El Corso de Corsos, un gran negociado


imagesUnos días previos al Corso, pasamos por la Colón y nos llamó la atención la cantidad de gente que hacía fila en la fachada del edificio de la Alcaldía; miramos mejor y observamos que eran familias completas las que estaban en la “cola” que daba la vuelta la cuadra. Serían las 17:00 horas y se alistaban para quedarse a pasar la noche en sus carpas o en lo que podían. En la misma plaza Colón se veía pequeñas carpas y mucha gente dispuesta a lo mismo.

¿Qué había sido? Estaban a la espera de poder comprar un sitio (de varios metros) para instalar sus graderías para el Corso de Corsos.

Quien escribe ha crecido al borde de la calle San Martín y con conocimiento de causa puede decir que han quedado en el recuerdo los tiempos en los que si querías ver un desfile cívico o un jolgorio como el del Corso, ibas y te parabas o finalmente te sentabas en tu sillita al borde de la acera, ya sea en la San Martín o en El Prado. Ahora no, ahora asistir a uno de estos eventos, de manera especial, el Corso, es poniendo plata porque resulta que unos cuantos ciudadanos se han avivado y en coordinación con la Alcaldía han decidido lotear cada espacio donde entra un culo sentado.

Ayer me enteré que ese espacio de 30 x 30 cm. cuesta entre 70 y 160 bolivianos, dependiendo de la ubicación del recorrido y de la gradería que se te antoje. Las de abajo son las más económicas (70 pesos), las de la última fila que son las más aventajadas resultan también ser las más costosas.

Hacíamos números con mi marido: somos 5 a un promedio de 100, son 500, más la comida, los refrescos, las cervezas, y algún otro antojo de media mañana y media tarde, de pronto nos gastamos fácilmente entre 800 y 1000 bolivianos.

¡Wow! Y claro que hay gente que lo hace y a mucha honra.

Pues resulta que nosotros solo fuimos a ver al muchacho que tenemos en la premilitar, gracias a Dios pasó de tercer número y no tuvimos que esperar demasiado, pero esa espera me valió que una señora un poco nerviosa, me embistiera con un golpe en la espalda: “Muévase, hemos pagado para ver”, me dijo después de provocarme el sobresalto y el dolor.

Claro, yo no había pagado nada y no tenía derecho de estar parada ahí viendo el baile sensual de mi enano….tuve que comprender la preocupación de la señora que “había pagado” y moverme pues…y luego de ver a mi hijo pasar, hacerme pepa porque me arriesgaba a que me dieran otro golpe por la espalda, cosa que a nadie le gusta.

Salir de allí  no fue fácil pues las graderías están pegadas unas a otras y han cercado el recorrido. Si estás en medio es misión casi imposible poder escapar. De pronto vi una posibilidad pues se trataba de unas graderías vacías en las que podíamos supuestamente salir con cierta facilidad. Habían dos señoras que cuidaban el sitio y yo me acerqué y les dije que iba a salir por ahí. La señora se me paró en frente y me dijo que no, le pregunté por qué, y me gritó que porque no. Y por qué no, le dije y levanté la tela que cubría la parte posterior de su sitio por donde apenas logré salir. La señora muy enojada y con miles de palabras en la boca como balas en  ametralladora, comenzó a comerme viva, mis ojos casi se salen de sus órbitas y mis pelos casi tocan el cielo de arrebato. Apareció mi marido y le dijo por favor, voy a pasar…la señora que me estaba comiendo, lo miró y le dijo, pase usted…..!Mierda! pensé, hay que nacer con pene en este mundo de mierda.

Luego de arruinar mi mañana con la señora que me golpeó en la espalda y luego la otra dama machista que me agarró para el griterío, me prometí  que nunca más volvería al Corso…en realidad caí obligada a ver a mi hijo quien estaba en la Muyurina  hecho una llama encendida de empute pues el chango fue obligado (que los jóvenes premilitares y los soldados se vean en la obligación de participar en el Corso, es asunto de otro cuento que en su momento ameritará mi reflexión).

Lo que me pasó no tiene importancia en realidad, ni para mí  ni para nadie, pero lo que hay detrás de esas dos agresiones revelan el tremendo negociado que significa el Corso de Corsos….digo, todos los cochabambinos tienen 400, 500 o 1000 bolivianos para ir a ver ese espectáculo?

Yo, que vivo en mi globo particular seguía pensando que esto de ir a mirar el Corso era como cuando tenía 10 años y los vecinos  acercaban sus banquitos y  los ponían al borde del recorrido.

