Reflexiones sobre “el tener plata”


Caracteristicas-de-la-plata-2Primero aclarar que no tengo nada en contra de quienes tienen plata. Bien hecho si la hicieron con honestidad y esfuerzo, se lo merecen y es algo que me alegra de verdad.

Estamos llenos de prejuicios y creencias que casisito se convierten en convicciones.

El otro día conversábamos con unos colegas docentes sobre otros colegas docentes, los médicos. Disculpen, no voy a generalizar porque segura estoy de que hay docentes y docentes, así como médicos y médicos. Estábamos hablando de aquellos médicos que aceptan ser docentes a regañadientes, que le hacen el favor a la sociedad enseñando lo que saben,  que no planifican sus clases porque saben tanto que solo se paran y “transmiten su conocimiento”, aquellos que no revisan exámenes ni transcriben notas….¿había sido así acaso? siiiiiiiiii……así había sido….y yo boluda que me paso dos días leyendo, comentando y recomendando a cada uno de mis estudiantes….es que claro, no soy (ese tipo de) médico.

Uno de mis colegas de la tertulia en cuestión, dijo:  “¿es que te imaginas son profesionales que hacen 250 mil dólares al año?”….ahhh, no. Esito sería suficiente para que la sangre me subiera al rostro y caliente le dijera que por favor no los justificara y menos con el argumento de la cantidad de plata que tienen.

Es que soy una convencida de que la plata no te hace ni más ni menos, y ni te hace. Si fuera así como dice el colega, ¿para que miechi nos hacen el favor?….”Es que da prestigio tener un especialista de la talla de X, Y y Z y hay que rogarles para que den clases aceptándoles que no revisen  exámenes ni pasen notas, dijo otro colega.

!Carajo! dije, interesante ser famoso y platudo, te da el derecho de hacer lo que te dé la gana cuando debería ser exactamente al revés; es decir, si eres una eminencia y platudo además, se supone que eres una especie de referente para los demás y que debes, en ese marco, ser una persona excelente.

La plata, la plata, te da permiso para muchas cosas y la gente lo entiende y lo justifica, !!!No, señores!!!, no comparto (como diría mi Presidente)…no comparto.

Si ganas 250 mil dólares al año en tu consulta privada, y si no vas a ser capaz de hacer bien los favores que das a tanto ruego, mejor no lo hagas y andate de vacaciones a Miami dos veces al año…es más honesto, no?

¿O habrá nomás que aguantarlos porque mal que mal aceptan dar clases para sentir que de alguna manera están retribuyendo lo recibido? aunque no hagan lo que deben hacer porque el trabajito “menudo y sucio” no corresponde a su perfil ni categoría?

La plata, uno pensaría que de alguna manera le da a las personas cierta “condición de gente”…las winchas!!!!! a veces, cuando les queda grande y les llega de pronto sin previo aviso ni preparación, los transforma en peores personas.

Ayer nomás, una doña muy pituca, hizo una maniobra típica de Rápidos y Furiosos: íbamos con mi marido por el carril de la derecha de la Circunvalación, y por el tercer carril apareció la señora y con un giño pasó del tercer carril al primero, al de  la izquierda, siguió rápido y furiosa y se pasó el semáforo en rojo mientras todos los demás paramos (como debe ser). La doña casi atropella a un señor que pasaba en silla de ruedas. !Cómo es posible, y ni para decir ignorante de mierda!

La mujer a quien conozco, estudió en un buen colegio, fue a la U, tiene una conversación fluida, está casada con un médico pediatra y encima tiene harta plata…¿cómo podemos entender su actitud al volante?

Luego, cuando dieron luz verde y la señora elegante se había hecho gas, pasamos junto al señor de la silla de ruedas que llevaba una cara de tristeza del tamaño de este mundo; estuvo a punto de ser arrollado por una señora bien pituquienta, en un autazo último modelo, muy educada, que seguramente de haberlo atropellado habría sabido limpiar su culpa en 24 horas….¿la plata y el poder que te da de atropellar a cualquiera?

Termino recalcando, no hablo con ningún resquicio de resentimiento ni social ni de ningún tipo, gracias a Dios estoy liberada de cualquier complejo, pero sencillamente me emputa que la gente se salga de su condición humana por los billetes que guarda en el banco.

Cuando tenía 17 años aprendí de la forma más radical, violenta, ruda y dolorosa que un día puedes disfrutar de los mejores banquetes, alcoholes, mujeres, hombres y amigos, y que al día siguiente puedes estar comiendo de una olla común, durmiendo en un cuarto de 1 por 1 y medio y oliendo y escuchando la miseria humana a tu alrededor….y solo porque los amigos con los que compartías los banquetes, alcoholes y prostíbulos están ocupados haciendo lo mismo en los mismos boliches, mientras tu estás comiendo de la tierra que no supiste pisar.

Siempre debes ser el mismo, con los pies en la tierra y como nos dijo el papa: “no tengan vergüenza de sus orígenes”. Lo aprendí a tiempo y doy gracias a la vida que pude hacerlo…por eso ese tipo de actitudes no las entiendo ni las justifico, espero que ustedes tampoco.

!Buen domingo!

Anuncios

3 comentarios en “Reflexiones sobre “el tener plata”

  1. Eduardo Chumacero

    ¡Excelente el comentario y la descripción que haces! (Como siempre)
    Me atrevo a afirmar que lamentablemente, hay muchos profesores universitarios que van a dar clases como haciendo un favor y, como consecuecia son malos profesores,, pese a que en el ejercicio profesiional puedan ser brillantes. Por cierto que estos malos profesores y profesoras suelen ser conflictivos en muchos aspectos: llegan tarde, faltan frecuentemente, protestan de todo, no aceptan las innovaciones que buscan mejorar la calidad de la enseñanza, no corrigen exámenes, presentan tardiamente las calificaciones, son reacios a participar en capacitaciones. Lo que pasa es que no se puede ser profesor por ocasión, sino por vocación y ello implica saber darse a los demás, saber compartir, tener respeto por los estudiantes, mejorar permanentemente en lo personal, en lo social, en lo científico. Lamentablemente en todas partes se cuecen habas y simpre tendremos que encontrarnos y tendremos que lidiar con gente altanera, prepotente, displicente (sin que esto tenga que ver precisamente con el hecho de tener poco o mucho dinero.
    Gracias, Mónica, por enriquecernos con tus reflexiones.

    Me gusta

  2. tere

    asi nomas habia sido con la gente de plata, se atribuyen derechos que no los tienen, pero tienen un hueco en el corazon y en el alma, jamas encontraran la felicidad, porque se olvidaron de ser humanos.Exelente reflexion!!!

    Me gusta

    1. Querida Tere….cómo podemos generalizar y decir que la gente con plata tienen hueco el corazón y en el alma???? y que jamás encontrarán la felicidad?….que no son humanos? no amiga, no….mira, es tan prejuicioso y estigmatizado como que digamos que los que no tienen plata son buenos tipos, muy humanos y recontra buenos….no ve? esta vez no coincidimos. Conozco a mucha gente platuda que es un amor, tremendamente humana, sensible y caritativa. No podemos etiquetar ni generalizar cierto?

      Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s