100.000…en un espacio virtual de letras en conjunto

cropped-nube-conceptos_gracias.jpgUna cifra impactante en cualquier contexto. Cien mil besos, cien mil amigos, cien mil te quieros, cien mil flores, cien mil árboles, cien mil amantes, cien mil buenos deseos, cien mil intentos, cien mil nacidos vivos, cien mil visitas….eso me pasa hoy a mí: el blog de la molmitos celebra cien mil visitas. ¡Sí!

Gracias a ti por ello. Gracias a ti que decidiste ingresar a este espacio de letras que en conjunto cuentan cuentos, historias, lamentos, alegrías, insatisfacciones, quejas, reclamos, demandas, tributos, aplausos, felicitaciones, críticas, radiografías, injusticias, logros y triunfos…letras que en conjunto nos hacen sociedad y me convierten en ciudadana. Seguir leyendo “100.000…en un espacio virtual de letras en conjunto”

Referéndum Autonómico, entre la anomia y los silencios sospechosos (Los Tiempos, 2015)

centralEl Art. 60 de la Ley Marco de Autonomías y Descentralización señala que un Estatuto Autonómico “expresa la voluntad de sus habitantes”. Pregunto ¿Usted conoce el contenido del Estatuto Autonómico por el que va a ir a votar este 20 de septiembre? ¿Conoce la propuesta general, los rasgos esenciales de la norma, sus lineamientos genéricos, lo fundamental del contenido, los aspectos más importantes, los artículos críticos? Es más, ¿Usted participó del documento, alguien le preguntó su opinión? ¿Usted sabe que esta “norma institucional básica es de cumplimiento estricto, contenido pactado, reconocida y amparada por la CPE como parte del ordenamiento jurídico que definirá nuestros derechos y deberes”; es decir, que es como una “Constitución Política Departamental” de la cual se derivarán las demás normativas? Le pregunto otra vez ¿conoce el Estatuto? Seguir leyendo “Referéndum Autonómico, entre la anomia y los silencios sospechosos (Los Tiempos, 2015)”

Apúrate que el vino se acaba y las mujeres son asesinadas

tumblr_mk37qlHjNZ1qz6f9yo1_500Tratar de ser mujer en un mundo machista en el que el esposo responde por la mujer, en el que él trabaja por ambos, en el que ella calla y él grita, en el que ella soporta y él vive, nos llena de…energía, es cruelmente fantástico para quien está dispuesta a aceptar el reto de ser mujer.

Este cuento nace hace pocos días en un hermoso restaurant en Santa Cruz de la Sierra y refleja ese tratar de ser mujer; ¡casualidad! justo en la meca de una sociedad en la que la mujer ocupa gigantografías publicitarias en cueros, en bikini y en vestidos de luces, donde se pasea subida como reina en carros alegóricos que recorren avenidas creadas para lucir belleza, peinados y fantasía, porque es eso, una sociedad en la que la mujer tiene que ser solo bella…aunque en la vida real, en la del pueblo, en la del cotidiano sufrir, las calles y micros estén atestados de féminas chatas, gordas, barrigonas, mujeres de verdad. Seguir leyendo “Apúrate que el vino se acaba y las mujeres son asesinadas”

¿Seremos serios esta vez? (Los Tiempos, 2015)

PN22012015175303En mi columna del 10 de julio “De ciudadela científica y tecnológica a la realidad” que trata sobre el regalo que hiciera a Cochabamba el gobierno central el pasado 14 de septiembre para convertirnos en ciudad del conocimiento, precisaba: “No creo que este asunto pase desapercibido este próximo 14 de septiembre, es mas, puedo asegurar que el gobierno está preparando alguna sorpresa al respecto, algo así como el marco normativo…”. Efectivamente, el presidente de la Brigada Parlamentaria Juan Ademar Valda esta semana ha informado sobre la aprobación del proyecto de ley que declara a Cochabamba sede de la ciudadela Científica, Tecnológica e Innovación del Estado Plurinacional de Bolivia.

 “Esto significa varios avances para el departamento como ingresos económicos a través de la producción de conocimiento científico” pues se desarrollará software y dispositivos para satisfacer las necesidades de Bolivia: “Cochabamba con este proyecto será un espacio generador de conocimiento donde el Estado, la universidad y las empresas se reunirán para desarrollar y exportar tecnología”, aseguró Valda. Seguir leyendo “¿Seremos serios esta vez? (Los Tiempos, 2015)”

Las canas de Claudia, la “hipi”

11911849_10153203682610939_1503187509_n
Claudia Eid…quien inspiró esta historia.

