El acto educativo perfecto (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH, LT, 2016)


Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyAhora entiendo por qué sacrificaban fines de semana, horas de ocio, de estudio, de sueño y hasta el almuerzo. Ahora entiendo el abrazo que le dio mi hijo mayor a su profesor de música el día de su graduación.

Pero, no es solo de ellos, el entusiasmo es de las decenas de jóvenes que integran el coro del colegio. Basta ver los rostros de pasión de las sopranos, la fuerza de las contraltos, la actitud de los tenores y la firmeza de los bajos. Basta maravillarse con la conexión que hay entre cada uno de ellos y el director.

Domingo 18. Horas 20:00. El Teatro Achá se viste de juventud entusiasta y talentosa; está por iniciar el XXIV Festival Nacional de Coros Estudiantiles Concordia organizado por la Asociación Cultural Nueva Acrópolis. Los padres de familia y Directores de cinco colegios no disimulan la ansiedad del momento. Uno a uno, los coros juveniles demuestran sus habilidades. El jurado escoge a tres para la competencia nacional.

La velada ha sido magnífica porque magnífico ha sido observar los rostros extasiados de aproximadamente 350 jóvenes cantores entregados a la dirección de sus maestros pero sobre todo a la música. Su arte ha maravillado al público asistente.

¿Qué pasó? ¿Cómo nació esa pasión y felicidad? Desde lo pedagógico, sobran razones para explicarlo.

La música tiene la virtud de comprometer el trabajo de ambos hemisferios cerebrales. Un coro polifónico demanda armonía, ritmo y afinación de todas las voces. Participar del festival y clasificar al concurso nacional constituyen un proyecto de equipo. Cada ensayo perfecciona el proceso. El director asume el rol de guía. Los protagonistas son los chicos. En consecuencia, el acto educativo está hecho y es pedagógicamente perfecto…perfecto.

Hagamos la analogía: La música pone a funcionar el pensamiento convergente o capacidad de razonamiento y lógica del estudiante (hemisferio izquierdo) y, en paralelo, el pensamiento divergente responsable de las emociones y creatividad (hemisferio derecho), es lo que se conoce como “educación en estéreo” que hace completo e integral el aprendizaje además de fácil acceso. El festival se traduce en una experiencia formativa que pone en práctica tres de las mejores Metodologías Activas: el Aprendizaje Basado en Proyectos (el festival), el Aprendizaje Cooperativo (la búsqueda de la armonía, coordinación y afinación de las cuatro voces) y la Lúdica (una experiencia entretenida). ¿Vamos más allá? Podemos afirmar, incluso, que aplica el Aprendizaje Basado en Problemas (resolver correctamente el reto). Por su parte, el trabajo de coro implica un proceso -como cualquier aprendizaje- centrado en el estudiante mientras que el Director es solo eso, facilitador, provocador y  motivador: él no canta, no enseña, no pregunta ni da respuestas, solo dirige. Para rematar, los frutos del aprendizaje se concretan en el reconocimiento del público: evidencia de logro; es decir, competencia desarrollada con éxito.

El coro como proyecto formativo reúne todas las características de un acto educativo ideal. Sobran estudios científicos que constatan que las Metodologías Activas que hemos señalado aseguran gran parte del éxito académico del estudiante, pero además, algo que importa tanto a la propia escuela como al padre, afianza la autonomía y proactividad del educando, y democratiza y fortalece la relación maestro-estudiante lo cual incide directa y efectivamente en la disminución de la tasa de deserción estudiantil.

Hagamos que las clases se conviertan en festivales de música, en coro, en baile, en sociodrama, es decir, diseñemos sesiones divertidas, que enamoren, que desafíen, que exijan trabajo en equipo pero también responsabilidad y habilidad individual donde los maestros sean hábiles y carismáticos facilitadores y los estudiantes los protagonistas absolutos del proceso.

IMG_0393.JPG
Mi hijo abrazando al Director del Coro de su colegio

Enseñémosles que la vida es un coro polifónico y que se interpreta a cuatro voces; difícil pero interesante tarea. ¡Vamos a cantar!

Anuncios

2 comentarios en “El acto educativo perfecto (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH, LT, 2016)

  1. …y asi formaremos seremos humanos sensibles,cultos y solidarios , por lo tanto inteligentes.a todo esto se llama formacion integral,con individuos INTEGROS. Felicidades Monica,y mi respeto a tu hijo “mayor”,que ya es un mayor ciudadano que nos da esperanza ,de que vienen generaciones mejores..

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s