Cuando te encuentras con Dios (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH, LT. 2016)


 

20151204_072859
Santiago (a los 6 años)

“Yo me creía demasiado, pensaba que mis logros habían sido fruto de mi esfuerzo y de la suerte…y ahora me doy cuenta que sin Él no soy nada”. Esta confesión la hice hace pocos días frente a mis hijos, esposo, y a dos familias más cuando nos convocaron para orar por la sanación de Santiago.

Disculpen que me confiese ante ustedes, personas que conozco y que no conozco pero he decidido aprovechar este rectángulo de papel para decirles algo que muchos habíamos olvidado y que las circunstancias hicieron que decenas de personas me lo recordaran: Dios no nos abandona y espera el momento indicado para marcar su presencia.

“Dios no había sido de barba y sotana, Él está en Wilmer y es como nosotros”, expresó con lágrimas en los ojos mi hijo mayor. Coincido con Alvarito, yo acababa de comprobar que su presencia, la presencia de ese ser divino y todo poderoso está en Wilmer Nogales, en Germán Rico y Patricia, en Rodo Quiroga, en Alberto Darrás, en José Maida, en Patricia Terceros, en María del Carmen Ruiz, en Eduardo Botello, en Andrea Rico Toro, en Gabo Rojas, en Verónica, Oscar y Gustavo, en Massimo Casari, en los corazones y voluntades de muchos, de todos….y es maravilloso. ¡Gracias!

Él está, sobre todo, en personas que se han dado cuenta que solos no se puede…y cierto, no se puede y es entonces -parece injusto pero es perfecto- cuando decides abrir tu corazón, ceder y dejar que Él haga su trabajo.

Esta semana Dios ha puesto en nuestro camino a gente increíble, personas que sin conocernos, han decidido ofrecernos amor, y transmitirnos paz y fe. Actos voluntarios y desinteresados que han hecho que nos levantemos del piso, que nos sacudamos del letargo, de la desconfianza y el temor. Personas que nos han permitido reencontrarnos con lo esencial que es la familia, los hijos que, sin importar su edad, te enseñan a ser humano, tu compañero de vida sin el cual sabes que estás incompleta; hermanos y padres. Lo esencial está contigo y con frecuencia y facilidad lo olvidamos.

Ha colocado, como estratega que es, personas que te hacen volver a creer en las personas y que te hacen decir que hay gente buena en este mundo.

Dios es tan sabio y certero que te toca donde más sientes; primero te preguntas por qué a mí, por qué así; luego te das cuenta cuán necesario es que fuera así y rápidamente lo agradeces y te entregas.

Esta semana he sentido vergüenza por algunas cosas que he escrito durante este tiempo…he sido ruda y he sido injusta. La vida no es para tratarla así. Ese es mi llamado, el llamado a cambiar, a reflexionar sobre lo que me toca hacer, puedo hacer y debo hacer…y acá estoy, en ese proceso de transformación porque Él ha decidido que así sea, porque tú has decidido que así sea, porque tu llamada, tu visita, tus palabras de aliento y apoyo, tu comentario, tu mensaje, tu “like” me han mostrado el lado amable y misericordioso de esta vida.

Como me escribió Luis René: “absurdos distanciamientos no tienen ningún sentido…aquí estamos”….y aquí estamos nosotros también querido amigo.

Esta semana me han nacido cosas que creía no era capaz de hacer: He besado la mano de una amiga, he llorado de gozo, he sonreído para no sembrar miedo, he abrazado con fuerza, me he dado cuenta con no soy nada sin Él, he dicho mil veces gracias, he dicho “Dios te bendiga” y he aprendido a decir Amén.

Anuncios

2 comentarios en “Cuando te encuentras con Dios (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH, LT. 2016)

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s