“Murió…tenía diabetes” (Revista OH, Los Tiempos, 2016)


diabetes-venezuela11.jpgHace tres años y medio me diagnosticaron diabetes. Pese a estar padeciendo los síntomas -que son muy evidentes- no pensé que lo que tenía podía ser una crisis diabética. Así es la ignorancia, atrevida e inmisericorde. Si a esto le sumamos el “a mí no me puede pasar”, te enfrentas a una situación que puede ser fatal y que de hecho lo es.

Evidentemente viví un cuadro de salud que desconocía. Había escuchado hablar de la diabetes pero jamás me había detenido a entenderla. Es mas, ni las dificultades para ver, ni la sed insaciable, ni los terribles calambres nocturnos, ni la pérdida alarmante de peso me hicieron dar cuenta de que lo que tenía era una diabetes galopante.

Me asusté, los médicos también y la lucha por bajar mis niveles de glucosa, aclarar ni visión y recuperar ni salud comenzó de inmediato; no fue tarea sencilla ni rápida.

Constaté que al mercado le interesamos bien poco los diabéticos (mientras más azúcar pueda vendernos, mejor); que para el Estado casi ni existimos (no hay políticas de concienciación ni de información tampoco de acción); y que en la escuela se nos ignora por completo (el esfuerzo educativo acaba con la cada vez más cuestionada pirámide alimenticia que se dibuja en 3ro. de Primaria). Si todos hicieran un trabajo coordinado probablemente hoy no fuéramos 900 mil los bolivianos con diabetes.

Como he contado, para mí, mujer de clase media con educación universitaria y madre de tres hijos (conocedora de dietas, vacunas, antibióticos y secretos de abuela) fue imposible darse cuenta de lo que estaba sucediendo; pienso que es igual o incluso peor para las personas con educación y acceso a información más limitada, y no estoy equivocada pues los datos son alarmantes: se estima que solo la mitad de los diabéticos sabe que tiene la condición.

Con gran arrebato me entero que amigos y familiares de amigos han muerto por complicaciones asociadas a la diabetes. En las dos últimas semanas, tres conocidos han fallecido por problemas derivados de esta enfermedad. Esta realidad debería obligarnos a ser bastante más serios con esta condición sistémica que -como pocas- es “fácil” de sobrellevar si se tiene información y voluntad.

No es sencillo porque resulta que todo lo rico y placentero suele hacer daño; por eso, para mantenerse controlado se necesitan fuertes dosis de voluntad, cosa difícil cuando ves que la gran mayoría vive a gusto en un mundo que -a pesar de la cantidad de enfermos y fallecidos- se sigue “vendiendo” con demasiada azúcar, carbohidratos, grasas y alcohol.

Justo Cameo, presidente de la Federación Boliviana de Diabetes, asegura que en el área rural existe mucha desinformación sobre la diabetes; que no hay políticas de prevención ni prácticas que ayuden a este grupo de pacientes: “Las personas con diabetes en el área rural están olvidadas (…) además, es importante que esta población cuente con información sobre la enfermedad en su lengua nativa, pero eso no existe” (Cameo en Página Siete).

Basta con observar cómo comemos los bolivianos y los efectos que este tipo de combinaciones provocan en la población sana (pero no inmune), ni qué decir en aquella que -sin saberlo- convive con la enfermedad. Nos alimentamos muy mal; es mas, la gastronomía popular suele combinar dos y hasta tres o más carbohidratos (papa, arroz, fideo, chuño y harinas) en una misma comida, mezcla poco amable con cualquier páncreas (no he considerado la sopa, el refresquito de pepa o gaseosa y tampoco el postre).

Es urgente que el Estado Boliviano lidere acciones puntuales y efectivas para controlar las cifras que cada día van en aumento. Según la OMS, la diabetes se ha convertido en una epidemia con una extraordinaria expansión en países de ingresos bajos y medianos, y será una de las principales causas de defunción en 2030.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s