Con mi carita de culo


arrugasQuisiera impulsar un movimiento…¿o una ley?…(quizá mejor una ley dada nuestra pasión por lo obligatorio y por el complejín colonial de sometimiento a la norma) para instituir el día de la cara de culo como medio para reivindicar los derechos de las mujeres a salir tal cual nos vemos.

Este no es un tema banal aunque no se trata de filosofía ni de política ni de economía ni de ciencia…se trata de algo más profundo: del valor a ser. Ok, voy a tratar el tema porque ya no me aguanto. Trataré de no emputarme ni calentarme…y lo diré con calmita y cariño: Querida y querido ¿qué pasa si hoy sales a la calle con la cara que la vida te dio? ¿Con esa carita de culo?

A ver. Para que no acabes confundido o confundida con lo que intento decirte. ¿Tengo casi 44 años y sabes qué me pasó? Te lo voy a contar. He aprendido a verme en el espejo y a aceptarme tal cual soy. Sí, y he descubierto muchos detalles que quisiera que tú también los descubras.

No creas que estoy chocha de la vida por lo que veo…no, pues, en realidad estoy chochísima.  También soy vanidosa y me gusta verme “linda”, pero resulta que cuando me miro al espejo me río…un desastre, un desastre perfecto que me provoca felicidad.

“Mierda que estoy vieja y fea” le he comentado alguna vez a mi marido mientras nos cepillábamos los dientes…seee, presiono los labios y se me hacen unas arrugas alrededor de la boca como si fuera un ano. ¿Mi boca como un ano? Jajaja….qué cosas digo…y cuando me río, ahora mismo, mis ojos se rodean de patas de gallo y se pierden entre mil arruguitas  (¿mejor no reírse?)…pero resulta que cuando me enojo se me hacen dos rayas en la cejas y me veo más fea además de ruda….y cuando me desenojo, observo  cuatro líneas en los cachetes. Vaya, haga lo que haga, me salen arrugas. Y entonces, prefiero reírme pues. Reírme de las arrugas y de mi fealdad y de mi vejez….me río, sí, ¿qué queda? Finalmente, se trata de mi cara, solo de mi cara (aunque de mi cuerpo podría hacer un tratado poderoso y denso).

La anterior semana fui al ginecólogo….grave, eso es grave porque el pudor nunca se pasa, ni a los 43. Te miran hasta el útero (literal) y con un reflector para que se vea mejor. Te introducen los dedos, unos tubos, unos fierros con palanca que se abren ahí adentro y que suenan mientras se expanden y cuando se cierran también… grah grah, grah…y luego unas pinzas y luego ….y cada año la misma tragedia. Y siempre encuentran algo nuevo, quistes, miomas, bolitas, etc…..todo un estrés extremo. Para rematar, el doctor, simpático como es, te sigue mirando lo que no quieres que mire y te dice “Uhhh, las cicatrices de la cesárea quedaron una belleza”….y tú no sabes qué decirle porque tienes toda la panza hecha mierda con las estrías y el hombre anda piropeando “sus” cesáreas, jajajaja….simpático mi doctor.

Al final te sacudes, te vistes, tomas aire, recuperas la “dignidad” y te vas feliz porque te das cuenta que tu cuerpo es… ¿una sorpresa? ¿una caja de pandora? ¿una complejidad en sí mismo? neee….una maravilla, sí, tu cuerpo es un tesoro.

El sábado en el supermercado le dije a una señora que sus canas eran lindas. La señora, un poquito mayor que yo, me miró feo, confundida, creo que pensó que era lesbiana…o mentirosa. Sus canas eran lindas y la hacían verse linda. Qué puedo hacer, se lo dije porque me dio ganas de hacerlo…porque ¿sabes? Ya no se ven en una mujer joven. Las canas son de viejas, re viejas. Y miechi que (también) se ven lindas en un cabello largo y un rostro joven, aun no tan arrugado. ¿Y sabes qué más? Revelan honestidad, fuerza, energía, sinceridad y amor propio. La mujer se ama, y entonces ama sus canas…y seguro es capaz de amar sus arrugas, sus estrías, sus miomas, sus quistes, y sus miedos y vergüenzas porque las hacen parte de su ser mujer.

