Mujer !Quiérete!


Día internacional de la mujer trabajadora. La fecha, o mas bien, la celebración como tal no me provoca mucho afecto porque desde mi punto de vista,  pone en evidencia que la mujer siempre ha estado  en desventaja ante el hombre y el propio sistema y que a partir de estas fechas “recordatorias” le anuncian al mundo su existencia y sirve de perdón para los pecadores. Ridículo, una falacia y otra hipocresía cuando se ve que todos los días se cometen abusos en contra de la mujer.

Abusos que van desde un salario inferior al del varón, reírse en su cara cuando habla, no tomarla en cuenta cuando opina, obligarla a hacer el amor con el marido, violarla cuando al macho se le antoja, pegarla cuando se porta mal, insultarla cuando levanta la voz, omitirla cuando es su turno, desviar sus preguntas cuando son incómodas, comprarle electrodomésticos para que haga mejor su trabajo, llenarla de hijos para que se mantenga ocupadita o matarla porque es mujer. Diversas formas y fórmulas para violentar a la mujer, está visto. Ah, y decirle que es bella.

Entonces, muy a pesar de esta realidad, hoy recordamos (y muchos hasta festejan) el Día Internacional de la mujer y se someten a un juego hipócrita que hace creer que la mujer es lo más sagrado de este mundo, dizque porque da vida, porque es el sustento moral de la sociedad, porque es amorosa, porque es sensible y porque es bella, muy bella.

Hoy muchas familias sacarán a pasear a sus mujeres, como a perros aburridos. Las llevarán a comer a un restaurante para que no cocine como lo hace los otros 364 días del año. Quizá le regalen una flor; pensando que una vez al año es justo y necesario. En fin, una serie de actos escénicos que le harán sentir bien en este circo.

Para muchos, este día y días como este  (porque hay muchos, demasiados), son importantes porque le recuerdan a la sociedad que seguimos en pie de lucha y que a la mujer se la respeta. Lo cual no es del todo absurdo…¿algún efecto tendrá?

Sin embargo, pienso que no es suficiente con que a la mujer se la respete, se ha visto, no es suficiente porque el respeto siempre implica una obligación, un procedimiento, una actuación, un circo. ¿Qué tal si en vez de respetarla, las mujeres nos hacemos respetar? Algo así como un sí o sí.

Qué quiero decir, que mientras nosotras no estemos convencidas de nuestros derechos, difícilmente los otros lo estarán. Qué soy revolucionaría, una tremenda, una histérica, una loca. Pero claro que lo soy, eso y mucho más. Pero el asunto es que a mí se me respeta y punto.

Y el respeto no pasa por devolver los golpes con otros golpes, o los gritos con más gritos. ¿Acaso no conocemos las mujeres una infinidad de fórmulas alternativas? ¿Acaso no sabemos escoger la mejor para recordarle al mundo que a nosotras se nos respeta? ¿Acaso no tenemos ese sexto sentido adicional?

No hacen falta los puños ni el insulto para tomar lugar. Tampoco esos deseos de ser igual a ellos. ¿Quién quiere ser igual a ellos? Por qué y para qué si de lo que se trata es de ser bien diferentes. Solo hace falta una cosa: saber, conocer, comprender. Sí, el conocimiento.

O sea que mujeres ya lo saben, a prepararse porque este mundo será nuestro en la medida en que estemos preparadas para afrontarlo con conocimiento y con lo que ya tenemos implícito, ese corazón siempre latiendo. Pongamos en uso nuestra inteligencia y no permitamos que nos digan que somos bonitas y bellas…eso ya lo sabemos. Que nos lo recuerden a modo de cumplido es un insulto, un agravio.

Dicen que “dos tetas jalan más que dos carretas”, sí puede ser, pero nadie ha gobernado a plan de tetas. Ese par necesita un cerebro tan desarrollado como esas dos esferas que nos adornan.

