Evo-CAMCE-Zapata y el proceso de cambio


El MAS se cae por sus mentiras y sus actos de corrupción. Se cae porque no supo dejar de subestimarnos, porque no dejó de tratarnos como a una masa de “ignoritos” con amenazas de psicología barata mientras sus bases se empoderaban en el Business Center del Estado Plurinacional de Bolivia

El caso Evo-CAMCE-Zapata y el esfuerzo fallido por tratar de tapar la verdad por parte de Ministros, voceros y Fiscal, ha puesto en evidencia algo que los bolivianos no sabíamos cómo expresar pero que desde hace tiempo sentimos: el que se nos considere una bola de tontos e ignorantes.

Los agravios –en estos diez años de gestión- han sido muchos. La lista se inicia con algo que en su momento sonó convincente pero que hoy, y solo gracias a las acciones del propio MAS, nos suena a puro eslogan “marketero”: el mentado proceso de cambio. ¿Qué se esperaba que cambie? ¿El camino de tierra por el de asfalto? ¿El bono A por el bono B fraccionado en 12? ¿La corrupción puesta en un banco del caribe por la corrupción puesta en una planta que opera al 15% de su capacidad? ¿Los contratos gringos por los contratos chinos con plata nacional? ¿La ley 1565 por la ley 070 sin reglamentación y norte? ¿La ausencia de ley por 879 leyes que no se respetan? ¿El insulto de un k`ara por el de un indígena?

¿Qué ha cambiado en este país? ¿Hay más dinero, se vive mejor, se vislumbra un futuro prometedor para nuestros nietos? ¿Somos más decentes y menos corruptos; más educados y menos atrevidos?

El cambio llegó con mucha plata y esfuerzo depositados en un discurso que también parecía interesante y seductor: Se usaron algunos elementos convincentes y otros nada más que jocosos: entre los primeros, la nacionalización de los hidrocarburos y demás empresas estratégicas; entre los jocosos pero no menos serios para el MAS, se anotan el sexo de las piedras, la verdad en las arrugas de los abuelos, la leche de vaca por la de coca para el desayuno escolar, las bondades del trabajo infantil, las hormigas por encima del humano y toda esa filosofía del Vivir Bien de apellido Choquehuanca; para continuar con el antiimperialismo, la descolonización, lo originario, lo indígena, lo intracultural y holístico de algún Ministerio fundamental, para rematar con las alucinaciones de un Vice que trata a todos como si fuéramos imbéciles con la escondida del sol, la tristeza de la luna y la huida del cosmos entero ante la amenaza de la desaparición del líder espiritual de los pueblos del mundo.

Es desalentador pensar que después de diez años de dinero y esfuerzos metidos en la construcción de un discurso, hoy presenciamos su caída a pedazos, y no lo digo yo, lo dice la mayoría de los bolivianos que votaron por el no al continuismo.

¿Qué pasó? ¿Qué faltó? Quizá cabe preguntarnos ¿Qué sobró? ¿Sobró discurso y faltaron hechos? ¿Sobró corrupción y faltaron sanciones? ¿Sobró incapacidad y faltó honorabilidad? ¿Sobró caudillismo y faltó estructura? ¿Sobraron hambrientos y faltaron principios?

El MAS se cae por sus propios errores y debilidades porque fue hábil para ejercer dominio, para cooptar espacios, para hacerse del poder absoluto, para alquilarse conciencias, para dividir y gobernar, para encarcelar y expulsar, para amedrentar y censurar; pero también fue hábil para mentir y robar. El MAS se cae por sus mentiras y sus actos de corrupción. Se cae porque no supo dejar de subestimarnos, porque no dejó de tratarnos como a una masa de “ignoritos” con amenazas de psicología barata mientras sus bases se empoderaban en el business center del Estado Plurinacional de Bolivia.

Nada ha cambiado para pena de muchos, de todos, en realidad.

Vuelvo al inicio, el caso Evo-CAMCE-Zapata pone en evidencia que los diez años de cambio no han significado nada, que no hubo cambio, que la verdad no está en las arrugas de la abuela ni en la coca, que el verdadero cambio no se expresa en el IDH ni en la cantidad de bonos que reciba una familia “pobre”.

El cambio que los bolivianos habíamos estado queriendo sigue siendo el mismo de siempre. Es un cambio que tiene que ver con la tranquilidad y orgullo que siente el ciudadano al saber que su Presidente, su Alcalde, su Gobernador, su Diputado, su representante, es un hombre o una mujer que trabaja por su pueblo, incapaz de levantarse una moneda del suelo, inútil para mandarse una mentira por muy piadosa que ésta sea. El cambio, está lejos, lejos de ser.

El cambio no viene con plata expresada en bonos, contratos y contratillos; el cambio lo traen la humildad, honestidad y sudor de la autoridad y el mortal. El cambio es la capacidad de un Estado de generar un ambiente de paz, certidumbre, respeto y legalidad.

El cambio se siente en el saludo amable y sincero del vecino; llega con unos hijos respetuosos y admiradores de sus maestros y guías…en fin, el cambio se traduce en actos concretos, tangibles, del día a día.

El cambio somos nosotros quienes debemos aprender a asumir con disciplina nuestros deberes ciudadanos y a exigir nuestros derechos; a respetar a las mujeres, niños y abuelos; a reconocer con agradecimiento y humildad el trabajo que te paga el pan y la leche; a demostrar sabiduría en la urnas eligiendo a alguien tan digno como nosotros para que nos represente.

