José María Leyes, virtual Alcalde

La última semana, a partir de la difusión de las encuestas que daban como ganador a José María Leyes, se desató una guerra sucia que por lo menos a mí me dejó indispuesta. Tal cual, con el estómago revuelto producto de una indigestión, entre que quieres vomitar o tomarte un Digestán Compuesto, correr al wáter y llamar al tío hugo o maldecir a todos los dioses por no existir.

Es que la política tal como se practica en Bolivia cae mal y te jode la psiquis, el estómago y el alma….por eso me concentro en el amor, en el trinar de los pajaritos y en el soplido del viento, incluso en el “rugir” de los truenos y relámpagos que resultan ser hasta tranquilizadores. Seguir leyendo “José María Leyes, virtual Alcalde”

Anuncios

Amor en tiempos de guerra (Los Tiempos, 2015)

imagenes-para-editar-by-jessypinkrap-11El oficio de chófer de mis hijos me regala valiosos momentos de felicidad, son minutos que me inyectan la energía que voy perdiendo durante el día, y que me arrancan sonrisas y con frecuencia carcajadas.

A la mierda toda la guerra sucia desplegada por los candidatos. Hoy no quiero hablar de ellos, mañana tampoco. Sí, aunque estemos en tiempos de guerra, insisto con el amor. Seguir leyendo “Amor en tiempos de guerra (Los Tiempos, 2015)”

Ser hija de chilena (publicación especial por el 23 de marzo, Los Tiempos, 2015)

DSC_4712Cualquiera diría que tengo un conflicto existencial o al menos un problema de identidad: Ser hija de boliviano, tener como madre a una chilena (y bien chilena), y haber nacido y vivido mis primeros años en el Perú me ha permitido, sin embargo, un sentir sudamericano más sosegado. ¿Y el conflicto marítimo? Procesarlo a partir de esas tres visiones.
Cuando cursaba el primero de primaria en el colegio Loretto de La Paz me contaron que los chilenos nos habían “robado el mar”; yo -no sé por qué extraña situación- pensaba que los vecinos mapuches se lo habían llevado en carretillas. Y alucinaba imaginando a miles de chilenos en fila india detrás de carretillas llenas de agua salada y arena blanca. Durante algún tiempo mantuve esa idea que, ahora que lo pienso, era una estupidez genial. Seguir leyendo “Ser hija de chilena (publicación especial por el 23 de marzo, Los Tiempos, 2015)”

!Exijo una explicación! (Los Tiempos, 2015)

Violencia_machista_3Los medios de comunicación nos atosigan con una serie de hechos de violencia contra la mujer. Basta, basta de miseria, ¡estoy harta!

¿Qué nos está pasando como sociedad? ¿Dónde vivimos? ¿Cómo se frena esta ola de violencia? ¿Qué está fallando? ¿Qué podemos y qué debemos hacer para ponerle un alto?

Los informativos  bolivianos se dividen el espacio entre campañas electorales y hechos de violencia. No hablan de otra cosa que no sea de las maravillas que ofrecen los candidatos, de lo fantásticas y dadivosas de sus propuestas pero, contrariamente, de lo tacaños y míseros que son ellos como personas; incapaces de dejar de satisfacer sus egos y de envolverse en estrategias que los estrangulan.  ¡Suicidas! Seguir leyendo “!Exijo una explicación! (Los Tiempos, 2015)”

La picardía de un padre ebrio

Siete de la noche. Avenida Circunvalación. Tráfico para no pestañear ni suspirar. Hay apuro por llegar a casa después de una jornada especial, el Día del Padre.

De pronto se cruza en mi camino un automóvil y se queda colgando con las dos llantas delanteras suspendidas en el aire; por poco el conductor atraviesa perpendicularmente la Circunvalación pero el destino lo detiene en la bandeja del centro y queda con la nariz al aire.

DSC_5025Paro, enciendo la luz alta para ver si hay niños en el interior del auto y poder ayudar. Me bajo y veo que el conductor está solo. Trata de hablar por celular con alguien; le pregunto si está bien y me dice que sí. Otro señor que pasa, estaciona su auto, se baja y me dice que hay que ayudarlo, está ebrio le digo.

