Te espero, estoy aquí (Sístole & Diástole, revista OH, LT 2016)


Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyHay cosas que cada día comprendo menos. ¿Falta de tolerancia o exceso de expectativa?

Sin embargo, es posible que el fenómeno sea ajeno a mi percepción y que el mundo realmente esté en un franco proceso de decadencia social, política y moral: Asesinatos en masa, éxodos inhumanos, luchas sangrientas por el poder, políticos excéntricos y mentirosos, y una televisión que raya en la espectacularización de la realidad, hasta de la más triste y oscura.

¿Cuándo se jodió el mundo? ¿Cuándo la mentira se hizo verdad? ¿Cuándo lo falso se hizo cosa regular? ¿Cuándo lo irracional se hizo norma? ¿Cuándo la mediocridad se convirtió en medicina? ¿Cuándo lo banal se hizo cultura?

“Si no te gusta, te puedes ir”, me han dicho. ¿Habrá invitación más decadente que esta?

Y todo sigue su curso, hacia un sinfín tóxico, meloso y asfixiante; el ciclo no tiene punto de llegada y mientras tanto, nuestra caída en picada ya ni provoca vértigo ni nada. La costumbre se ha hecho nuestra mejor aliada y los tiroteos, las violaciones a los derechos humanos, el abuso de poder, y lo falso y superficial se han hecho parte del diario.

No creo que esto sea natural; no puede serlo. El pájaro es perfecto, el árbol es hermoso, la montaña es espectacular, el agua es cristalina, la luna es inspiradora, el sol es un regalo, la tierra es rica… ¿Por qué no podemos estar en armonía con tal abundancia de perfección?

¿Acaso nos falta humildad para entender que no somos nada ante tanta grandeza y que el mundo no gira alrededor de nadie? ¿Por qué no encontramos el límite a nuestros deseos? ¿Por qué se nos hace tan difícil aceptar y agradecer por lo que nos tocó ser?

¿Dónde más, qué más, para qué más?…¿Por qué más? Preguntas que no conoce nuestra conciencia; respuestas imposibles, entonces.

¿Y por qué así?  ¿Y por qué no si solo eres más que el conjunto? ¿Acaso te miras distinto? Al final del cuento te gusta tanto lo banal como a mí; disfrutas de lo superficial porque a ambos nos da terror lo profundo; buscas tanto placer en huida declarada al amor, es que el amor promete paz, eternidad, voluntad, entrega y este mundo ya no conoce valientes sin escudo.

Lo que conoce este mundo lleno de científicos, tecnólogos e innovadores es de desalmados armados; de enfermos mentales y solitarios patológicos sin tratamiento ni compañía; de fanáticos religiosos sin fe ni amor al prójimo; de vengadores masivos sueltos; de cocaleros opinadores y Presidentes; de vulgares desconocidos pero famosos y vanidosos…y estamos mal y nos parece bien, tanto que hasta pánico nos da disentir por temor a que seas la excepción.

Dicen que la política es servicio, pero los políticos son individuos egoístas y falsos; dicen que la comunicación es comunión e intercambio, pero los medios son voz impuesta y competencia; dicen que la universidad es pluralismo y conocimiento, pero se entiende a balas y endogamia; dicen que la mujer es lo más hermoso de la tierra, pero el feminicidio es noticia de todos los días; que los niños son inocencia y ternura, pero son abusados y explotados en silencio ruidoso.

Estoy harta y no soy cosa rara…se escuchan voces, se aguardan propuestas, se esperan iniciativas, se desean acciones. Te espero, estoy aquí.

Anuncios

5 comentarios en “Te espero, estoy aquí (Sístole & Diástole, revista OH, LT 2016)

  1. Renzo Vargas Rodríguez

    Muy interesante reflexión. No obstante, creo que el problema es que generalmente tomamos una actitud comtemplativa, reflexiva y crítica respecto a la realidad de la vida actual. Pero, muy poco o nada activa. Si no somos parte de la solución, somos parte del problema. Creo que en la medida que vayamos haciendo cada uno de nosotros nuestra parte, estoy seguro que la calidad de vida en el mundo va a mejorar. Pero no podemos quedarnos a esperar al super héroe. Hay que estar consientes también que hemos superado la capacidad de carga del sistema (planeta), eso debido al modelo socioeconómico imperante en el mundo, basado en la competencia y en la autoregulación del mercado, que finalmente nunca se regula. Sistema nefasto que a pesar que sabemos que está mal, todavía por inercia nos seguiremos moviendo en la misma dirección y eso tendrá sus consecuencias. El modelo de desarrollo tiene que cambiar a un modelo sustentable, ambientalmente amigable y basado en la cooperación mutua. Para ello es necesario que cambie nuestra cultura y para eso debemos ser más activos, y comenzar por casa.

    Me gusta

  2. Elizabeth Garrón Villegas

    Un abrazo del alma Mónica! Ojalá reconocernos humanos y frágiles nos haga tomar fuerzas e impulsos para seguir adelante. El sol vuelve a brillar después de las tormentas, y sigue habiendo alegría aún en medio de las tristezas . No perdamos la esperanza.

    Me gusta

  3. Gonzalo Burgos R.

    Según yo. El culpable es el egoísmo.
    Al parecer, es parte de la naturaleza, sea por el instinto de supervivencia y defensa propia; y pues, creo que por la inteligencia del ser humano fue progresando más alla de lo necesario. El egoismo-inteligente se impuso a la razon-moral.
    Las estúpidas y egoísta costumbres, son difíciles de cambiar; las minorías normalmente no ganan a las mayorías.
    Dicen que el principal problema del mundo, es que hay mucha ignorancia; pero……….. creo que lo mas peligroso, son los inteligentes con alto nivel egoísta.

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s