El cambio, ese cambio, no ha llegado aún.

Anuncios

11 comentarios en “Evo-CAMCE-Zapata y el proceso de cambio

  1. felipe

    Hmm, interesante articulo, pero con las disculpas del caso, creo yo, que la pregunta va mas alla del mas; xq se cae todo (o casi todo) en bolivia? en latino america? La respuesta (creanlo o no) la tiene Gabriela Zapata Montaño! Vean su declaracion a partir del minuto 1:59 del video: https://www.youtube.com/watch?v=Lqck-0QrtgE
    Cuando una persona se enfrenta a tanto abuso, puede ver las cosas con claridad meridiana.

    Me gusta

  2. eiber

    Me llego su comentario a través de un tercero que al parecer comulga con su punto de vista, es tan fácil decir lo que dice, y hasta tiene razón, lo que no tiene es idea de lo que esta hablando, su contexto es aquí y ahora, al igual que esas consignas para personas que necesitan someterse a grupos de ayuda, no importa por qué. Si usted es de las personas que vieven pensando en “solo por hoy”, yo le entiendo en absoluto, pero si pretende hacer pasar por una reflexión, no diremos inteligente, sensata, lo que escribe me temo, que no es objetiva y responde a algún orden del discurso, que esta bien, no se la puede juzgar por ser tan frivola. Que este bien

    Me gusta

    1. Tengo razón pero no tengo idea de lo que estoy hablando? el contexto es aquí y ahora…pensando solo por hoy usted me entiende, pero si es una reflexión, ésta es poco objetiva y responde al orden del discurso que está bien…..don Eiber, la que no entiende ni J lo que usted quiso decirme soy yo. He leído su comentario una 15 veces y juro que no entiendo lo que pretendió decir. Lo único que comprendí es que mi discurso no es objetivo y que me desea que esté bien. Al respecto, claro que no es objetivo porque es una opinión y la opinión no es por principio objetiva, sino todo lo contrario, y sobre lo segundo, gracias.

      Le gusta a 1 persona

      1. Julieta

        Felicidades Mónica, al igual que tú no entendí un ápice de lo que dice ese señor, pero ni modo, tú sigue escribiendo que es una forma de ejercer ciudadanía y contribuir a la construcción de la democracia que aspiramos.

        Me gusta

  3. Mónica
    Un excelente artículo!
    que llega a todos con ese realismo que a veces escapa a algunos,
    para discernir ciertas verdades, sobre el “Teatro” de ciertos elementos
    que dicen “Dirigir” la Patria esa misma Patria que la venden,la sojuzgan y la ensucian.

    Aplaudo esa valiente comunicación que le caracteriza!
    Fily Macias

    Me gusta

  4. María Esther Mercado

    Felicidades Mónica excelente tu análisis. Sin embargo, me entristece que este proceso de cambio trucho haya puesto en tela de juicio la sabiduría y cosmovision de los pueblos originarios.

    Me gusta

  5. Daniel

    Buen punto de vista, el cambio que todos soñamos en las aulas universitarias estaban en una justicia social (educación, salud y justicia) y oportunidades para todos. Todo esto se plasma en construir instituciones que garanticen estos ámbitos.

    Me gusta

  6. Eduardo Chumacero

    ¡Excelente tu análisis Mónica! Mejor y más claro no podía ser. Merece que sea publicado en impreso de alguna manera. Los Tiempos han perdido a una de sus mejores colaboradoras, pero eso abre el que busques nuevas perspectivas más significativas y más personales. Una compilación de lo mucho que has escrito sería muy buena.
    ¡Sigue adelante, que tienes admiradores y admiradoras!
    Eduardo

    Me gusta

  7. apadilla2015

    Lindo análisis sobre “El cambio”…….. Afortunadamente, como cantaba Mercedes: “Todo cambia……” Esperemos que estos sean los síntomas de otro cambio, pues el “cambio” Goni por Evo fue salid de “guatemala” y caer en “guatepeor”…….. ¿que otro “guate….” nos espera?…..
    Y el “Vivir Bien”……. Preguntemos a esos niños que limpian los vidrios de los autos en los semáforos, que saltan como bonitos por unas monedas, que viven bajo los puentes inhalando celda y gasolina…. A las potosinitas que invaden las calles estirando la mano y a los internos en las cada vez más rebosantes cárceles…… En fin, a los enfermos que no hallan espacio en los hospitales y a los jubilados que deben seguir trabajando hasta morir porque sino no les alcanza la renta de vejez para subsistir…… ¿viven bien?….. Evo vive, no solo bien, sino mejor que todos su predecesores, viajando en jet privado a todos los rincones del mundo paramilitar amigos enfermos o que cumplen años y regalando monumentos que se oxidan por ignorancia de sus autores………. Y sus socios, mientras no se hagan descubrir (como la cara conocida, claro que viven bien……
    Siga escribiendo Moniquita, que no necesita de Los Tiempos…….

    Me gusta

  8. Mercedes

    Mucha razón , muy acertado y triste. Ojalá cada hombre y mujer de Bolivia, comprendiera, pero no solo eso, sino hiciera aquello y aportara al verdadero cambio. Como siempre, bien dicho!

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s