Amor, placer y algo más (Parte III: Besos de bolsillo)


besos-con-lengua

– La llevé a su casa, me bajé del auto para que nos despidiéramos y ella me besó.

– ¿Cómo que te besó?

– Sí, me besó.

El chico sigue cenando como si nada hubiera dicho ni pasado.

A su madre hay que recogerle la quijada del suelo, se le acaba de caer. Sabe que la besucona tiene 24 y él tan solo 17…es un bebé y es SU bebé.

Su padre no dice nada mientras saborea unas uvas verdes.

– Di algo por favor, padre, ¿tú qué opinas?

– “La vida es como un sendero lleno de árboles, hay que saberlos sortear….”

– “Hasta que se atraviesa uno y listo”, dice el muchacho de 17.

La madre no entiende nada…es mujer, noooooo, no, no…es la madre y punto…no, no y punto, es madre además de esa “criatura” de 17.

Mil preguntas la atormentan y decide hacerlas ante la mirada inmutable, fría y calculadora de los dos varones, padre e hijo, el uno que sigue comiendo esas uvas verdes; el otro un pastel de fideo…hecho por su madre.

– ¿Y no van a decir nada?, histérica ella intenta mover al par de hombres que la miran y se ríen a carcajadas.

Comprendí tantas cosas en tan poco tiempo: que la madre es un ser muy extraño y complejo. Esto que acabo de escribir es nuevo, no decía esto, hablaba de la mujer y el hombre como dos seres totalmente distintos…pero recapacité y me di cuenta rápidamente de que esa distinción es incorrecta, no se trata de hombre y mujer, se trata de hombre y madre, muy distinto.

¿Qué diferencias hay entre dos seres sexuales? Es decir, ¿qué diferencia habría entre que él le diera el beso primero o ella a él, tal como sucedió? ¿Quizá la edad? Ella 24, él 17? Wawa perdechi, máxima expresión que podríamos advertir y la única por cierto.

¿No somos muy modernas como para aceptar que una mujer hecha y derecha tome la iniciativa y agarre a chapazo limpio a un nene de 17?

Es que solo una madre puede alborotarse de esa manera ante ese cuadro de sinceridad sexual de un hijo, su hijo….solo una madre.

¿Quién puede explicar eso? Quién me puede decir que ser madre es ser algo …algo….algo…no sé la palabra, perdón.

Si la historia no hubiera sido la de un hijo me habría reído, habría puteado quizá, la habría admirado, envidiado (a la chica vieja de 24), no sé qué habría hecho, pero no! Es el hijo a quien esa vieja de 24 agarró a chapes en la puerta de su casa y eso, eso, cambia las cosas, transforma la percepción, escribe otra historia.

¿Y acaso puedo despojarme de mi “yo madre” para entender el abordaje de la fémina? ¡Qué cosa estúpida y peligrosa!

Estoy en esa situación de vacío entre la finitud de las acciones y la infinitud de nuestros propósitos y consecuencias. Lo concreto y finito es el beso, lo infinito es el propósito que tuvo ella y las consecuencias de la química que generó el beso…nadie lo sabe ¡qué fascinante!

Lo que acaba de tener ese par de besucones es un prende (hace 30 años se llamaba así a la relación fugaz, aquella que no duraba más que un beso bien puesto), o lo que hoy Catherine Jarvie ha bautizado con el nombre de “relaciones de bolsillo”,  relaciones que cuando son exitosas suelen ser agradables y breves…tan breves como una despedida en la casa de la chica. Es la encarnación de lo instantáneo y lo descartable.

¿Acaso hay algo más excitante que eso? (me sonrío muy maliciosamente, demasiado…me despojo de mi ser madre, es evidente).

La relación de bolsillo tiene sus leyes, dos leyes muy simples pero leyes al fin y al cabo:

Primera ley. Debe embarcarse en la relación con total conciencia y claridad, nada de amor a primer vista, nada de enamorarse, nada de esas súbitas mareas de emoción ni mareos de calor, nada de amor, ni de deseo…quizá solo ganas? Se debe mantener la mente clara y el corazón frío…como quien come un pastel de fideo….o unas uvas verdes.

Segunda ley: mantener las cosas en ese estado y no permitir que la relación se salga de la supervisión de la cabeza y por nada, por nada baje más abajo ni más abajo tampoco. En la cabeza pero no permita tampoco que desarrolle su propia lógica.

¡Qué control caracho! ¿Cómo se hace eso?

No permita que se conviertan en “clandestinas corrientes emocionales” como las llama Jarvie. Clandestinas porque ya no están sujetas al cálculo.

Qué irónico, si hace un instante leía en este mismo libro de Amor Líquido de Bauman que las cosas más elevadas no pueden planificarse: hay que estar permanentemente dispuestos….¿dispuestos a qué? al otro, a su charla, a su escucha, a su habla, a su oído y a su boca entonces…a su lenguaje…y también, claro, a su lengua.

Continuará….

3 comentarios en “Amor, placer y algo más (Parte III: Besos de bolsillo)

  1. ¡Whiska tatay! Mónica, ¡Whiska tatay! Creo que te encontraste con la horma de tu zapato. ¿Quién te manda fabricar hijos churros? Lo peligroso es que a esa edad es MUY difícil mantener la mente clara y apegarse a las dos “leyes” que mencionas (aunque, por supuesto, no es imposible), además hay que tener en cuenta el contexto: ¿Quién es esa profanadora? 😉 ¿Qué tan a menudo está en contacto con “Nandito”? ¿De dónde llegaban (de una fiesta, reunión, cursillo… la piscina)? ¿es amiga, sólo una conocida, profesora o amiga de la mamá?

    No puedes encasillar en unos cuantos enunciados las relaciones interpersonales, no creo que estén sujetas a unas pocas “leyes” per se.

    Ahora hablas de TU percepción y reacciones (expresadas o no)

    me habría reído, habría puteado quizá, la habría admirado, envidiado (a la chica vieja de 24)

    pero, ¿y las reacciones/percepciones del jovencito? ¿dijo algo más? ¿y lo que no dijo? 😮 ¡Whiska tatay!

    Le gusta a 1 persona

    1. jejejeje….me agarraron no? la verdad que sí…es que recién comienzo a vivir este tipo de experiencias con mis hijos, ya verás, no es fácil, sobre todo tratándose de una muer de 24, cierto? Su percepción? pues muy normal no te digo, comiendo el chango y su padre igual mientras yo sentía morir…..un poco exagerado pero algo así.

      Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s