¿Y si nos miramos? SÍSTOLE & DIÁSTOLE (OH, LT 2016)


5d3235_espejoParece que estamos hechos para la respuesta, para la defensa, para salir siempre sanos y salvos, para tener siempre la razón, jamás la culpa y nunca la responsabilidad. Vivimos a la defensiva con escudos y corazas, metralletas en la espalda y balas en los bolsillos, blindados con excusas y perdidos en laberintos de guerra.

Participamos en una competencia de quién es mejor tapando errores, de quién esconde más las debilidades, y vivimos huyendo de la verdad, así a puerta cerrada, sin contacto, sin hablar, negados a esa capacidad innata de seres sociales que dice que somos; me refugio en mí y solo yo existo, yo y mis mentiras, yo y mis debilidades y mis trampas y mis miserias, coctelito tóxico que envenena mis días y los días de los que me rodean. Y ahí vamos subsistiendo en un sistema hecho para los agresivos, los vivos, los pendejos que hacen gala de su incapacidad para mirarse y reconocerse en ese cúmulo de permanentes debilidades.

¿Y si nos diéramos cuenta que toda la farsa y la mitad de la maldad de este mundo se acabarían si aprendiéramos a mirarnos así tal como somos, al vivo, al desnudo, sin poses, sin trapos y sin adornos? ¿Cuántas guerras y disputas quedarían sin efecto si tan solo tuviéramos la capacidad de pararnos frente a un espejo, aunque sea imaginario, para decidir emplear los ojos para indagar en nuestro corazón?

Trabajo de todos los días ¿no? Porque si todos los días se puede aprender, todos los días también se puede dejar de aprender e incluso, desaprender. Es evidente que son más las cosas que debemos desaprender porque hay que ver con qué facilidad nos volvemos maniobreros, dominantes, posesivos, embusteros, a eso le llaman sobrevivencia.

Con qué facilidad esperamos del otro. A que el vecino hable, a que la autoridad entregue, a que la esposa se disculpe, a que el marido se arrepienta, a que el jefe abra su puerta y su corazón, y ojalá con la misma facilidad con la que esperamos, uno mismo pueda hacer lo que le corresponde.

Lejísimos de lo deseado, aun así, a esa distancia, con frecuencia llego a casa y comento con mi esposo lo triste que es evidenciar nuestras debilidades y qué pena tener que obligarnos a enseñar a los hijos a enfrentarse a este mundo, a cargar las balas, la metralleta, la mentira, la arrogancia, la excusa, armamento necesario -parece- para sobrevivir.

Cuán alejados estamos del principio de humildad, de ese “dar la otra mejilla”, nadie quiere sentir el dolor del segundo golpe, prefiere darlo, y así vivimos en un mundo hecho a la medida de nuestra arrogancia y nuestros miedos, miedo inmenso de reconocernos débiles, indefensos, llanos, transparentes, seres falibles.

Pero no quiero irme con ese mensaje, sería desaprovechar este espacio. Por eso te pregunto ¿y si nos miramos? ¿Y si en ese reconocimiento nos tomamos unos drinks de honestidad y humildad y nos embriagamos con lo que vemos? ¿Qué hice hoy, qué dije hoy, cómo hablé hoy, cómo escuché, qué hice mal y qué hice bien; y mañana cómo puedo ser mejor?

En las casas los padres creen que deben hacer fuertes a los hijos y los ponen a clases de defensa personal; en la escuela los profesores creen que deben enseñar a leer y sumar; en la universidad los docentes hablan de innovación y prospectiva…y nosotros -seres hechos de imposturas- andamos gritando por aprender a sobrevivir.

Yo no quiero sobrevivir, demasiado básico. No es como sea, no es a la mala, no es así nomás. Nada a medias, o todo o nada, o bien o mal. La humanidad no necesita sobrevivir, se merece vivir…entonces ¿y si nos miramos?

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s