¿Dueñas de nuestro cuerpo? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.11)


9932464-Silueta-femenina-Foto-de-archivoDiferentes campañas a favor del aborto manejan mensajes que hacen ver a la mujer como dueña de su cuerpo y, por tanto, con el derecho absoluto de poder elegir lo que hace con él.

Más allá de estar o no a favor del aborto, o de lo moral o amoral de esta práctica, considero que justificarla a partir de la propiedad y poder de decisión que tiene la mujer de su propio cuerpo, es una contradicción: Si la mujer es dueña y responsable de su cuerpo como para decidir realizarse un aborto ¿por qué no es igual de dueña y responsable para cuidarlo y evitar quedar embarazada? No es coherente manifestar madurez, autonomía y responsabilidad para una práctica que debió evitarse precisamente a partir de los mismos principios, es decir, si se actuara con verdadera madurez, autonomía y responsabilidad en relación al cuerpo, seguramente -en la mayoría de los casos- se evitaría un embarazo no deseado. Entonces, ¿cuán dueñas somos de nuestro cuerpo?, ¿cuánto sabemos cuidarlo?, ¿es el aborto  consecuencia de ese “poder elegir” qué hago con mi cuerpo o cómo evito exponerlo a lo que en realidad no deseo?

Llama mi atención que el aborto sea uno de los principales recursos que se utiliza para tratar de legitimar  los derechos de las mujeres, su proceso de emancipación y su libertad, pero además para sustentar el discurso de la igualdad y la equidad de género; discúlpenme pero considero que es precisamente esta práctica la que en realidad se constituye en la opción que más atenta contra la integridad de la mujer; no sería más humano para ella que en vez de concentrarnos en la defensa del aborto, nos aboquemos a evitar el embarazo no deseado?, ¿es  iluso, tonto, romántico, irreal? ¿Es que a esta altura de la vida, debo suponer que la “carne” domina una sociedad y la somete a la voluntad del deseo y el sexo? Al parecer sí, entonces tenemos un mundo que se ha cansado y rendido ante la prevención, la educación y la concienciación como alternativas, y ha optado por la opción más dura y menos digna para la mujer: el aborto. Desde mi entender, el aborto no puede ser señal de liberación, autonomía y dominio sobre nuestro cuerpo, todo lo contrario.

Se estima que 45 millones de mujeres en todo el mundo abortan cada año, y que aproximadamente 50.000 mueren a consecuencia de esta práctica (OMS). ¿Esta es la razón por la que se debe apoyar el aborto legal y seguro? ¿Ésta, mas bien, no debería ser la razón para trabajar en la prevención de los embarazos no deseados?

Pero no quiero detenerme exclusivamente en el aborto porque no es lo único que nos ocupa cuando pregonamos que somos dueñas de nuestro cuerpo y que elegimos qué hacer con él: ¿cuántas de nosotras hemos cultivado el hábito de realizarnos controles ginecológicos anuales (y en algunos casos semestrales) tal como la ciencia médica nos lo recomienda? ¿Cuántas de nosotras nos alimentamos priorizando aquello que nuestro cuerpo requiere para mantenerse saludable? ¿Cuántas de nosotras hemos incluido en nuestra rutina diaria el ejercicio físico? Entonces, ¿cuán dueñas somos de nuestro cuerpo y cuán responsables somos para cuidarlo como se merece?

El ser dueñas de nuestro cuerpo y el defender nuestro legítimo derecho de poder elegir qué queremos hacer con él, implica responsabilidad y conciencia; supone, entonces, no someterlo a riesgos de ninguna naturaleza, y supone que nuestras decisiones deben ser consecuentes con ese principio.

Volviendo a los embarazos no deseados muchos de los cuales acaban en abortos, estoy consciente del rol que tiene el varón. Me queda claro que él debe ser tanto o más responsable con su cuerpo que la mujer. Es, evidentemente, una cuestión de responsabilidades y riesgos compartidos.

Anuncios

3 comentarios en “¿Dueñas de nuestro cuerpo? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT.11)

  1. Juliana

    Comparto su opinión Mónica. Es hora de ser realmente responsables de nuestro cuerpo y nuestra vida, siempre leo sus artículos pero es la primera vez que comento y el motivo es la opinión de Luis Alberto, en algún lugar dice “no es cuestión de ética” y me pregunto: ¿si no es con ética que debemos tomar decisiones y actuar en nuestra vida, entonces con qué?

    Le gusta a 1 persona

  2. Luis Alberto Sánchez Arteaga

    Aunque entiendo la opinión, también me parece que no consideraste: como dueñas de sus cuerpos, también tienen derecho a equivocarse, a decidir post relación, que no desean convertirse en madres. Hace un tiempo escuché una entrevista en una radio europea, que decía muy acertadamente, “mientras los latinos se jactan de considerar “cavernarios” a los musulmanes que se permiten lapidar mujeres, casarse con niñas, etc., no se avergûenzan ni un poco de que nosotros los consideremos cavernarios porque en pleno siglo 21, creen que tienen el derecho como sociedad, a decirle/obligarle a una mujer a convertirse en madre, convirtiéndolas en simples capullos de reproducción y negándoles el derecho individual a SENTIRSE listas para ser madres”. No se trata de moral, no se trata de ética, ni de tonterías religiosas. Ojalá que en el siguiente día de la mujer, la mujer se plantee dejar de ser su peor enemiga, donde se permite criticar a las demás, pero exige respeto a si misma, a la vez que se somete a la “moral de la sociedad”, que le dicta cómo y cuándo está obligada a sentir una maternidad que no le ha llegado, y que por ser obligada a cumplir con el embarazo y luego darlo en adopción, suponen que están haciendo lo correcto. La mujer es mucho más que un campo de siembra/cosecha de humanos y también es mucho más que un ser obligado (por las mismas mujeres) a ser perfectas y evitar embarazos que no desea. ¿Ud. nunca se ha equivocado? ¿Debe perder sus derechos por haberse equivocado alguna vez?

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s