Los periodistas deberían (Los Tiempos, 2015)


periodistas-rueda-prensa-getty-07032013La pasada semana, una  joven egresada de Comunicación Social que realiza su Tesis de Grado, me entrevistó para saber por qué razón en Bolivia son pocos los medios de comunicación que rigen su labor a normas de autorregulación, las mismas que se establecen en manuales de estilo, por ejemplo.  Su trabajo de campo que consistió en recoger el criterio de directores de prensa, jefes de información, periodistas y líderes de opinión arrojaba algunos datos que confirman que la mayoría de los medios de prensa bolivianos no tiene o no usa manuales de estilo.

Preocupa constatar que nuestros periodistas no se rijan a un procedimiento autorregulado lo cual hace suponer que lo que se impone en su trabajo diario es la fuerza de la costumbre, la necesidad de la improvisación, la voluntad de quien cubre la noticia o el capricho del jefe que la dispone. El estudio de la tesista y la realidad que todos conocemos, indica que estas formas son las que ordenan la labor de la prensa en Bolivia.

Y preocupa más cuando se trata de informaciones relacionadas con hechos que vulneran la convivencia pacífica, la cultura de paz y los derechos fundamentales de las personas.  Así, los casos de violencia machista, en concreto, presentan una serie de debilidades que precisamente deberían ser subsanadas con la aplicación de una normativa de autorregulación; esto establecería  parámetros de calidad en lo informativo, lo técnico, y lo ético.

Con diferencias sutiles y características propias, el tratamiento informativo de los hechos de violencia de género padece síntomas similares  entre los que se anotan como recurrentes el morbo que circunda al acto, la práctica de revictimizar y culpabilizar a la víctima, y la imposibilidad de aplicar justicia.

Veamos algunos casos recientes: “La autopsia determinó que la mujer murió por asfixia mecánica y sofocación debido a una presión externa”. “…abusó de ella, la estranguló, cercenó su cuerpo y trató de ocultarlo como si nada hubiera pasado”.  Estas citas dan cuenta del procedimiento que habrían usado los delincuentes, asunto totalmente innecesario además de morboso. Las normas de autorregulación de medios internacionales indican que el periodista no debe dar a conocer el procedimiento que empleó el violento; en Bolivia, en cambio,  es cosa frecuente: “Julián Flores Jañita daba muerte a punta de golpes a Juana Montaño Cruz, su pareja, a quien torturó tres días y cuyo cuerpo ocultó hasta ayer, cuando quiso enterrarlo”. Todas estas citas no aportan soluciones pero sí provocan morbo en los lectores.

“Valda indicó que se desconoce cuáles habrían sido las razones de Revollo para victimar a su pareja”, texto que daría por hecho que existen “razones” para violentar e incluso matar a una persona.

“…García denunció que el Juzgado de Violencia no da celeridad a los procesos debido a que existe “un cuello de botella” y las mujeres víctimas de violencia deben peregrinar más de un año para conseguir una sentencia…estas acciones se demoraron debido a que recién el jueves el Concejo Municipal aprobó el segundo reformulado…”. Esta cita que aborda al menos tres debilidades del sistema, revela su incapacidad para defender con justicia a las víctimas lo cual no hace otra cosa que potenciar al violento.

“El sospechoso aceptó que mantuvo relaciones sexuales con la menor de edad, pero dijo que lo hizo porque ella era su enamorada…Con otros estaba andando, no es conmigo nomás, dijo el detenido”. Esta cita refuerza los “argumentos” del violento y culpa a la víctima quien no habría tenido un comportamiento adecuado  por lo que “merece castigo”.

Por todo lo ejemplificado y mucho más, los periodistas deberían autorregular su trabajo. Es imperativo.

Para acceder a la publicación de Los Tiempos:

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20150423/los-periodistas-deberian%E2%80%A6_299273_661031.html

Anuncios

2 comentarios en “Los periodistas deberían (Los Tiempos, 2015)

  1. La fuerza de la costumbre y la improvisación era una característica nuestra. No sé si ha cambiado o se ha profesionalizado. El problema es que la profesionalización y los mecanismos de autorregulación no significan utilizar un lenguaje técnico y/o sofisticado, se puede hablar de forma clara y directa, llegando al interlocutor en el punto clave del problema con términos simples y comprensibles. Siempre creí en esto, como tú lo haces “sin polos en la lengua”.
    Tal vez la cosa pase por dejar de improvisar sin tener bases sólidas para hacerlo…sosteniéndose en un discurso construido y partir de bases éticas que tengan solidez para poder decir algo que tenga una dirección y un contenido más allá del puro sensacionalismo… bueno estas son “asociaciones libres” de un viejo estudiante de periodismo…

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s