.

Es candidato seguro a diálisis, algo a lo que los papás le guardan respeto y temor porque explican que una vez iniciado el proceso, no les dará más de un año para proceder con el trasplante. Su mamá me explica que por la edad del chiquito, éste no podrá soportar más de un año de diálisis. Su lucha, en consecuencia, es contra el reloj.

Arturo, desde que ha nacido, es sometido a una serie de tratamientos y cuidados especiales; toma pastillas para la presión, varias vitaminas, bicarbonato de sodio, una dieta especial y recibe una vez a la semana una inyección de una hormona para el crecimiento pues debido a su problema no ha tenido un desarrollo normal y pese a sus dos años y medio que está pronto a cumplir, el niño tiene el peso y tamaño de un niño de un año. Los médicos esperan que pese 14 kilos para poder hacer el trasplante, me cuenta la mamá.

Las dificultades del trasplante

“Estoy agradecidísima con los médicos bolivianos que atienden a mi hijo, ellos le han salvado la vida”, asegura la madre, pero también cuenta que el trasplante no puede ser realizado en el país porque no existe la suficiente experiencia de equipo para este tipo de operaciones en niños.

Después de analizar varias alternativas, la más conveniente es la que ofrece Santiago de Chile.

El padre ha tenido que irse a ese país vecino para conseguir un trabajo y poder acceder a un seguro que les permita poder operar a su hijo, algo aún totalmente incierto.

“Mi esposo ha tenido que dormir en el sofá del amigo de su amigo (otro boliviano) hasta que por fin, hace unos días ha logrado alquilar un cuarto. Me ha llamado y me ha dicho, mira cómo nuestro angelito nos abre las puertas”. A las dos se nos parte el alma.

Ambos padres son economistas, ella trabaja como docente en la universidad y también en su instituto de danza folklórica. Sus recursos económicos apenas alcanzan para sostener a una familia de cinco miembros y pagar el tratamiento de Arturito; pero no alcanzarán a cubrir los aproximadamente 70 mil dólares que podría costar el trasplante de riñón.

Hasta el momento, la madre es la candidata idónea para el trasplante, pero aún debe someterse a más exámenes para ver la compatibilidad plena. “En caso de no ser yo, tendríamos que esperar a conseguir un donante y eso es muy complicado sobre todo en nuestro país donde no hay la cultura de la donación de órganos”, dice Susana.

Se está preparando

Mientras se esmeran en controlar el equilibrio necesario para postergar el inicio de la diálisis, Arturo será sometido a un par de cirugías más que lo preparen para cuando reciba el riñón (esperemos) de su mamá. Esas cirugías se las realizará pronto en Cochabamba.

Y cuánto les cuesta todo esto, le pregunto. Sonríe y me dice que no sabe. Inmediatamente comienza a hacer cálculos rápidos: “solo la vacuna del crecimiento cuesta 3.225 Bs. al mes”.

Esta es la historia de Arturito y sus valientes papás cuyo propósito de vida en este momento es acceder a la única posibilidad de vida que tiene su pequeño.

¿Podemos hacer que esto funcione? ¿Podemos hacernos parte del reto? Claro que sí. Bueno, ¿cómo? La familia de Germán y Patty Rico está organizando un gran té para recaudar fondos a reunirse para el trasplante. Te voy a dejar el folleto para que tomes nota de fecha y demás.

Apoyemos amigos…ayudemos a juntar dinero y esperanzas para que estos padres puedan hacer que su hijito Arturo Bermúdez Rocha tenga una segunda oportunidad.

IMG-20170402-WA0003

Anuncios

11 comentarios en ““Mi angelito nos abre las puertas”

  1. Ivonne

    Hola al leer su blog mi esposo y yo nos conmovimos mucho pues nuestra hija que ahora tiene un año también nació con hidronefrosis….sabemos lo que es ver entrar a tan pequeñita al quirófano….es muy doloroso desgasta emocional psicológica y económicamente….nuestra nena debe seguir en controles gracias a Dios de verdad gracias a Dios y a muchas personas y familiares que nos ayudan ella conserva su función renal….aunque sigue dilatado…su problema es unilateral…..sabemos lo que esa familia está pasando y quisiéramos ayudar pero no vivimos en cochabamba…pueden proporcionarnos el correo un celular de alguno de los papás y con algo por lo menos ayudar depositando a su cuenta o abrirán una cuenta para donaciones…

    Me gusta

  2. Luis Ricardo Carvajal Montero

    Qué tal Lic. Mónica mi nombre es Ricardo Carvajal soy un exalumno suyo, quería comentarle respecto de esta publicación que tengo un tío en Santiago de Chile que es cirujano Urólogo y hace trasplantes de riñón Su nombre es David Carvajal Soria y trabaja el clínica Dávila, una muy conocida en esa ciudad, sin duda creo que el contacto con él les será de mucha ayuda a los padres, 56998218007 es el número con el que lo tengo en WhatsApp con los códigos de país y región. Espero les sea útil la información y cualquier otra consulta o ayuda lo haré en la medida de mis posibilidades.

    Me gusta

  3. Claudia

    hola Molmitos soy una senora italiana que pero tiene un pedazo de corazon a Bolivia ,Cochabamba en particular..
    a menudo leo tu blog que me gusta mucho y despuès de haber leido de Arturo quiero hablarte de Aristide y de “la casa de los ninos”tu conoces?estan en Cochabamba ahora no me acuerdo el barrio se que es al final de la America oeste pero si pides de ellos mucha gente los conocen en paricular all hospital
    ellos trabajan con muchos ninos,los ayudan si no tienen familia y tambièn ayudan muchissimo los ninos que tienen enfermedad como Arturo
    ellos tambièn se han ido a Chile o Argentina para sanar los ninos yo creo que seguro si les hablan de Arturo lo van a ayudar
    su correo es “casadelosninos@alice.it”

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s