Asuntos de seguridad y dignidad (Sístole & Diástole, revista OH, LT, 2016)


1735240216

Colegio X. 10:00 de la mañana. Policías de antinarcóticos y un perro adiestrado ingresan en el aula. El maestro detiene la clase, los adolescentes se ponen de pie y la Directora les explica que los señores van a revisar sus pertenencias. Los sujetos uniformados proceden a abrir y revisar todas y cada una de las mochilas mientras el perro olfatea el interior de los bolsones. Los escolares miran con asombro y algunos con temor. Las autoridades dicen que están buscando prevenir el tráfico y consumo de droga en los establecimientos educativos. La campaña es conocida como Mochila Segura. El Estado cree que con esta acción están luchado contra el tráfico de sustancias controladas en los establecimientos educativos.

La requisa acaba. No han encontrado nada más que unas fotografías de plantas de marihuana en el celular de una joven; y pornografía en varios móviles de algunos varones. La tarea se ha dado por finalizada; lo que suceda después con las fotos de la droga y los pelados asquerosos es asunto de los “sospechosos” y los policías. El maestro intenta retomar su clase. Los Estudiantes están desconcertados, pero el establecimiento pasó el examen y la Directora le puede decir a la sociedad que su colegio es seguro y que sus estudiantes están limpios.

Se aproxima la entrada de la Virgen de Urkupiña. Los medios televisivos están alborotados con la festividad en honor a la mamita: muestran que todo está listo para recibir a miles de feligreses que con mucha devoción asisten cada año a este encuentro de fe cristiana.

En ese contexto, la institución encargada ya tiene listas las “manillas de seguridad” para los niños. El año pasado se han rescatado más de dos docenas de menores que habían sido extraviados por los irresponsables de sus progenitores gracias a que llevaban puestas las manillas de seguridad con su nombre y teléfonos de referencia. Una vez acabada la celebración de fe, los padres han sido ubicados para decirles dónde se encontraban sus hijos debido a que tenían la manillita.

A estas medidas de seguridad, se suma el proyecto de Ley contra el acoso callejero (del piropo), la ley que sanciona la bocina, las normas que prohíben orinar y tirar basura en las esquinas, la normativa que sanciona a los maestros que dan tareas en vacaciones y otras reglas del buen vivir diseñadas para dar seguridad, poner orden y garantizar que seamos o al menos nos comportemos como una sociedad decente.

Escribo esta columna desde el cuarto piso de la Caja Petrolera; llegué a las 6:30 y soy la tercera en la “cola”. En una hora este ambiente estará lleno de personas que necesitan afiliarse. Solo un médico atiende a decenas de aportantes que cada día requieren hacer este engorroso procedimiento. Pero esto no es nada, una vez afiliada recién comienza el sufrimiento: en los pisos de abajo hay una fila de al menos 300 personas que aguardan –desde sabe qué hora- su turno para una ficha que les permita ser atendidos. La mayoría son adultos mayores.

Las autoridades bolivianas creen que revisando las mochilas y exponiendo a la vergüenza y vulnerando los derechos de los menores van a asegurar un mundo sin drogas; creen también que la seguridad de los niños consiste en ponerles una manilla en la muñeca con los datos de su domicilio; creen que el abuso contra la mujer se combate con una ley que multe a los groseros transeúntes; también creen que la gente va a dejar de orinarse y de tirar basura y que los escolares van a retornar a clases con más ganas gracias a leyes. Y como en Bolivia se cree que la ley es todopoderosa exijo una ley que prohíba que las autoridades nos traten como a seres inferiores sin derechos ni dignidad; y otra ley para que todas las demás leyes se cumplan y así podamos ser una sociedad orgullosa de sí misma.

Anuncios

2 comentarios en “Asuntos de seguridad y dignidad (Sístole & Diástole, revista OH, LT, 2016)

  1. Gorky Morgana Zeballos

    Los tres pilares fundamentales, para tener una sociedad mínima son: Educación, alimentación, salud y trabajo. El Gobierno cumpliendo con la constitución, si esto no se percibe, los ciudadanos en cualquier parte del mundo, producen una revolución, lo que ya se vivió en Europa, Grecia, España, sobre Bolivia, es súper controversial……

    Me gusta

  2. Entonces seguramente mucha gente no piensa porque aún no hay una ley que obligue a pensar a la gente… pidamos esa ley también… es ignorante creer que tantas leyes lograrán cambiar el comportamiento de la gente, el cual no es la causa sino la consecuencia. Gracias por tu reflexión

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s