Ayer en una reunión de solo mujeres se me ocurrió pensar en voz alta: “no deberían teñirse el cabello, chicas”. No debí decirlo, aunque quizá sí porque se generó un debate del cual tuve que salir por debajo de la mesa tratando de que nadie se percatara de mi huida aunque bastante magullada estuviera.

Todas las presentes cruzaron mirada helada y luego de un silencio ruidoso, espantoso, confundido, me dieron pelea y paliza.

Pero como me he vuelto cueruda, insistí: no deberían teñirse el cabello, las canas son bellas, igual que las arrugas, los kilos, los huesos y todo lo demás. ¿Por qué tenemos que vivir esclavas de una sociedad que juzga cómo nos vemos las mujeres? Seguir leyendo “Las canas de Claudia, la “hipi””

Construcción de género y sexualidad saludable en una población expuesta (Revista OH, Los Tiempos, 2015)

Agradezco a la revista OH (Los Tiempos)  en la persona de su directora María Renee Canelas por el espacio dedicado a esta entrevista.

http://www.lostiempos.com/oh/entrevista/entrevista/20150814/construcci%C3%B3n-de-g%C3%A9nero-y-sexualidad-saludable-en-una-poblaci%C3%B3n-expuesta_311902_690649.html

“En estado de ebriedad” (Los Tiempos, 2015)

Alcohol_Cancer_tileDos intentos de feminicidio esta semana; tres personas muertas en la feria del pescado en el trópico de Cochabamba; noticiarios informan sobre casos de accidentes de tránsito y hechos de violencia; autoridades policiales anuncian estrategias para combatir la delincuencia y los excesos durante la festividad de la Virgen de Urkupiña; Defensoría de la Niñez y la Adolescencia reparte cientos de manillas a niñas y niños por si se pierden resulte fácil devolverlos a sus progenitores; 2.500 cajas de cerveza decomisadas a comerciantes inescrupulosos que ocultaron el producto en el cerro de Cota, detrás del Calvario. Todas estas noticias son de esta semana y lo peor, se vienen más mientras muchos de los bolivianos vivan en “estado de ebriedad”.

“En estado de ebriedad” es una expresión de uso muy frecuente en la jerga periodística. A diario –y ojalá fuera una exageración– los medios dan cuenta de hechos lamentables en los que los protagonistas están “en estado de ebriedad” o lo que es lo mismo mareados, borrachos, alcoholizados o duros como se diría en contextos alejados de la pluma y el micrófono.

“No deje sola su vivienda en estos días de celebración; lleve a sus hijos a que les coloquen las manillas porque como usted va a beber hasta perder el conocimiento los menores se van a extraviar; y finalmente, si va a ingerir alcohol por favor tenga cuidado y no conduzca”. Las recomendaciones de la Policía son casi infantiles; el reparto de las manillas ubica padres irresponsables; y los consejos de los presentadores de televisión son prueba fehaciente de ello, prueba de una realidad que lacera, que viola y mata. Parecemos una sociedad enferma, tonta, primitiva a la que hay que enseñarle a comportarse.

Mientras tanto, sin embargo, “tenemos un consejo importante junto a la mejor cerveza del país y luego de la pausa, las agrupaciones folklóricas se preparan para regalarnos un lindo y sensual espectáculo, y también les mostraremos el último grito en moda de lencería, prendas de infarto”… ¡La pausa, no se mueva! Es decir, el bien y el mal en una interacción dialéctica promiscua y decadente en la que muchos viven felices comiendo, bailando y fornicando en normal “estado de ebriedad”.

Una de las víctimas de violencia de género de esta semana tiene apenas 16 años y fue abusada por su concubino. Se presume que los tres muertos durante la feria del pescado estaban en “estado de ebriedad”. La doña comerciante de la cerveza escondida a pocos metros de la virgen asegura que no sabía de la prohibición. Las manillas son necesarias pero en esencia debería darnos vergüenza admitir que es la mejor alternativa para solucionarle la actitud viciosa e irresponsabilidad de los padres.

Es penoso que muchos de estos actos los socapemos a nombre de la cultura, las tradiciones y la fe. Sí, la fe porque al parecer muchos devotos tienen que reafirmar sus creencias religiosas con unas buenas cantidades de alcohol en el alma. Para muchos, no hay celebración ni algarabía, ni festejo ni lamento, ni baile ni danza,  ni amor ni sexo sin alcohol. Y como la mayoría la pasamos muy bien “en estado de ebriedad”, es preferible mirar al costado o enojarse ante alguna desubicada criticona y mojigata, o sacar a relucir la belleza inigualable de nuestro folklore, clima y comida.

