El enfoque Carrera (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2017.7)


Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyTe hago una pregunta…mejor dos: ¿Cuando acabaste la universidad no te entró la duda sobre lo que habías aprendido?, ¿acaso es posible que te hayas preguntado para qué te han formado?

Pues bien, si te han atacado estos miedos (anormales desde el propósito de la ciencia pedagógica), es porque te han formado bajo un modelo curricular fragmentado y desarticulado en el que cada asignatura (“materia”) hace su trabajo desde su particularidad, es decir, desde sus propios propósitos, objetivos y contenidos; en el que cada docente es una especie de isla, un mundo aparte, tanto que ni se cruzan en los pasillos de la facultad, y muchas veces ni se conocen entre ellos. A esto se llama enfoque curso…y es lo que no queremos.

Como resultado práctico tenemos una Carrera que ha ofrecido entre 50 y 60 experiencias particulares, son 50 y 60 “islas” que el estudiante, una vez titulado, no termina de entender, integrar y, lo que es peor, usar. Ejemplifico: yo, Comunicadora social, debía poder integrar -conscientemente- los elementos de competencia que (me) aportaron las asignaturas de Lenguaje de la imagen, Semiología, Lingüística, Psicología de masas, Televisión y Producción Audiovisual, asignaturas que -correctamente integradas y movilizadas- forman una competencia, porque hay que advertir que las asignaturas en sí mismas no configuran una competencia. Esta es la razón fundamental que justifica el diseño curricular bajo el enfoque Carrera, ese carácter integrado, organizado, secuencial y facilitador de competencias.

En consecuencia, no se puede usar el enfoque Basado en Competencias si no es bajo el “paraguas” del enfoque Carrera, es éste el que le permite al currículo convertirse en un verdadero proyecto educativo que forme a un profesional capaz de emplear sus recursos internos (personales) y externos (de contexto y relacionamiento) en situaciones laborales complejas y diversas, es decir, un profesional competente.

¿Qué demanda el enfoque Carrera? Demanda mucho, cierto.

Lo primero, pasión. Esa fe puesta en la educación y en los educadores como transformadores del status quo. Claro, porque exigirá que esas “islas” se conviertan en “continentes”; demandará que esos proyectos aislados y particulares se encuentren, coordinen y proyecten sus propósitos, elementos de competencias y actividades en función de un mismo proyecto educativo.

¿Y esto cómo se logra? Insisto, con mucha fe y trabajo (también con recursos económicos que ayuden a seducir a los actores). Pero sobre todo, es una cuestión de asumir que la educación es un asunto serio que no admite improvisaciones ni egoísmos; que los esfuerzos deben estar orientados hacia un solo fin y que los docentes, a partir de todo esto, entiendan que son piezas únicas cuya particularidad adquiere valor solo cuando interactúan en conjunto.

En términos curriculares, demanda un diseño activado por la problemática compleja de la realidad, un adecuado y detallado mapeo de competencias, y un desarrollo curricular que no desmaye en el propósito de mantener al cuerpo docente cohesionado.

Este enfoque persigue un estudiante con mayor capacidad para retener conocimientos y habilidades, que pueda interconectarlos; que pueda discriminar y jerarquizar (autorregular) sus aprendizajes; y construir sus propias estructuras mentales para aprender y actuar. Vale decir, será un universitario que no se preguntará ¿y ahora para qué soy bueno? Lo sabrá antes de graduarse, lo habrá experimentado y el mercado laboral tendrá un profesional más seguro, proactivo, cuestionador y transformador.

Este enfoque es válido tanto para el currículo universitario como para el escolar y es lo que intenta el Ministerio de Educación con los campos y áreas de conocimiento; y demanda, como lo hemos mencionado y advertimos en la realidad, maestros dispuestos (y capacitados) para gestionar el proceso educativo desde la mirada interdisciplinar e incluso transdisciplinar de la realidad. Menuda tarea pues la de salir de nuestras jaulas epistemológicas.

¿Necesario? Sí; ¿complejo? Sí; ¿imposible? No.

Anuncios

2 comentarios en “El enfoque Carrera (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH. LT. 2017.7)

  1. apadilla2015

    Los “operadores” de la educación, desde ministro y rector, hasta maestro deberían reflexionar este su sencillo pero esencial análisis….. Muy lindo Moniquita, felicidadade y gracias por el aporte.

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s