Y ellos ¿dónde están, qué hacen? SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH, LT.2016


genero1752040215

21 hombres han cometido feminicidio en Cochabamba hasta esta noche en que escribo Sístole & Diástole (martes 18 de octubre). Reparo en la fecha porque es probable que hasta el domingo, día de su publicación, la cifra haya aumentado.

21 varones violentos, asesinos, enfermos han acabado con la vida de 21 mujeres inocentes. Y, sin embargo, se sigue creyendo y aceptando que el llamado a luchar por la vida de las mujeres, que la igualdad de género, que el acabar con el abuso de la mujer y que no haya ni una más en situación de víctima y ni una menos sin vida, es cuestión solo de mujeres.

Las convocatorias que realizan los grupos de activistas, las feministas, las víctimas e incluso el señor Alcalde Leyes, están dirigidas al sexo femenino. Las mujeres -empoderadas en “su” lucha- están convencidas de que son ellas las que deben levantar la voz en contra de este flagelo; unas se visten de pink, otras proponen hacerlo de black y el resto usa el white para pedir respeto, para implorar que las dejen de pegar… de matarlas. Y ellos ¿dónde están, qué hacen?

Las culpables no somos nosotras, las violentas no somos nosotras, las asesinas no somos nosotras ¿pero sí somos nosotras las únicas llamadas a pedir respeto? ¿Cuándo vamos a involucrarlos a ellos? Los varones, los caballeros, los jóvenes, los muchachos, los chicos, los hijos, los nenitos ¿dónde se esconden?, ¿dónde los escondemos?, ¿por qué los oculta la sociedad machista que quiere creer que este es un problema de las mujeres?

Hace algunas semanas asistí a una reunión convocada por un grupo de activistas que trabaja por los derechos de las mujeres. Fui con mi esposo quien al ver que llegaban solo féminas, me dijo entre dientes: “si no viene ni un hombre, me voy”. “No, quédate, porque este también es tu problema”, le dije. Cuando me tocó hablar, lo primero que lamenté fue no ver más varones (apenas tres en la sala) porque estaba convencida de que ésta es y debe ser, ante todo, una lucha de ellos.

Se equivocan las feministas y no feministas al excluir al varón de esta problemática, y se equivocan ellos al sentirse y/o saberse excluidos. No podemos hablar de nuestras libertades y tampoco de nuestras limitaciones o castigos sociales y penurias solo entre féminas, no tiene sentido. No podemos reunirnos a contarnos cómo nos maltratan mientras quienes lo hacen comen tostado frente al televisor, “sudan” en el partido de fútbol del sábado o se relajan jugando sapo con los amigos. ¿Qué esperamos para involucrar a los principales responsables?

Transversalizar el enfoque de género lo demanda. Demanda que tanto hombres como mujeres comprendan que la igualdad de género involucra -necesariamente- a ambos actores.

Es imprescindible que la próxima cita de feministas y no feministas donde se trate la temática de género, las mujeres asistan acompañadas de sus parejas: esposos, novios, enamorados o amantes, e hijos, padres, hermanos, sobrinos, vecinos. Son ellos -sobre todo- quienes deben escuchar ese grito desesperado de esposas, novias, enamoradas, amantes, hijas, hermanas, sobrinas y vecinas que piden respeto, que dicen “solo quiero que me dejes de pegar”.

Las próximas marchas y expresiones de reclamo de los derechos de las mujeres, deberían estar lideradas/encabezadas por varones; por esos hombres que rechazan la violencia contra la mujer, que quieren decirle al mundo que ellos sí son respetuosos con ellas, que no soportan a un violento, que no desean ver golpeada a su madre, a su hija, a su amiga; hombres que reconocen y valoran la vida de las mujeres y que entienden que ellos son parte esencial del cambio.

Anuncios

Un comentario en “Y ellos ¿dónde están, qué hacen? SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH, LT.2016

  1. Eduardo Chumacero

    Tienes toda la razón. No es sólo que las víctimas se organicen, protesten y exijan, sino que los varones también hagan lo posible y lo imposible para frenar las barbaridades de sus congéneres. Tiene que haber un trabajo de concienciación conjunto y que toda la población se comprometa en frenar la violencia y la discriminación.
    Saludos

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s