Tiempos idos habían sido. Ahora la cosa ha tomado otra dimensión y va en serio, es un tremendo negociado entre Alcaldía y algunas familias loteadoras que han decidido ponerle precio a la calle y a la diversión. Que si no pagas no tienes derecho a ver el show….dónde se ha visto semejante abuso y discriminación tratándose de un espectáculo público y abierto?

La Alcaldía debería montar graderías y que vaya a sentarse el que le da la gana y el que llegue primero, o que no coloque nada y que cada uno se las arregle para ver el desfile, como solía ser hasta hace unos años.

Otra cosa, estos señores que compran el espacio de cada culo alegre, deberían estar obligados a poner un baño y un basurero, porque no se trata de lucrar sin cero obligaciones, ¿o sí?

IMG_9080
orgullosa mamá…bien agarrada de los vasos.

Pero a quién mierda le interesa la basura y las ganas de orinar de la gente cuando el negocio está en vender un espacio, más todo lo que se pueda consumir?

Compramos dos refrescos en vaso de plástico, ¿acaso había dónde botarlos? Tuve que caminar hasta pasado el puente de La Recoleta para entrar a una tienda de barrio y depositar los dos vasos y una servilleta de papel en el basurero del comercio.

No puedo decir más nada del Corso porque no lo he vivido, gracias a Dios.

Por la tarde a modo de pasar las horas, nos pusimos a mirar el evento en la tele. A los 15 minutos, mi marido terminó puteando por la pésima realización televisiva de los dos canales que transmitían. Y la verdad que deja mucho que desear: cero lógica del orden, del ritmo, cero estética…es decir, mucho que lamentar.

Lo mejor de la transmisión fue ver al Vice divirtiéndose con cada grupo, cargando y besando wawas, dando besos a las bailarinas y abrazos efusivos a los bailarines….después de todo es un mortal más, pensé.

Lo más desagradable fue ver a ciertos candidatos y candidatas a Concejales en el palco oficial como si de ganadores se tratara, con sonrisas de oreja a oreja, pero de oreja a oreja, es decir, desbordantes de dicha y felicidad,  riéndose de todos nosotros juntos.

Vaya, vaya, finalmente estamos en Carnaval donde todo es permitido…así dijo el actual Alcalde, un señor sin pelos en la cabeza y sin pelos en la lengua que al ser cuestionado sobre la propaganda del MAS en el recorrido del corso, dijo: “estamos en Carnaval y todo está permitido”….¿qué tal? Es decir, si no te gusta, te vistes y te vas, pero poniendo.

Anuncios

6 comentarios en “El Corso de Corsos, un gran negociado

  1. Brian camacho costa

    Es tiempo de organizarnos armar un sindicato de todos los vecinos afectados… porque creo que asi funcionan las cosas en este país… lamentablemente esa es la realidad. Nosotros que pagamos impuestos, que cada año tenemos que aguantar que orinen nuestra veredas, que nos insulten o hasta agredan con el solo pretexto de que tienen su sindicato!!! Mi casa se encuentra en la Ramon Rivero, es hora de frenar este abuso de parte de estas personas sin valores, principios ni educación. Dejo mi número 70783273 hagamos una reunión empecemos a organizarnos desde ahora para que al año frenemos a estos comerciantes. De nosotros depende poner un alto. Sus derechos terminan donde empiezan los nuestros.

    Me gusta

  2. Carlos Manzur

    No se olvide de los que vivimos en la Plaza Sucre. Usted padeció un día….
    Nosotros padecemos 95% del año todas las noches… Y ya se hizo reclamos a la alcaldía y a otros lados y nadie hace algo….

    Todas las noches supuestos estudiantes toma la Plaza Sucre y se dedican a bailar horas, diferentes grupos a diferentes niveles de volumen, además de que muchos se queda a continuar con algunos tragos o a bailar, total el equipo de sonido está a su disposición
    y cualquier rato es cuestión de hacer la fiesta.

    Ensayos para Carnaval (Oruro), el Corso, la Urkupiña, la entrada Universitaria… y cualquier otro motivo que se les ocurra.

    Son ya años que se vive este calvario y nadie nos da bola. Son años que no pude sacar a la Plaza a jugar a mis hijos como lo hacia yo, debido al temor que caigan sobre algún pedazo de vidrio que abunda en las aceras y en los jardines… producto de las borracheras de todas las noches….

    Ni que decir de las personas mayores que solían salir a dar sus vueltas nocturnas a modo de hacer ejercicios, ya han sido expulsados por así decirlo por grupos armados de joda que no son siquiera vecinos de la zona.

