Hasta cuándo, señor Presidente (Revista OH, LT. 2016)


569409f85d981.r_1452543593374.0-47-900-513

El Presidente ha anunciado la creación de una escuela antiimperialista para las Fuerzas Armadas donde -a través de la revisión de la historia- se evidencie el “sometimiento de los pueblos latinoamericanos”. ¿Hasta cuándo vamos a soportar discursos trasnochados e inútiles?

Hoy el mundo anuncia otro tipo de noticias y claro, me da pena que en Bolivia aún se insista en abusar de las posturas ideológicas de lamento so pretexto de justificar taras que no solo somos incapaces de superar, sino que al no hacerlo, nos mantienen mental y físicamente esclavos del pasado. ¿Hasta cuándo nos vamos a chicotear con nuestra historia? ¿Hasta cuándo vamos a arrastrar ese síndrome colonialista que nos hace introvertidos, temerosos y estira manos? ¿Hasta cuándo nos vamos a lamentar no poder SER por ese pasado colonialista?

Ya está bueno. Sería pertinente que en vez de andar anunciando escuelas antiimperialistas para las Fuerzas Armadas en nombre de la identidad boliviana, se cuestione la necesidad de seguir manteniendo a una institución militar parásita de un Estado proveedor y comprador porque, además, si hay una institución imperialista, esa es precisamente la castrense.

Donde vivo no hay agua porque a las autoridades les importó poco el asunto. No hay reservorios, no hay cultura del ahorro, no hay tecnología, las tuberías son antiguas y el escaso recurso se pierde en el camino…al parecer, hay fallas en toda la cadena y no hay lo elemental para vivir bien. ¿Qué parte no se entiende?

Donde vivo, una mayoría de los choferes del transporte público no respetan las normas de tránsito porque su educación no alcanzó a lo básico, inculcar el respeto al otro; porque tenemos un Ministerio de Comunicación ocupado de la figura del caudillo; una Alcaldía que destina sus recursos de Comunicación en ensalzar al caudillo local, y mientras tanto, ambos caudillos ven las necesidades de la vida pasar; una vida atrapada en la mala educación y en el poder del más fuerte, el más rápido y pendejo.

Donde vivo hay demasiado polvo. No hay plata ni cultura para ocuparse de aceras, de jardines y paseos peatonales. Los árboles son preocupación de ciudadanos que agrupados en colectivos, emplean las redes sociales para hacer respetar el poco verde que queda y que las autoridades se empeñan en cortar y expropiar para sembrar cemento.

Donde vivo hay que rezar para no enfermarse pues acudir a la salud pública es un sufrimiento, el doble a la propia enfermedad. Tan precario que ni el Presidente del país se anima a usarlo y opta por el servicio privado, ese al que el pueblo no tiene acceso porque no puede pagarlo. Los demás mortales debemos someternos a un sistema insolente que exige madrugar para obtener una ficha que nos “permita gozar” de una atención médica.

Donde vivo el miedo es el mal común. Pocos se atreven a poner nombre y apellido a sus quejas; parte de ese síndrome colonialista que nos ha acostumbrado a agachar la cabeza ante el abuso y a pensar que es mejor dejar pasar antes que meterse en problemas.

Donde vivo se diseñan criterios de evaluación educativa propios. Los escolares desconocen cuánto saben porque históricamente nuestras autoridades de educación se han negado a medirse con el resto del mundo. Entre nosotritos nos criticamos y entre nosotritros nos damos palmaditas en la espalda. ¡Vaya forma de crecer!

Y el Presidente nos habla de la “gran escuela de la liberación”. No tenemos agua ni educación de calidad tampoco salud digna y nos dicen que las autoridades tienen “la obligación de recuperar ideológicamente la identidad de los bolivianos”.  Liberémonos primero de nuestras propias ataduras, y segundo de la ideología castrista tanto más sometedora que el imperio contra el cual usted asegura combatir.

Hasta cuándo, señor Presidente.

Anuncios

Un comentario en “Hasta cuándo, señor Presidente (Revista OH, LT. 2016)

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s