Lo concreto es, estimados lectores, que no podemos seguir siendo cómplices de los efectos que produce el “estado de ebriedad” cuyas víctimas, lamentablemente, suelen ser mujeres y niños, personas inocentes e indefensas a quienes el alcohol les pasa factura ajena.

Para acceder a Los Tiempos:

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20150814/%E2%80%9Cen-estado-de-ebriedad%E2%80%9D_311845_690520.html

Una “ley” para aprender inglés (Los Tiempos, 2015)

bilinguismoEl 2 de agosto de 2012 se aprueba la Ley General de Derechos y Políticas Lingüísticas (Ley 269) que daba tres años a los funcionarios públicos para que aprendan un idioma nativo. Hace 5 días el plazo feneció y ante la “esquizofrenia” provocada por el anuncio de despido al que no cumpla la ley, el Ministro de Educación ha tenido que aclarar que dicha normativa no es para echar a nadie de su trabajo.

“Ahora Bolivia tiene identidad; en todo el mundo ahora tenemos dignidad” , ha expresado el presidente Evo a tiempo de entregar certificados de aprendizaje de aymara inicial a 2.520 funcionarios, número bastante deprimido comparado con las 350.000 plazas del Estado ocupadas.

El propósito de la ley es absolutamente consecuente con el modelo de Estado inaugurado con la Constitución Política en 2009, sin embargo, hay aspectos prácticos que convocan a la reflexión: Primero, la verdadera utilidad de aprender un idioma nativo en un país en el que el 40% de la población total se autodetermina perteneciente a una etnia; segundo, que de ese porcentaje probablemente el 100% se comunica a diario en castellano; tercero, que el intento de obligar (la ley es de cumplimiento obligatorio) a “hablar” un idioma nativo no corresponde a un gobierno respetuoso de la democracia y de los derechos y libertades que ésta supone; cuarto, que el aprendizaje de una lengua implica poder leer, escribir e investigar en ese idioma; el “hablar” es susceptible a múltiples interpretaciones propiciando desconfianza; quinto, causa extrañeza qué –amparados en los mismos principios que sustentan la Ley 269– no se haya aprobado otra ley para normalizar y estandarizar el aprendizaje del idioma inglés.

La ley en cuestión tiene el objeto de “recuperar, vitalizar, revitalizar y desarrollar los idiomas oficiales en riesgo de extinción”. Si bien ningún entendido en la materia podría estar de acuerdo en la desaparición de un idioma, seguro coincidirá en la necesidad e importancia de comprender las razones para que esto suceda mucho más allá de ocurrírsele mantenerlo a fuerza de ley.

El propósito de la Ley 269 es “garantizar los derechos lingüísticos individuales y colectivos del Estado Plurinacional así como procurar la “descolonización, equidad, igualdad, interculturalidad, personalidad y territorialidad”. Pues bien, con ese mismo ímpetu y convicción, y considerando exactamente los mismos motivos, el Gobierno debe asumir el compromiso fundamental de crear condiciones para que los bolivianos desarrollemos competencias comunicativas en inglés porque si bien es importante mirar atrás para reafirmar nuestra identidad, es vital mirar hacia adelante para existir.

Saber una lengua extranjera amplía las oportunidades para ser más competente; es una oportunidad invaluable para el desarrollo social, cultural y cognitivo: disminuye el etnocentrismo y permite a los individuos apreciar y respetar el valor de su propio mundo; desarrolla el respeto por otras culturas; fomenta la valoración de la pluralidad y de las diferencias tanto en el entorno inmediato como en el globalizado; apoya la interacción social y la negociación de significados; desarrolla mayor conciencia lingüística, acentúa la conciencia social; amplía las potencialidades síquicas superiores (memoria mediatizada, pensamiento lógico-verbal y conciencia); facilita el acceso a oportunidades laborales y educativas que ayudan al vivir bien.

Ser competente en otra lengua es esencial en el mundo globalizado lo cual exige poderse comunicar mejor, abrir fronteras, comprender otros contextos, apropiar saberes y hacerlos circular, entender y hacerse entender, enriquecerse y jugar un papel decisivo en el desarrollo del país.

D. Crystal: “Nunca ha habido una época en la que tantas naciones necesitaran hablarse entre sí (…) nunca ha sido más urgente la necesidad de una lengua global”, ese es el idioma inglés.

Para acceder a la publicación de Los Tiempos:

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20150807/una-%E2%80%9Cley%E2%80%9D-para-aprender-ingl%C3%A9s_311059_688698.html