Entre lo que nos afecta y lo que nos distrae (Los Tiempos, 2015)


522496_gdQuise escribir sobre el castigo que le dieron por corrupto los pobladores del municipio de Caquiaviri a su Alcalde a quien vistieron de mujer, hecho que ha generado diversas opiniones, unas de absoluto rechazo; otras –aunque no lo crea– justificando el accionar indicando que son “herencias coloniales”. El cojo echando la culpa al empedrado, como de costumbre.

Sentí la tentación de escribir sobre las reacciones de la Ministra de Comunicación ante la polémica entrevista de Fernando del Rincón de CNN al ministro de Gobierno Carlos Romero. Mucho que decir al respecto pero nada que realmente nos afecte a los mortales que todos los días nos levantamos con la expectativa de mantenernos firmes y optimistas para tratar de dialogar con esta vida.

En apenas una hora de lluvia intensa, las calles y avenidas del norte de la ciudad de Cochabamba se convirtieron en ríos y lagos demostrando con ello la falta de educación de sus habitantes que con toda solvencia y estilo tiran la basura al piso taponeando los sumideros, y la incapacidad del sistema que hace nada para evitarlo: ni campañas de educación ni mensajes de concienciación ni sanciones que obliguen, finalmente, a nuestra gente a comportarse, amén de limpiarlas.

A 24 horas del aguacero, las cloacas seguían colapsadas; cuatro días después, las calles continúan con vestigios de la furia del agua que removió y arrastró piedras grandes, grava y, por supuesto, cuanta basura la gente tira a la calle.

Pensaba, mientras esquivaba los promontorios de piedras regadas por la lluvia y de hacerle el quite a los pequeños géiseres en los que se convierten las cloacas en estas épocas del año, sobre las dificultades que tenemos los bolivianos para discernir entre lo que nos afecta y lo que nos distrae, es decir, entre las condiciones en las que aguantamos vivir y los absurdos reclamos de la ministra Paco, por ejemplo.

El miércoles llevamos al hijo bachiller a que conociera la universidad pública con la firme intención de que lo convenciéramos de estudiar en la conflictiva pero histórica San Simón. El joven sólo escucha de paros, disturbios, bloqueos, petardos, heridos y bloqueos, ésa es la imagen que tiene de la UMSS; sus padres, en actitud honesta, nos sentimos en la obligación de decirle que la San Simón es la San Simón y que considere la posibilidad de formarse allí.

Recorrimos las facultades, las aulas, los laboratorios, vimos todo y no sé quién salió más decepcionado, si él o nosotros.

Más allá de los aspectos de forma que afectan al criterio estético e inciden en las posibilidades prácticas de una educación de calidad, el fondo tampoco deja de provocar incertidumbre y cuestionamientos. Los conflictos son el pan de cada día, tanto que son vistos como cosa normal.

“Los bomberos entraban, salían, se sentaban para descansar y por sus bocas salía humo”, me contó la dueña del supermercado que ardió en llamas esta semana. El incendio puso en evidencia –una vez más– las terribles limitaciones que tienen nuestras instituciones.

Los bomberos usan trapos en vez de máscaras, las cuatro bombas que llevaron no funcionaban, uno de los tres carros se plantó y se negó a reaccionar si no se le cambiaban repuestos, y el agua no era el elemento adecuado para apagar un fuego avivado por químicos y alcohol. Ante estas limitaciones, la capacidad del Grupo SAR Bolivia, la generosidad de algunos vecinos y el valiente y poco asistido empeño de los bomberos, lograron calmar en algo la impotencia de los afectados.

Anuncios

2 comentarios en “Entre lo que nos afecta y lo que nos distrae (Los Tiempos, 2015)

  1. Monica, es lo mejor de lo mejor que e leido estos ultimos tiempos sobre Bolivia y en especial de Cochabamba, muy interesante, muy intenso, clara y honesta, ojala puedas escribir tu primer libro, yo sere tu primer comprador, te auguro mucho exito, no dejes de escribir me gusta mucho como abordas los temas, yo vivo en EE.UU. Hace mucho tiempo y escribo muchisimo, espero dedicarme profesionalmente a escribir……Te deseo mucha suerte, escribes muy lindo…GORKY DE SUR AMERICA……

    Me gusta

    1. Gracias estimado Gorky de Bolivia por tus comentarios…veo que te tomaste tu tiempo para leerme y que provoqué en ti cierta empatía….gracias. Me gustó aquello que dices “vamos tres días a la Argentina y nos creemos argentinos”; al respecto, te comento que hace poco estuve unos días en Buenos Aires y me dio mucha pena escuchar hablar a mis conciudadanos al punto que en la fila de BOA al retorno y que era muy larga, le comenté a mi esposo que todos éramos bolivianos, pero que los únicos que hablábamos como tales éramos nosotros: las 30 o 40 familias de la cola, eran más argentinos que Evita, Maradonna y Esquivel juntos. Una pena porque revela la falta de identidad del boliviano y la negación de su cultura, así nomás.

      Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s