De pronto la gente del lugar se hace grupo y decide mover el automóvil. Seguir leyendo “La picardía de un padre ebrio”

Mi voluntad está de cumpleaños

DSC00313Hace dos años exactamente decidí cerrar una puerta y abrir un par de ventanas.

El miedo, el dolor, el pánico me señalaron el camino, lo tomé y fui a cerrar la puerta…y luego busqué por dónde salir.

Debo abrir más salidas, debo mirar mejor el horizonte, debo tomar más a menudo el fresco y los rayos del sol y la luz de la luna…pero siempre con esa puerta cerrada, esa no la vuelvo a abrir nunca más.

Hoy mi VOLUNTAD está de cumpleaños, cumple 2 años y voy a celebrarlo con unas flores lindas y unos mimos también porque me ha salvado la vida.

Voluntad tan fácil, pero tan difícil. Solo voluntad para mantener esa puerta cerrada, un trabajo de 5 veces al día, de todos los días, de todo el tiempo.

Hace dos años me dijeron que tenía diabetes, mi glicemia estaba en 372 (no debe pasar el límite de 120 en ayunas), tenía un hígado enfermo, veía borroso, no podía leer, sufría de calambres diarios y que duraban horas, solo quería dormir, pesaba 90 kilos.

Hoy siento que la diabetes me ha hecho un favor: mi azúcar en sangre está demasiado controlada dice el doctor;  mi hígado está sano; veo bien, puedo leer y ver más claro todo; calambres esporádicos;  duermo lo necesario  y peso lo que tengo que pesar, le he dicho no a todos esos antojos y caprichos y con ellos se han ido 33 kilos que me estaban matando poco a poco. Me he vuelto menos dulce pero no menos sensible.

Es difícil porque las amenazas son permanentes, porque el miedo no se ha ido y es tan cruel que a veces te hace tomar medidas extremas… sientes que tu vida se sostiene en una cuerda floja y haces de equilibrista y le pides a la voluntad que no te abandone pero que tampoco exagere…le pides el punto exacto, ese que es tan difícil saber dónde vive.

Me gusta escribir esto porque siento que con mi relato puedo ayudar a otras mujeres y hombres que viven lo mismo. La mayoría de los diabéticos que descubren su condición de adultos no logra reencontrarse con su voluntad, subestima la enfermedad y hace lo mínimo para afrontarla; muchos deciden tirar la toalla.

Decirles que esto no se acaba y no sé si lo hago bien o no pero al menos hoy me siento bien, los análisis lo confirman y las ganas de abrir muchas más ventanas son incontrolables….vamos a abrirlas juntos, les parece?

Moral versus obras (Los Tiempos, 2015)

ShhhhLlegué a Santa Cruz, tomé un taxi y en cuestión de diez minutos habíamos pasado por cuatro puentes construidos sobre la autovía al norte y la avenida Cristo Redentor; quedé gratamente sorprendida y decidí hurgarle la conciencia al chófer: “Maestro, pese a que es un metemano, el Alcalde Percy hace obra ¿no?” El conductor, visiblemente molesto por mi pregunta provocadora, me observó por el espejo retrovisor y entre dientes me dijo: “nosotros necesitamos que se trabaje, señora”. El énfasis de su voz indicaba que la conversación había llegado a su fin y que esa era toda la charla. Está claro que no congeniamos porque estábamos en coches éticos distintos a pesar de compartir el mismo transporte moral.

La respuesta del conductor, que es similar a la de muchos cruceños, la mayoría es probable, afianza la idea de pensar que la capacidad de gestión de la autoridad edil es más importante que sus demostraciones de violencia a las mujeres, amén de los adjetivos propinados a los periodistas, a los transportistas y a cuanto gremio haya retado su educación y paciencia. Seguir leyendo “Moral versus obras (Los Tiempos, 2015)”

¿Quién escribe?

IMG_6292 (1)Esta, la de la foto, en apariencia, soy yo…así, menudita y huesuda. Siempre en pose de escribana, mi pose favorita en los últimos años.

Con los dedos en movimiento, con la mente concentrada en algo, con el motor en funcionamiento, ese que está en mi pecho.