Al mundo machista le encanta decirnos que somos bellas y creen que ante semejante cumplido nos rendimos.

Al mundo machista le emputa reconocer que somos inteligentes…eso, casi le cuesta la vida a Malala, una niña de 14 años que dijo que las mujeres, niñas en este caso, debían tener acceso a la educación.

La belleza no nos hace libres, sino esclavas y sumisas. La inteligencia, el conocimiento, el saber nos hace libres y autónomas….y es eso lo que ellos detestan y a lo cual temen.

La belleza está implícita en nuestra condición de hembras, y es nuestra arma de seducción más poderosa; pero no de conquista absoluta.

El hombre no le tema a la belleza, está hecho para obtenerla y dominarla; el hombre le teme  a la inteligencia, a la astucia, a la fuerza del conocimiento, al poder de la palabra y el argumento…es ahí donde se siente amenazado de verdad.

¡Qué linda que eres, que bella que estás!, que no sé qué cuentos más….solo me recuerda que puedo ser el adorno, el florero, el trofeo, el objeto deseo, la cosita linda del macho conquistador. Entonces corro a ponerme aún más bella para ser mejor adorno todavía. ¡No!

Señoras, amigas…vamos a conquistar este mundo con todo lo que somos y podemos ser, con lo implícito y con lo ganado. Con lo que se nace y con lo que se cultiva. Con lo que se ve y con lo que se  demuestra, con lo concreto y lo abstracto, con lo objetivo y lo subjetivo. Esa es nuestra fortaleza, demasiadas no?

Que este Día en el que todos nos felicitan, nos felicitemos nosotras primero, haciéndonos el mejor cumplido y regalo: respetándonos en nuestra complejidad, en nuestra contradicción, en nuestra forma de ser, en nuestras capacidades, en nuestros sentires, en nuestros pensamientos e ideas, en nuestra voz, en nuestro criterio.

Que nadie nos calle, que nadie nos deje de mirar por lo que pensamos y decimos, que nadie se nos ría cuando hablamos, que nadie nos levante la voz, que nadie se atreva a levantarnos la mano, que nadie abuse de nosotras, que nadie nos pague menos.

El día que eso pase, podremos recién celebrar el día de la mujer, mientras tanto, la lucha continua, con libro abierto en mano, con inquietudes, con sueños y proyectos, con la frente en alto, con la mirada atenta, con el corazón latiendo y el cerebro funcionando.

Anuncios

3 comentarios en “Mujer !Quiérete!

  1. Sirbabin

    ¡Las mujeres, el sexo fuerte!, las civilizaciones lo saben y por eso inventaros el mito del sexo masculino como fuerte. La fuerza física es la más débil de las fuerzas. El secreto es que la única que puede modificar la historia es en realidad la mujer y es el temor masculino de que este fenómeno se produzca que las sociedades patriarcales han puesto en marcha todos los mecanismos necesarios para mantener a la mujer sometida.
    En lo que tú dices, sobre la belleza y la inteligencia es totalmente cierto. Una mujer tiene el derecho de ser bella y es elogiado – en nuestra cultura – en culturas más rígidas como la musulmana la “represión preventiva” de este aspecto es una prioridad. En nuestra sociedad una mujer bella es bien vista… como mujer pero existe cierto peligro cuando es madre. En cuanto la inteligencia, la formación y la capacidad de trabajo, la represión es sin discusión. Las culturas patriarcales no soportan la inteligencia femenina por que aceptarla puede ser la más grande revolución de la historia “la mujer debe ser en todo momento una madre y ocuparse de sus hijos y de su hogar…” es el dictamen patriarcal. Las mujeres que ejercen su inteligencia, se forman y comparten el trabajo doméstico no son muchas y seguramente se casaron con un hombre que vivió un tiempo de su vida solo y es huérfano… pero una mujer brillante que además se ocupa de las tareas domésticas, es la “mujer maravilla”… ¡mis mayores respetos y mi profunda admiración!

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s