Una educación más allá de Dios (Los Tiempos, 2015)


Educación-y-Sociedad¿Puede haber una educación para no comprender? En teoría no, en realidad sí.  Una educación para no aprender a comprender es lo que muchos hemos experimentado, por ejemplo, en doce años de escolaridad, y en otros cuatro o cinco de Universidad.

La educación formal tiene tantas debilidades que hoy para salir del paso ante sus propias deficiencias, ha tenido que inventarse, por ejemplo, el enfoque basado en competencias, “modelo” que intenta paliar su falta de pertinencia  sociocultural, económica y política; en otras palabras, falta de respuesta a las necesidades y expectativas de la sociedad. Me pregunto si la escuela, en los niveles que sea, no ha formado personas competentes, entonces ¿qué ha formado? ¿Incompetentes? ¿Términos medios? ¿Mediocres?

Desde hace un par de décadas, el programa de educación de la Unesco orienta sus esfuerzos a la educación para la vida, la ciudadanía, la cultura de paz, la justicia, la salud  y demás. Pregunto nuevamente ¿qué ha hecho la escuela si no ha sido educarnos para todo eso? ¿O debemos insistir, muy cómodamente, en el discurso que defiende que “esa” educación le corresponde a la familia y no a la escuela? Otra pregunta ¿Quién enseña a la familia? ¿Confiamos en su poder hereditario y ejemplificador? De acuerdo pero sigo ¿Qué pasa cuando la familia está devaluada o peor, no existe?

La escuela es, hoy más que nunca, el complemento necesario a los principios que algunos aprendemos en casa, y en otros casos, lo único que muchas personas conocen. Por qué sería correcto minimizar y/o subestimar su rol educador.

Esta semana generé sin “querer queriendo” un debate moral a propósito del embarazo de una niña de 11 años como consecuencia de una violación y si debía o no interrumpir su proceso de gestación. Las opiniones más allá de encajonarse en posturas maniqueas, demuestran cuánta falta hace una educación para comprender la vida, sus circunstancias, sus matices y excepciones, sus dificultades, sus regalos y penitencias.

Al parecer, hemos aprendido que lo bueno está del lado de la creencia en Dios (un dios Católico en nuestro caso), y que lo otro, como consecuencia, está muy alejado de él;  absolutamente próximo al mal. Así es que nuestros argumentos se sustentan en lo que dicta la fe cristiana más allá, mucho más allá de cualquier posibilidad científica o simplemente razonable o lógica.

Me he convencido de que debemos -con urgencia- abrir espacios de análisis, reflexión y debate sobre asuntos vitales, fundamentales y esenciales porque resulta que cuando llega la hora de hacerlo, una es tildada de metiche, cojuda, atea, estúpida, satánica, además de mala persona cuya capacidad de amar a sus propios hijos está en duda.

La defensa a la vida se impone ante cualquier horror bajo el argumento de que es un “regalo de Dios”; sin embargo, la doble moral y total desubicación hacen que esas mismas personas sean incapaces de aceptar a un vecino, un amigo o un familiar gay o lesbiana olvidando que también son “regalo de Dios”.

Son cuestiones que nos hacen pensar si nos falta educación y nos “sobra religión”; entonces, me vuelvo a preguntar ¿La escuela está educando personas capaces de ser tolerantes, pacifistas, solidarias, bondadosas y respetuosas más allá de una creencia religiosa? ¿O va a seguir “produciendo bachilleres y profesionales” convencidos de que si no se cree en su Dios se es el diablo?

La educación para la paz, la convivencia en igualdad entre sexos, la justicia social, la diversidad y la sostenibilidad medioambiental sobrepasa la fe religiosa porque hay conciencias libres y decentes que no necesitan temerle a un Dios.

Para acceder a la publicación de Los Tiempos:

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20150626/una-educaci%C3%B3n-m%C3%A1s-all%C3%A1-de-dios_306307_677473.html

Anuncios

5 comentarios en “Una educación más allá de Dios (Los Tiempos, 2015)

  1. Eduardo Chumacero

    Definitivamente la escuela (primaria, secundaria universidad) no forman personas que comprendan, sino que repitan lo que otros dicen. Es una escuela absolutamente acrítica, alienante y memorística ¿por qué y para qué? Porque es mejor mantener el statu quo y que haya gente que se aproveche de ello.
    En fin, tienes toda la razón para hacer el análisis que realizas.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  2. Cecy Antezana

    Te agradezco, Moni, por propiciar la reflexión en temas tan vivos como estos, y son vivos porque nos mueven tanto; los valores, educación, religión, dios…
    Quizás si pensamos un momento en las leyes de causa y efecto podríamos tener un poco más de luz en medio del caos. Estas leyes obedecen no a lo que tu o yo queremos, siguen su propia “sabiduría” en varios niveles… Hay un dicho popular que dice que la violencia genera mas violencia, mejor abonemos “causas” como respeto, generosidad, amabilidad, etc. que quizás contrarreste en algo ese cúmulo gigantesco de miedo, irrespeto, dolor, etc.
    El cuestionamiento me parece que posibilita la claridad en cualquier campo, gracias por el espacio para esto…

    Le gusta a 1 persona

  3. Somos tan modernos, tan vanguardistas, pero cuando llegamos al meollo del asunto salta el villano ignorante y supersticioso. Con o sin educación (escolar o superior), los templos de la ciencia ya no enseñan ciencia; reparten propaganda, difunden anuncios y publicidad.
    El Estado ha reemplazado a la religión en la tarea de decirnos lo que es moral, “bueno o malo” para nosotros, en la de cuidarnos de nuestros propios espíritus inquietos. Al mismo tiempo, la religión quiere reemplazar al Estado (como siempre) en la tarea de legislar y de decirnos lo que es lícito o no.

    – “No comerás del fruto del árbol prohibido”
    – Pero ¿Por qué?
    – Porque está prohibido, su mismo nombre lo dice “prohibido”. Además lo digo Yo… o al menos… eso es lo que tu crees… ¡Mua, ja, ja, ja, ja!

    Le gusta a 1 persona

  4. Raquel

    Gracias por abrirnos al debate y por desenmascarar la doble moral d hipocresia de nuestra sociedad. Es incrrible ver como a nombre de defender la vida se oponen al aborto…sin importarles la vida q hubiera llevado la niña de once años, sin importarles la vida q hubiese llevado ese posible niño si nacia…que luego seria un abortado más de la sociedad…quien sabe viviendo en medio del desprecio..o quizas abandonado en un hogar para q se repita el circulo de violencia y sea maltratado, violaddo y en fin todas las barbaridades q sufren esos niños….. que no hablen de defender la vida cuando miles de mujeres mueren productos de abortos clandestinos….y ellas son el diablo? De lo merecen? Son ateas o satanicas? Noooo son mujeres comunes y corrientes,creyentes incluso, chicas violadas o embarazadas por sus novios y dejadas….basta de juzgar a las mujeres y las chicas “que aprendan poraue se les calentaron las hormonas”….nooooo para hacer una wawa se necesita dos pero como el hombre no lleva el hijo en el vientre se borra cuando quiere…a el tambien se le calentaron las hormonas, pero la juzgada, la que paga el pato es la mujer….. y si esa es la educacion que estamos recibiendo…reproductora de prejuicios y de intolancia…. muy apegada a la religion y sus preceptos…y alejada de los problemas reales… Gracias Monica una vez màs

    Le gusta a 2 personas

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s