    Cuantas veces no he tenido que acompañar a mi madre que se levantaba de su cama a reclamar por el volumen a altas horas de la noche… y peor aun cuando se acerca alguna de las fechas mencionadas, contratan bandas y amplificaciones y toman las calles sin pedir permiso alguno…. generando congestión vehicular y malestar general, además de incrementar al máximo el sonido de sus equipos…

    Bueno, es comentarle un poco las situaciones que ocurren y que molestan, sobre todo cuando los medios hacen fiesta a estos grupos mostrando sus ensayos y no muestran y ocultan la otra cara de la moneda porque también algunos de ellos participan en estas mal llamadas fraternidades…
    Gracias

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué lamentable Sr. Manzur, usted padece lo que muchos llaman “libre albedrío” tan defendido hoy en día, sin darse cuenta de su real significado: “Voluntad no gobernada por la razón, sino por el apetito, antojo o capricho” de las masas…..una lástima.

      Le gusta a 1 persona

  3. estos señores que compran el espacio de cada culo alegre, deberían estar obligados a poner un baño y un basurero, porque no se trata de lucrar sin cero obligaciones, ¿o sí?

    Totalmente de acuerdo. Es un problema “cultural”, acá en Bolivia, el de la disposición de los desechos tanto en actos públicos masivos como en todo lo demás. La gente de a pie no sabe o no “le da la gana” de botar su basura en los basureros sino que utiliza la calle para ese fin y los comerciantes (callejeros o de tiendita) no tienen como costumbre el proporcionar siquiera una bolsita para ese fin. ¿El Estado? ¡Já! Al nivel que sea sólo hace la pantomima de la limpieza: ni proporciona los (suficientes) basureros, ni limpia, ni recoge, ni exige, ni multa y -lo que es peor- contribuye a la contaminación cochinera.

    En cuanto a los baños: lo mismo, y no solo es en los carnavales. Aparte de que (de nuevo) la gente hace pis donde le llegan las ganas, casi ningún comercio facilita al público un “agujerito” siquiera. Ni en el recorrido del corso o en parte alguna. En los días “normales” igual es un carnaval de pis por las esquinas de nuestras ciudades (cuando solo es pis 😛 ). Muchos comercios no te prestan un baño aunque formes parte de su ocasional clientela. Muchos otros comercios te prestan el baño, aunque con la advertencia “sólo para orinar”, otros te cobran con la misma advertencia; los menos te prestan o te cobran el uso del baño sin advertencias aunque de muy mala gana y solo después de mucho rogar y previa demostración de la cueca chilena.

    Cuando lograste conseguir un baño, a veces piensas que hasta mejor hubiera sido la vía pública o la propia ropa, EN SERIO: ¡Hay cada baño! Baños hay que te quitan las ganas de hacer pis trocándolas por ganas de vomitar 😛 y no sólo en “comercios”, también en restaurantes. ¿Existe algún municipio u oficialía que se encargue de eso? Es como en el caso de los OVNI, muchos creen que existen sin haberlos visto en su vida.

    Como tu bien dices, Moni,

    a quién mierda le interesa la basura y las ganas de orinar de la gente cuando el negocio está en vender un espacio, más todo lo que se pueda consumir

    Acá sólo importa la plata.

    Hablando de la transmisión por la tele: No vi la del corso de CBBA porque no quise tener la decepción que tuve con la entrada de Oruro y el Corso de Santa Cruz.

    El canal que transmitió ambos eventos: P E S I M O, pero con ganas.
    Tomas del suelo (sucio), de pies, de rodillas, primeros planos casi exclusivamente de mujeres, mayormente de las mismas mujeres una y otra vez; los planos generales -generalmente- cuando los bailarines estaban en el paso de descanso, casi nunca durante las figuras o pasos especiales. Se veía que contaban con drones PORQUE LOS ENFOCABAN 😀 Las escasas tomas que se notaba que fueron hechas con drones eran desde una altura tan… alta, que no se apreciaba nada. Podría decirse que no había ningún tipo de dirección y dejaron a los camarógrafos la libertad de turnarse para “pinchar” lo que a cada cual le parecía según sus simpatías, inclinaciones y antojo.

    No entiendo dónde está el negocio del canal del Estado en tener la exclusividad de transmisión de estos 2 eventos, pero tiene que haber uno ¿verdad? Acá todo es poniendo; sino que le pregunten a los llaucheros de toga.

    Le gusta a 2 personas

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s