“Estamos por encima”


reconciliación2-677x300Entré al salón velatorio y él estaba ahí, en una esquina, sentado junto a Cristina, su colega. Me incomodé, seguro él también lo hizo.

Hace nueve años dejamos de saludarnos; las diferencias políticas nos arrebataron lo cortés y lo valiente. Él, hermano de uno de los políticos más influyentes del actual gobierno; yo,  periodista sin pelos en la lengua.

Llegado el momento tuvimos que forzar un saludo con intención de despedida que sería respondido con un “gracias por venir”. Sin perder tiempo, tomé la iniciativa y le dije que me sentía incómoda por las tensiones generadas y los enojos evidentes. “De qué me estás hablando”, se hizo al desentendido. “De nuestras diferencias políticas”, le respondí. Me tomó de las manos fuertemente y en tono amable me dijo “estamos por encima”.

Inmediatamente se desató una conversación atropellada que pretendía saldar todo ese tiempo mezquino en el que yo escribía en contra del hermano y él me leía.

“Te leo siempre y te entiendo y quiero a Cochabamba tanto como tú, sabes por qué”, me preguntó, “porque Cochabamba es esto”, apretó mis manos y las sacudió levemente sin soltarlas.

La conversación fue larga pero corta para todo lo que queríamos decirnos, explicarnos y entendernos. Continuamos con las manos tomadas…ninguno  -al parecer- deseaba romper el contacto logrado. Nuestras miradas tampoco dejaron de tocarse; él clavado en mis ojos, yo en los de él, ambos reconociendo aluviones de sinceridad.

Me sentí más que aliviada. Él me había respondido con sus manos, con su mirada, con sus palabras calmas portadoras de un mensaje de reconciliación y entendimiento. Habíamos depositado en ese diálogo el principio básico de la auténtica comunicación: la honestidad; nos habíamos despojado de intereses personales, nos estábamos confesando…me decía que me entendía y yo le respondía que ahora comprendía mejor lo que hacía tiempo era incapaz.

Nuestras diferencias políticas seguirán siendo diferencias. Él seguirá siendo el hermano de ese personaje político; yo seguiré escribiendo, ambos comprenderemos que estamos por encima de eso. ¿Qué más, qué mejor?

Este episodio de reconciliación tuvo lugar frente al cuerpo sin vida de mi suegro. No fue el único en su tipo, otras tensiones y silencios también fueron resueltos. ¡Maravilloso!

Sigo creyendo que la muerte es divina…y que nos supera.

Anuncios

2 comentarios en ““Estamos por encima”

  1. kennya angulo

    A mi también me pasó algo parecido…y pensé porque tiene que ser la muerte de alguien el escenario de reconciliación. ..acaso estamos más vulnerables? Por respeto al difunto no haremos un escándalo? No reacción aremos? Pero cuando uno está en esa situación todo pasa…todo es paz, por unos minutos de detienes a pensar….si esta aquí es porque realmente siente algo…me esta acompañando en los momentos dolorosos que estoy pasando..
    Y se respira un aire de paz y alivio. …

    Me gusta

  2. Walter Soriano

    Fabuloso encuentro digno de mencion por el valor humano y respeto de generos donde todas las diferencias quedan como parte de una linda historia que demuestra que no siermpre somos hipocritas sino sencibles a nuestras diferencias en esperanza de una respuesta, muy bien expresada “Estamos por encima”

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s