“Mi calle, mi santo, mi fe”


untitled-1_94Ayer sábado 28, los vecinos de la zona Taquiña celebraban a algún santo. Su fe y devoción que se expresa en demostraciones de danza folklórica, bloquearon gran parte de la avenida Centenario, vía por donde debo pasar para llegar a mi casa….y así como yo al menos otras 300 familias.

El acceso era imposible porque la avenida había sido tomada por danzarines de todos los tamaños y colores que expresaban su fe al ritmo de la Morenada, el Caporal y otras danzas típicas.

La entrada folklórico religiosa recién había comenzado y -para variar- tenía baches en el trayecto por lo que no era fluida creando un espacio para que un grupo de vecinos motorizados que necesitábamos llegar a nuestras casas, decidamos avanzar por un costado exponiéndonos a que más de alguien nos agreda por el “atrevimiento” nuestro.

Una vecina estaba en medio de los danzarines y no se animaba a seguir avanzando, estaba sola. Nosotros, que veníamos por detrás, tomamos la decisión de impulsarla a seguir trayecto para lo cual mi esposo se bajó del coche y comenzó a pedir paso. La vecina avanzaba tímidamente y yo la seguía mientras el marido trataba de la mejor manera posible hacer campito.

Avanzamos una cuadra en medio de silbidos y rechiflas de los devotos que se reían de la hazaña hasta que de pronto alguien sugirió pincharnos las llantas. En eso, un señor de edad apareció al trote desde abajo y movilizó a los danzarines para que se distribuyeran en todo el ancho de la avenida impidiendo nuestro tránsito. Mi esposo trató de explicar a lo que el bloqueador presentó tres argumentos políticamente incuestionables en ese contexto de fe y borrachera: “mire, esta es mi calle, es mi santo y es mi fe. Tenemos derecho”, sentenció.

La trancadera era descomunal pero aun así todos tuvimos que comenzar a retroceder hasta la esquina más cercana para desalojar la calle de los devotos y dejarlos expresar su fe.

La llegada a la casa es otro tema y no tiene importancia. Lo que llama la atención es que junto a la fe religiosa, muchas personas alimentan la creencia de que tienen todo el derecho de hacer lo que les cante el criterio a la hora de expresarse. No interesa si eso implica joder al otro porque este no existe definitivamente; no hay un mínimo de consideración y respeto hacia el otro y entonces uno se pregunta ¿qué nos ha pasado? Yo trabajando en una universidad creyendo que debemos mejorar la educación de los bolivianos y afuera, muchos de estos bolivianos en actitudes tan poco inteligibles e inteligentes. ¡Mierda, dice uno, estoy perdiendo mi tiempo! … Vamos camino a convertirnos en la Suiza sudamericana, estamos construyendo la ciudad del conocimiento, pagamos aguinaldos dobles, compramos de supermercado, manejamos últimos modelo, estamos en proceso de cambio y quieren pincharte las llantas porque invades “su calle”…!Jai carajo, qué lindo!

La mayoría de los bailarines estaba en estado de ebriedad cosa que no es un detalle pues todo el empoderamiento que sienten se les había subido a la cabeza y había que temerles. Podían habernos lanzado piedras, pinchado las llantas o peor insultarnos; era mejor desaparecer de callados, dar vuelta atrás y arreglárselas como pudiéramos, finalmente, es el pueblo que en su más pura y auténtica expresión de fe, tiene el derecho de bloquear tu libre transitabilidad porque es “su calle, su santo y su fe”.

Lo peor de esta realidad es que a pesar de que a muchos les molesta este tipo de abusos, no se hace nada, al contrario, son cada vez más las expresiones de alegría y fe del pueblo que sale a las calles a bloquearlas y los demás ignorantes, imperialistas, discriminadores, racistas, k`aras, de derecha, opositores, corruptos, ricos y malditos hijos de puta, tenemos que darnos la vuelta absolutamente deprimidos y derrotados porque un grupito de ebrios festivos así lo decidió.

Es mas, muchos de los que me leen en este momento deben estar despotricando ante mi intolerancia y forma de expresión; y claro, yo les diré que “es mi blog, es mi computadora, es mi pensamiento”….la diferencia compañeros, es que mis letras no afectan tu libertad de ser ni de hacer porque si bien todos tenemos derechos y libertades, estos se acaban el momento en el que comienzan tus derechos y libertades. Nada más sencillo y simple que eso, principio básico de convivencia. Otros, los más intelectualoides liberales dirán que tienen derecho a llevar el pan de cada día (alquilando trajes, amplificación, banda y vendiendo cerveza); pues yo también tengo derecho a hacerlo llevando el pan a mi casa a la que ni siquiera puedo llegar por culpa de los otros.

Ellos tienen derecho a emborracharse, a bailar, a creer… sí; yo tengo derecho a no bailar, a no emborracharme, a no creer, y también a transitar libremente para llegar a mi casa o a donde se me antoje. Es decir, estamos igual, por qué tendría que ser diferente ¿entonces?

Anuncios

3 comentarios en ““Mi calle, mi santo, mi fe”

  1. Monica, en Norte America, supuestamente se vive en Democracia y muchas otras mamadas que nos ensenaron, por estos elitismos estupidos que generaron division en BOLIVIA, ahora con el Asenso del campesino al poder es que la figura de la clase media no mejoro se acomodo y esto es una vulgaridad ya que no identifican su clase como tal, por el contrario de desdibujan de tal manera que el dinero y Poder es el comodin…..pero…los que supuestamente somos de la elit…y cultos, sabemos que no es asi…al pan pan y al auto fino, esto le dije un dia al Cristiano amigo del Sr. Carlos D.Meza Gisbert, como hacen fortunas con las Iglesias Cristianas, te acuerdas de un programa que hacia Carlos mesa, en su canal, PAT. que fue administrada por esta Iglesia Cristiana, por eso te digo bolivia es un plato duro de comer y digerir y yo pase un atolladero similar y con mi mujer enbarazada, sabes las ganas que tenia de pelear contra todos y lo peor de todo es que vi algunos conosidos que no hacian nada por mejorar el blokeo, que tal, consejo no confies en nadie, lo que decia Melgarejo, confianza ni en mi camisa…..verdad Boliviana…..por lo de alto Peru….criolladas…..pero que a la hora de la verdad son tristemente ciertas……GORKY DE BOLIVIA……

    Me gusta

  2. Pbro. Marcelo Bazan Ivulic

    Q pena esta situación q vivieron uds….en mis 12 años no vi o no fue tan grave como ahora lo compartes… Y esto siendo expresión religiosa el lado alcohólico no debe ser parte. Y es un aspecto q lucho a diario. Te ruego transmitir a tus vecinos nuestras disculpas como Iglesia. Dios los bendiga.

    Me gusta

    1. Querido Padre, primero, gracias por sus palabras. Es triste pero fue así, es mas, esto ocurrió el sábado, el domingo continuó y el lunes también….mucho alcohol, mucha fiesta mal entendida…mucha lujuria y pena. Algo hay que hacer estimado padre Marcelo.

      Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s