De eso se trata pues amiga. Eres mujer y eres increíblemente maravillosa. Tus arrugas son fantásticas…deja que hablen, que te revelen. ¿Acaso no has visto a esas pobres que se colocan lo que encuentran para disimularlas y que se ven tan “raritas”? Por favor, no cometas ese error….dejaras de ser tu…así eres linda, así eres preciosa, esa eres tú. Muestra tus arrugas porque hablan de ti, de tu carácter, de cuánto te has reído, de cuanto has llorado y cuánto has puteado…déjalas, son tu personalidad.

Deja tus cabellos blancos, hablan también de tu personalidad y de tu experiencia, de tus aprendizajes, de tus días felices e infelices…hablan de ti, esas canas hablan de ti…¿para qué las quieres tapar si igual se van a ver?

Muestra tus kilos demás, muestra tus estrías, anuncia al mundo que sufres con cada menstruación, que eres maravillosamente hormonal, que gracias a esos arranques te permites ser auténtica y te permites llorar y gozar con la misma intensidad…qué cosa, eres mujer, y bendita seas tú y tus impulsos de pasión, de amor y de vida.

¿No te he hablado de mis brazos, de mis piernas, de mi cuello, de mi trasero, de mis manos? Todos esos artefactos hablan de mis años…y me encanta. Mira tus manos y dales un beso….un beso por cada lunar, por cada mancha, esas que dicen que son por el sol y que en realidad son por la edad. También esas hablan de ti.

Mi marido me abrazó el domingo. Yo estaba sentada y en pijama (él también)…!oh, no! descubrió que mis senos están más cerca de la cintura que de la garganta….se murió de risa…y yo también. Disfrutamos el momento, la “noticia” nos mostró que somos felices y que nos aceptamos tal cual somos. Hubo un tiempo en el que mis senos eran firmes y bonitos pero la gravedad hizo su parte, y nuestras tres wawas también. Ahora las lolas están de “capa caída”…pero te cuento que mi Alvarito me ama más que ayer y yo a él…así, con las tetas merodeando la cintura…¿dime si no es una maravilla? Lo es, claro que lo es.

Tengo una caja de pinturas (maquillaje) y sabes? Cada vez la abro menos. Ya no quiero hacerlo…quiero salir así a la calle, luciendo mis ojos de pulga, mis cejas con tres pelos, mis arrugas bien puestas…y mis canas. No quiero esconderme, no quiero cubrirme, no quiero disimular nada…porque resulta que me amo, que me gusto, que me quiero así, tal cual, como soy.

Dale, manda a la mierda todo ese discurso que te atormenta (si te atormenta). No necesitas tintes, ni siliconas, ni bótox, ni ácidos, ni maquillajes, ni brillos, ni cirugías, ¡nada de princesas!….solo necesitas ser tú y punto final.

Una cosita más….aprende a verte mejor en el espejo…mira, mira, encontrarás tu historia y te encantará.

Buen día.

Anuncios

4 comentarios en “Con mi carita de culo

  1. Julia Maria Valdivia (July)

    Apreciada Monica quisiera saber de donde sale esa honesta inspiracion para las publicaciones de tu columna y Blog varias veces tuve la intencion de opinar ,pero hoy no pude mas de tanto reir ne senti total y absolutamente identificada incluido el recientemente fui al ginecologo,me hizo bien saber que no soy la unica que tiene esas inquietudes y vivencias gracias por haberme echo el dia saludos.

    Me gusta

  2. apadilla2015

    Moniquita….. artículos suyos como este me vuelven a recordar a Cortázar…… mi escritor latinoamericano favorito… Ud. es una Cronopia hecha y derecha y eso aumenta la simpatía y aprecio por la amiga y colega… Un gran abrazo para usted y mi tocayo!

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s