Sabiduría y humildad, presidente Evo (Los Tiempos, 2014)


a22d21e3222944e1882360c5a7aa7e49Querido presidente Evo:

Le escribo estas líneas que aunque pocas, intentan ser significativas para que puedan tocar la sensibilidad que posee. Debe saber que no soy amiga de los políticos y aunque usted es uno ellos, le confieso que de un tiempo a esta parte he aflojado mi crítica, incluso más de alguien debe creer que mi corazón empieza a tomar un color azul; pero no, simplemente intento ser objetiva y si debo aplaudirle algún logro lo hago sin ningún temor así como denuncio y critico sus fracasos. No tengo intereses político partidarios de ninguna naturaleza, tampoco compromisos, menos cola de paja. Pienso y escribo con absoluta libertad.

Hace pocos días, por ejemplo, destaqué públicamente Mi Teleférico como una obra de impacto social que contribuye a la calidad de vida de los paceños, además mencioné la importancia de reconocer su autoría. Mientras esto era leído en las redes sociales, salía a luz pública el interés manifiesto de los tres sectores del transporte de esa ciudad  -sindicalizado, libre y cooperativizado-  de hacerse del 50 por ciento del paquete accionario de esta empresa.

Estoy segura que al igual que miles de bolivianos, usted considera que esta (otra) exigencia de los choferes es un despropósito; otro abuso de unos señores acostumbrados a sentenciarnos con el costo social y económico que deciden ponerle a sus demandas.

Presidente Evo, entiendo que en este contexto no es casual que el ejecutivo de la Confederación de Choferes de Bolivia Franklin Durán resultara elegido diputado plurinominal por La Paz bajo la sigla del MAS, y Lucio Gómez, líder de los federados también fuera electo diputado por Cochabamba por la misma tienda política.

Déjeme decirle que mientras usted sabe que estas diputaciones son parte de la estrategia envolvente que tiene carácter de “estatequieto”, muchos bolivianos estamos susceptibles por las ventajas que el sector del autotransporte pudiera obtener con más poder. Usted ya se imagina pues cómo se corrompe alguna gente cuando es poderosa y comprende perfectamente nuestra susceptibilidad.

A propósito, créame que los bolivianos vivimos emputados con esta historia de la inspección técnica vehicular porque además de considerarla una farsa que en el fondo solo sirve para recaudar dinero y no para verificar el buen estado de los motorizados, resulta que mientras todos los mortales hacemos largas filas para que nuestros automóviles sean revisados, el transporte público presenta la lista de sus sindicalizados y de acuerdo al número, la Policía entrega igual cantidad de rosetas; otro abuso del sector que habla de las desigualdades que  -muy a pesar de leyes, propaganda, discursos y dinero invertidos-  siguen vigentes en nuestro nuevo “Estado Plurinominal”.

Como si todo esto fuera moco de pavo, resulta que los choferes exigen que sus multas sean perdonadas.

Hace algunos años cometí una infracción y me extendieron una boleta que debía cancelar en un banco específico. Cuando me aproximé al cajero, éste me dijo que mi caso aún no aparecía en el sistema; me incomodé e insistí en pagar mi delito.

Mientras existen personas como yo, los profesionales del volante mantienen reuniones con la plana mayor del Gobierno para pedir que se anulen sus multas amenazando, si no lo hacen, con paros nacionales indefinidos los mismos que afectan a la población más vulnerable ¿se da cuenta de lo que hablo, presidente Evo?

Más del 60 por ciento de los bolivianos le ha dado su voto de confianza; pero ese voto no es un cheque en blanco presidente Evo, por lo que va a ser saludable para el país y su autoridad que gobierne con sabiduría y humildad.

Un beso.

Para acceder a la publicación de Los Tiempos:

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20141030/sabiduria-y-humildad-presidente-evo_279310_614686.html

Anuncios

6 comentarios en “Sabiduría y humildad, presidente Evo (Los Tiempos, 2014)

      1. Supongo que si… a veces olvido que, en nuestro país, el beso forma parte del saludo cotidiano… es que… como vivo tan lejos y poco socializo, además, siendo varoncito, en mi estaría máximo el darle la mano; un abrazo: si está a mi lado viendo un partido de fútbol en que Bolivia meta gol… ¡y gane!

        ¿Será que soy muy machista?

        Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s