Me miro y no me reconozco…o si lo hago, me confundo. ¿Seré yo maestro?

¿Soy yo la que escribe todo esto? ¿qué parte de mí es capaz de escribir lo que escribo? ¿la que me da confianza o la que me provoca miedo? ¿ambas? quizá sí, tal vez no.

¿Qué parte de mí se expresa y se atreve? no toda, seguro que no, solo una, esa que escribe, que imagina, que crea, que sonríe, que llora mientras lo hace.

La otra parte guardada está…en la oscuridad tenebrosa de un baúl con olor a moho y humedad constante cuya llave se ha extraviado para siempre.

Mujer !Quiérete!

Día internacional de la mujer trabajadora. La fecha, o mas bien, la celebración como tal no me provoca mucho afecto porque desde mi punto de vista,  pone en evidencia que la mujer siempre ha estado  en desventaja ante el hombre y el propio sistema y que a partir de estas fechas “recordatorias” le anuncian al mundo su existencia y sirve de perdón para los pecadores. Ridículo, una falacia y otra hipocresía cuando se ve que todos los días se cometen abusos en contra de la mujer.

Abusos que van desde un salario inferior al del varón, reírse en su cara cuando habla, no tomarla en cuenta cuando opina, obligarla a hacer el amor con el marido, violarla cuando al macho se le antoja, pegarla cuando se porta mal, insultarla cuando levanta la voz, omitirla cuando es su turno, desviar sus preguntas cuando son incómodas, comprarle electrodomésticos para que haga mejor su trabajo, llenarla de hijos para que se mantenga ocupadita o matarla porque es mujer. Diversas formas y fórmulas para violentar a la mujer, está visto. Ah, y decirle que es bella. Seguir leyendo “Mujer !Quiérete!”

Carta de amor

DSC_4988Anoche cuando llegué a mi casa, vi que mi hijo menor (10 años) me había hecho una carta; estaba en la alfombre de ingreso.

Es la carta más linda que he recibido en mi vida, es una carta de amor pero de un amor único y verdadero.

Todos los demás son amores diferentes: interesados, egoístas, desesperados, ahogados, asfixiantes, inseguros, pasionales, locos, abusivos, patéticos y patológicos, etc.

Parte de la carta dice así:

Te

Extrañé mucho

Amo lo que me mimas

Mamita

Oiréntame, mímame, cuídame.

“Mi amor comienza así: da toda la vuelta al mundo y  vuelve a su lugar”.

Este mi Fabio, futuro astrónomo y cuestionador eterno, había sido poeta también.

Sublimaciones en vuelo

6 de marzo, el año casi comienza para la actividad académica y acá estoy, diciendo presente. Subida en un pájaro de lata…no me gustan estos aparatos, lo saben, y menos cuando son llamados pájaros de lata, pájaros de lata…mmmm…no, me ponen triste.

Como saben no puedo dejar de mover mis dedos en este teclado pequeño que sobra en la enorme cartera que llevo conmigo…una pantalla a la que no termino de acostumbrarme pero desde donde me sublimo…clara muestra de que hay asuntos más importantes que el tamaño. Seguir leyendo “Sublimaciones en vuelo”

“Obras estrella”…lunas y soles (Los Tiempos, 2015)

A ver. Esta semana he tenido la oportunidad de conocer en detalle la propuesta programática de dos candidatos a la Gobernación de Cochabamba, además de escucharlos y hacerles algunas preguntas y procesar sus respuestas.

Especulando pero basada en lo que se conoce hasta el momento del plan del candidato del oficialismo, me atrevo a decir que éste no tiene diferencias sustanciales con las que menciono.

¿Y cuál es el factor común al que me refiero? Las “obras estrella”, “estrellas” hechas de concreto y humo.

Mientras que los candidatos hablan de obras magníficas, millonarias y de gran impacto popular, yo me pregunto si son estas “obras estrella” las que realmente necesita la sociedad cochabambina, porque siendo honestos, una cosa es lo que la población quiere y otra -muy diferente- la que necesita. Seguir leyendo ““Obras estrella”…lunas y soles (Los Tiempos, 2015)”