Miss Universo y la inteligencia de las candidatas


belleza-vogueHace un par de días se llevó a cabo el concurso de belleza Miss Universo. Vi poco del certamen, pero lo vi y no me avergüenzo de decirlo, aunque sí admito que el sueño me ganó y no pude verlo todo. Me perdí las preguntas y también las respuestas, claro está, pero finalmente, como es un concurso de belleza, no importa demasiado pues la parte “cultural” e “inteligente” está “bien” en segundo plano…o tercero o cuarto, incluso.

¿Cómo? ¿No es importante la inteligencia en una Miss? ¡Qué sacrilegio dices!

Lo dije y lo sostengo, es un concurso de BELLEZA y punto. Así de simple, así de honesto, así de práctico, así de real.

Entonces, ¿no interesa lo que la belleza lleve en el coco?

No…es un concurso de belleza. Así de concreto, de “cruel”, de pragmático, así de sincero, así de bonito y punto.

Nuestra fachada social nos lleva a sostener lo contrario y querer adornar un pensamiento común en base a postulados realmente hipócritas cuando la cosa es tan simple: Las candidatas a un certamen de belleza, como es el caso de Miss Universo, están ahí por lindas, por hermosas, por bellas, no por inteligentes, precisamente. Nadie les hizo un test de coeficiente de inteligencia, ni de agilidad mental, ni de cultura general, ni de inteligencia múltiple, ni de lógica matemática ni de ningún tipo de capacidad cognitiva. Y los miles de observadores lo saben, lo sabemos.

Esto no quiere decir que una belleza de ese tamaño deba ser tonta o poco inteligente. De hecho, deben haberlas muy inteligentes, con seguridad, pero ésta no es una cualidad llamada a destacarse en un contexto en el que lo que cuenta es solo la pinta. Así de claro.

¿Por qué nos extraña tanto esto? Porque de pronto queremos acabar con mitos salvajes, aquel que dice, por ejemplo, que no hay mujer bonita que sea inteligente, o que todas las feas son inteligentes, o ese de que la inteligencia está peleada con la belleza,  y tantos otros similares que se han dicho de las mujeres físicamente hermosas.

Lo que llama la atención de toda esta historia es ver cómo hombres y mujeres al mismo ritmo y esfuerzo, se esmeran en sacar a relucir las respuestas no tan apropiadas de las finalistas. Yo no sería tan cruel, primero tomaría en cuenta el contexto en el que se está y que acabo de explicar; segundo, la edad de las muchachas, ¿18, 19, 20, 21, 22 años?; tercero, no menos importante es el factor nervios, es decir, pensar una respuesta que suene inteligente en segundos y bajo la lupa de miles, no, millones de espectadores no debe ser cosa sencilla…para nadie; cuarto, ¿de qué tipo de inteligencia hablamos o queremos hablar?

En fin, sin intentar demasiados argumentos que disculpen a las divas, lo cierto es que corresponde nomás ubicarse en el contexto y no rasgarnos las vestiduras por ello. Es decir, se trata de un concurso de belleza no de quien responde mejor, ni de quien es más altruista y cosas así. Ahora, que si la belleza se complementa con esos otros atributos, pues bienvenido, si no lo hace, ¿a quién realmente le interesa? ¿A las feministas que defienden a capa y espada aquella dialéctica? ¿A un ramillete de buenos, bellos e inteligentes hombres que aprecian las mujeres hermosas e inteligentes? ¿A un mundo cada vez más frívolo? ¡Por favor! Ubiquémonos en el contexto y punto. Es mas, deberían eliminarse las preguntas en el Miss Universo y en todo concurso de belleza pues lo único que hacen es alimentar las ganas de cagar a una mujer que está trepada ahí por bella y nada más.

Y claro, deberían crearse concursos para elegir a la mujer más inteligente en donde veríamos a bellezas y a fealdades también pero eso no importaría porque sería un concurso de inteligencia…¿no ve? ¿O seguiríamos eligiendo a la más inteligente que además sea un poquito menos fea que las demás?

No nos rasguemos la vestiduras por insistir en que una mujer bella no es tonta…no lo es por supuesto, no es una regla pero sí es de tontos esperar (de dientes para afuera) que en un concurso de belleza lo que cuenta es la inteligencia. Mucha dosis de hipocresía.

Cuando se haga un concurso de inteligencia pues votaremos por la más inteligente, mientras tanto, en un concurso de belleza seguiremos votando por la más bella. ¿No es lo lógico?

En la historia del Miss Universo, muchas ganadoras han demostrado una inteligencia sobresaliente que las ha colocado en sitiales importantes en distintos campos como la política, las comunicaciones, la nutrición, y otros. Sobre las demás candidatas no sabemos nada  pero seguro que entre ellas se cuentan mujeres que han destacado en sus áreas.

Forzar la cosa me parece una hipocresía social. Creer que la belleza y la inteligencia no dialogan es una generalidad atrevida. Lo mejor será entonces, ubicarse en el contexto y no exigirle más.

El debate está servido sobre el escenario.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s