Sublimaciones en vuelo


6 de marzo, el año casi comienza para la actividad académica y acá estoy, diciendo presente. Subida en un pájaro de lata…no me gustan estos aparatos, lo saben, y menos cuando son llamados pájaros de lata, pájaros de lata…mmmm…no, me ponen triste.

Como saben no puedo dejar de mover mis dedos en este teclado pequeño que sobra en la enorme cartera que llevo conmigo…una pantalla a la que no termino de acostumbrarme pero desde donde me sublimo…clara muestra de que hay asuntos más importantes que el tamaño.

Sublimaciones son las que hago cuando escribo. Ahora sublimo por ejemplo el cúmulo de sensaciones que vivo en este aparato; sublimo tristezas y alegrías; sublimo recuerdos y expectativas; sublimo frustraciones y deseos…sublime poder hacer esto porque de otra forma estaría sin vida.

Este es mi primer viaje por asuntos de trabajo en 2015 y me siento agradecida. El 2014 viajé todos los meses y siempre lo mismo…más bien, la misma necesidad de sublimar casi todo. Ustedes me acompañaron y lo saben, saben cuánto sufro, pero al mismo tiempo cuanto disfruto, es que si no sentiría lo que siento, no sabrían nada…gracias a esa dialéctica que me mantiene expectante. Debo sentir, vivir, para existir, así es la vida, supongo.

Tantas veces en esta misma cuestión  que los recuerdos se convierten en aflicciones…últimamente pienso mucho en lo triste que es conocer gente que sabes que nunca más volverás a ver. Gente con la cual compartes, conversas, intercambias, te relacionas…y que –lo sabes-  nunca, nunca más la volverás a ver aun estando consciente de que están por ahí, en algún lugar cercano, lejano o muy lejano. Es angustiante, por lo menos para mí lo es. Cuestión de los años, seguro.

Y bueno, habrá que pensar menos en el futuro y vivir el presente. El presente, también pienso en él todo el tiempo. No existe el presente, bueno, sí, pero es un soplo, un viento, una ráfaga, un sonido, una explosión, una estupidez.

Pero no todo me pone melancólica, por supuesto que no. Me excita saber que este viaje es un nuevo reto en mi vida profesional. Más que eso, me sobrecoge la idea de poder aportar en la construcción de algo. Ése algo siempre es muy importante para las demás personas y por esa misma razón se vuelve importante para mí. Pienso entonces en lo fundamental que ha sido y que sigue siendo tener la oportunidad de aprender algo, cosa a veces complicada cuando en ese proceso has tenido que lidiar con mamaderas, papillas, trastes, ensayos, exámenes y tesis.

Ese es el valor agregado o implícito que tiene la formación de una mujer… asuntos que hacen parte de una y que al parecer, nunca terminan. Bien lo saben millones de féminas que para ser felices necesitan mucho más que cambiar pañales y administrar antipiréticos.

Antes de partir llamé a mi esposo para darle una lista de instrucciones (por décima vez): hay milanesas en el refri, hay una ensalada de ayer, te compras un arrocito y listo…..sí, sí, no te preocupes, me dijo el hombre que conoce perfectamente mi estrés y mi terrible capacidad para pensar en mil cosas al mismo tiempo y todavía así tener energía para fregar.

En fin, son tiempos modernos en los que todos, los hijos y hasta el Beto, el perro albino, tienen que comprender.

Qué seductoras  son las nubes, verlas desde arriba es diferente que  observarlas desde abajo como la mayoría de las veces….tres dimensiones y media, dice un amigo, que tienen esos algodones de agua, aire y mucha imaginación.

A mi lado se sienta  una señora que me mira unas cien veces por  segundo; es reportera dice, tiene un programa de televisión que sale en el Chaco y anda filmando todo, incluida a mí….ya hizo unas tomas subida sobre mi humanidad cosa que no me incomodó pues entiendo perfectamente esas inquietudes de poder registrar todo….el único problema es que como buena comunicadora, la doña me quiere hablar y yo no….entonces, me pongo mis audífonos y al ritmo de mis complejidades y contradicciones (Mercedes Sosa, AC DC, Silvio Rodríguez y Def Leppard), poso mis dedos inquietos en este teclado que hace que viva mi mundo, mi mundo sublimado en estas letras…..Oh, no…tiempo de apagar esto, qué pena, hemos llegado a El Alto que hoy está de aniversario y que lo celebra con un paro de transporte y bloqueos en todo su ancho. Estamos en Bolivia.

Anuncios

3 comentarios en “Sublimaciones en vuelo

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s