“Una estiradita”


Esta historia es para ti.

Esta mañana entré a una tienda de lencería y ropa de baño. Elegí algunas mallas y comencé a probármelas. Ninguna me quedaba a gusto…a vista tampoco. Fue cuando la señora de la tienda entró en una especie de crisis existencial y me dijo que probáramos con los bikinis. “Ah, no, gracias. No uso bikini porque tengo una panza asusta niños”, le comenté, cosa que es cierta pues a más de diez ya ha espantado y a más de una vieja ha dejado con los ojos clavados en mis estrías seguramente preguntándose cómo pueden existir extremos de esa naturaleza.

Como había descartado el plan B de la señora de la tienda, no le quedó otra que decirme: “una estiradita pues y va a quedar súper”. A lo que le dije otra macana mayor.

Seguimos insistiendo con las mallas hasta que llegó la dueña de la tienda que al ver el cerro de mallas descartadas, entró en modo desesperación y largó la sugerencia: “una estiradita…y tomando sus rollitos entre ambas manos, añadió: “yo me voy a hacer porque después de llevar 26 kilos de barriga con mi embarazo, me han quedado unas arrugas horribles que hasta con mi marido me da vergüenza”.

Se portaron muy amables conmigo, la verdad…y no es su culpa el que no me haya quedado ninguna malla y que no haya querido intentar con los bikinis….tampoco se imaginaron que sería una persona tan rarita (digo escéptica) a las “estiraditas”. Me fui sin comprar malla y menos recomendaciones de estética.

Mañana es domingo y pensamos ir a la piscina. Me voy a poner mi bikini, uno que me compré hace años y que hace lucir mi barriga en toda su expresión y plenitud.

Esa barriga tiene historia y a mis hijos les encanta que se las recuerde: “Estas de acá, las más gruesas y profundas, son tuyas Alvarito; estas que siguen más arriba, mira las que tienen otro color son tuyas, le digo a mi Santy; y estas que son horizontales y más chiquititas son tuyas Fabio. Los tres han dejado sus huellitas. Lindo ¿no?” Remato….hay que ver sus caritas de felicidad y orgullo.

Nunca olvidaré el espanto de la Delyna, una niña de 5 años, hoy a punto de salir de arquitectura de San Simón, que me vio en ropa interior cuando yo tenía una panza de 7 meses y las estrías se habían hecho esos días y estaban rojas. Mi enorme barriga era como una bola de fuego….o como si un tigre me hubiera atacado hacía diez minutos. Me vio y salió corriendo de espanto.

Tampoco olvidaré la cara de incredulidad de una amiga que se quedó con los ojos clavados en mis estrías cuando nos cruzamos en la playa de Iquique hace unos años. Mi marido no aguantó y me preguntó si había notado cómo la amiga me había visto…ah, claro que lo noté, le dije.

¿Una estiradita? Por qué no me la hice, por qué no me la hago? Porque  sencillamente me encanta que mis hijos se hagan a los desmemoriados y me pregunten cuáles son las de ellos y entonces les vuelva a contar el mismo cuento.

Porque me encanta lo que algún día mi marido me dijo con toda ternura: “esa barriga la hicimos los dos”, fue una de las expresiones más lindas que jamás escuché.

Porque finalmente, creo que esta historia puede ayudarte a quitarte la preocupación o vergüenza que sientes…la estiradita hará que te veas siluetuda, como nunca antes, quizá…te entrarán tus pantalones de juventud, podrás ponerte la camisa pegadita que tanto quieres y comprarte un hermoso bikini….pero habrás borrado las huellas más hermosas de tu vida, las que tus hijos te regalaron, las que te recuerdan cada día que diste vida, y entonces te darás cuenta que no vale la pena que un bisturí te borre nada, ni te quite nada, ni te “mejore” nada.

Mañana domingo me pondré el viejo bikini y luciré mi barriga: estirada, suelta, grande, llena de estrías de tamaños, formas, colores y direcciones diferentes….Nada de estiraditas, ni de bótox ni de subiditas, ni sacaditas ni de tintes ni demás tukuimas.

Nada que borre lo que eres…

Anuncios

8 comentarios en ““Una estiradita”

  1. Jaime Tejada Ronero

    Para qué estirarse? Si eres bella con o sin ellas. Además tú espontaneidad te hace aún más linda
    Botox? Cirugías? …, sólo son buenas para los médicos estetistas porque con ellos hacen montón de billetes. Al paciente, igual se le cae la estantería con el paso de los años. La gravedad no perdona. Pregúntale a Newton !!

    Me gusta

  2. Walter Soriano

    Para que las cirugias? si al final terminan peor que el remedio, despues de lucir una esbelta figura se olvidan que hay normas de salud que seguir y con MAYOR ESFUERZO mantener esa FIGURITA. La Gula las domina y recuperan lo perdido mas rapido que la cirugia y en mayor cantidad, mostrando proporciones quisas antes no imaginadas, felicidades por tu maravillosa explicacion,…. de tu delaste esta huella y tu esta otra,…. es la mas dulce explicacion que una Madre puede dar, ya que las huellas de la vida solo el creador las puede sacar del camino…. esas NO SE BORRAN como siempre sin PELOS EN LA LENGUA. SALUDOS

    Le gusta a 2 personas

  3. apadilla2015

    Bravo!!!!!. La verdad es que Mónica es de primera…… Alguna vez comentábamos con amistades eso de las cirugías y las ropas y las modas…. y, medio en broma, medio en serio, el chador -con todos los riesgos del caso- soluciona esos problemitas…… Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s